Publicado: 20.08.2015 10:46 |Actualizado: 20.08.2015 11:23

Montoro ordena ahora a los altos funcionarios viajar en clase turista
y en transporte público

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quiere recortar los gastos de los directivos del sector público. Sugiere que recurran a videoconferencias como alternativa a las reuniones, que apliquen "criterios restrictivos" en cuanto al número de personas que se desplazan y que utilicen con carácter general los hoteles incluidos en el contrato.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro./ EUROPA PRESS

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro./ EUROPA PRESS

MADRID.- El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha elaborado una serie de "indicaciones" para recortar los gastos de los máximos responsables y directivos del sector público estatal con contratos mercantiles o de alta dirección, entre las que se encuentran la de acogerse a la tarifa turista en sus viajes de avión o tren y la de utilizar con carácter general el transporte público para sus desplazamientos.

Esta lista de indicaciones -ocho en total- vienen recogidas en una Orden publicada este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y firmada por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

La Orden, que se aplicará a los contratos mercantiles o de alta dirección que se firmen a partir de mañana, fecha de su entrada en vigor, fija el sistema de compensación por gastos en concepto de dietas y desplazamientos para los máximos responsables y directivos del sector público estatal.



Además, la Orden establece una serie de "criterios de buena gestión" para ajustarse a los principios de austeridad en el gasto, "imprescindibles en el actual contexto de restricciones presupuestarias".

Estos criterios persiguen, según Hacienda, el asegurar la existencia de unas condiciones homogéneas de aplicación al mencionado personal y tienen en cuenta los actuales principios generales de "austeridad, eficiencia y transparencia" en el sector público.

Videoconferencias en lugar de reuniones

Así, y con el fin de ahorrar costes, el Departamento de Cristóbal Montoro anima a estos altos cargos a utilizar en sus desplazamientos el transporte público cuando el uso del vehículo particular no sea lo más económico y a acogerse a la tarifa turista en los viajes de avión o tren, salvo casos excepcionales y justificados por la distancia hasta el lugar del destino o la duración del viaje.

Hacienda también les sugiere que recurran a audio o videoconferencias como alternativa a las reuniones o desplazamientos y que apliquen "criterios restrictivos" en cuanto al número de personas que han de desplazarse, evitando los desplazamientos "innecesarios" de equipos de trabajo.

Asimismo, el Ministerio insta a fijar criterios temporales "estrictos" para el inicio y la finalización del servicio, evitando adelantar o prolongar de manera injustificada la estancia en destino; a utilizar con carácter general los hoteles incluidos en el contrato suscrito de forma centralizada por la Administración General del Estado o el Ministerio de adscripción, y a planificar y gestionar anticipadamente los billetes para sus desplazamientos a fin de obtener los mejores precios.

Dos meses para adaptarse

Hacienda da dos meses de plazo a contar desde mañana a las entidades del sector público estatal para adaptarse a las directrices y normas contempladas en esta Orden.

La reforma laboral de 2012 estableció una serie de especialidades en los contratos mercantiles y de alta dirección del sector público estatal que afectaron fundamentalmente a las indemnizaciones por extinción del contrato y a sus retribuciones.

En dicha norma se dejaba en manos de Hacienda la definición del sistema de compensación por gastos derivados de dietas, desplazamientos y similares realizados en el desempeño de sus funciones por los altos cargos públicos con contratos mercantiles o de alta dirección.

Con esta Orden se cumple este mandato de la reforma laboral de 2012, al tiempo que se ajustan este tipo de gastos a criterios de austeridad y racionalidad en el gasto público.