Público
Público

Mordaza sin precedentes en el Parlamento español durante la visita de Mario Draghi

Todos los grupos de la cámara, salvo el PP, critican duramente el modelo de puerta cerrada que se han saltado los diputados de IU al publicar vídeos de la sesión. El presidente del BCE afirma que él no tenía ning&uacu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los grupos parlamentarios de izquierdas han reprochado esta tarde con duros calificativos al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que se preocupe más por “defender los intereses del sistema financiero y del capital” que por superar los sufrimientos de millones de ciudadanos condenados al paro y al riesgo de la exclusión social, tanto en España como en Europa.

En esos términos se han expresado los diputados Alberto Garzón, de Izquierda Unida, y Valeriano Gómez, del PSOE, junto a otros del grupo mixto. En realidad, Draghi tan sólo ha tenido palabras de reconocimiento por parte del PP.

La presencia del presidente del BCE en el Congreso de los Diputados ha estado rodeada de una gran expectación y una gran polémica. El modelo de su comparecencia, a puerta cerrada, y con bloqueo de los teléfonos móviles mediante inhibidores ha concentrado más la atención que los contenidos de las palabras del primer banquero europeo.

En teoría, según fuentes oficiales de la cámara, el secretismo de la comparecencia de Draghi era una exigencia del primer ejecutivo del BCE, al igual que hizo a finales del pasado año ante parlamentarios del Bundestag alemán. Sin embargo, el propio Draghi dijo a los periodistas al final de su comparecencia que él no tenía ningún problema en que fuese en abierto.

Pese a las trabas, una parte sustancial de su intervención ante los diputados fue publicada en vídeo por los diputados Garzón y Joan Coscubiela, del grupo La Izquierda Plural, a través del canal de YouTube de ICV. Previamente, los servicios técnicos de la cámara bloquearon las comunicaciones a través de los móviles para impedir los comentarios de Twitter. Varios parlamentarios, entre ellos Garzón y Coscubiela, habían anunciado que iban a usar ese sistema para romper el oscurantismo” de la comparecencia de Draghi.

En  cualquier caso, el modelo elegido por la presidencia de la Cámara no tiene precedentes en la historia del parlamentarismo español. Ni en las formas ni en el contenido. Nunca antes se había producido una comparecencia en estos términos y una prohibición expresa a los medios de comunicación para acceder a los contenidos de los debates. En el Congreso de los Diputados tan sólo son secretos los debates de las comisiones de secretarios oficiales y del estatuto del diputado.

En el Congreso tan sólo son secretos los debates de las comisiones de secretarios oficiales y del estatuto del diputado Este hecho ha provocado la protesta unánime, salvo el PP, de los grupos parlamentarios,  que han anunciado medidas para reprobar esta actitud que han calificado como “censura”, en palabras de Gómez y Garzón. Representantes de otros grupos minoritarios también se han manifestado en similares términos. De hecho, varios portavoces han denunciado que estas formas han sustraído la atención principal del debate que debía ser su contenido.

A este respecto, portavoces tan dispares como el socialista Gómez o el catalán Sánchez Llibre se han mostrado decepcionados por las palabras del presidente del BCE. “No ha hecho aportación alguna digna de mencuión”, ha dicho Gómez a Público. En similares términos se ha pronunciado el catalán. En su exposición inicial, como luego en su breve comparecencia en rueda de prensa, el presidente del Banco Central Europeo, el italiano Mario Draghi, ha mostrado un reconocimiento a “los esfuerzos” que ha llevado a cabo el Gobierno presidido por Mariano Rajoy para superar el déficit público y adecuar la economía española a las exigencias de la Unión Europea.

Draghi ha comparecido a primera hora de la tarde durante una hora y media ante un selecto grupo de diputados que han tenido acceso sólo por invitación. En total eran en torno a los 120 parlamentarios. Algunos diputados han intentado acceder a la sala donde se producía la intervención del ejecutivo del BCE sin lograrlo al carecer de invitación expresa. Sin embargo, Draghi ha estado acompañado por el gobernador del Banco de España, Luis maría Linde y una media docena de altos cargos del regulador español.

En la comparecencia ante los periodistas, apenas 20 minutos – a continuación ase trasladaba al palacio de la Moncloa para entrevistarse con el presidente Rajoy - , Draghi ha insistido en algunas palabras pronunciadas ante los diputados. “Sabemos que los españoles lo están pasando mal. No nos pronunciamos sobre aspectos nacionales – ha dicho – pero es evidente que las medidas adoptadas (por el Gobierno de Rajoy ) van por el camino correcto. De hecho, España tiene el mejor sistema de saneamiento del sector financiero”. Sin embargo, ha añadido, “el camino es complejo”.

Draghi ha abandonado la Cámara como llegó, en medio de una nube de fotógrafos y camarógrafos de televisión y con una gran expectación mediática. Consciente de su protagonismo, el presidente del BCE se ha limitado a repartir algunas ligeras sonrisas sin hacer caso de los requerimientos de los periodistas.