Publicado: 24.10.2015 09:03 |Actualizado: 24.10.2015 09:39

Morenés admite casi 30 horas después que desconoce el paradero de los militares desaparecidos 

Familiares y compañeros de los militares denuncian que el Ministerio oculta información "como hace un año" cuando fallecieron cuatro militares y manifiestan su “rabia e indignación por cómo se está llevando la situación". 

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la Base Aérea de Gando (Gran Canaria), para informar de los últimos detalles sobre la desaparición de tres militares que iban a bordo del helicóptero Superpuma del Ejérc

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la Base Aérea de Gando (Gran Canaria), para informar de los últimos detalles sobre la desaparición de tres militares que iban a bordo del helicóptero Superpuma del Ejército del Aire, que se precipitó ayer al Atlántico a 518 kilómetros de la isla de Gran Canaria. EFE

El paradero de los tres militares desaparecidos en el accidente del helicóptero AS 332 Super Puma, sufrido el pasado jueves sobre las 15:05 horas a 40 millas náuticas de Dakla (la antigua Villa Cisneros española) y a 280 millas náuticas de su base canaria, continúa siendo un misterio. De momento, el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha reconocido caso 29 horas después antes los familiares “que desconocía el paradero de los tres militares desaparecidos” .

Los desaparecidos son el capitán José Morales Rodríguez, de Barcelona, casado y con un hijo; el teniente Saul López Quesada, de Madrid. y el sargento Jhonander Ojeda Alemán, de Gran Canarias, del que se da la circunstancia de que en el último año ya sufrió dos incidentes con helicópteros de idénticas características, que le pudieron costar la vida.



El incidente más reciente fue hace tan sólo un mes cuando el propio Jhonander comprobó que el motor de su helicóptero estaba completamente quemado tras un aterrizaje de emergencia.  El pasado 14 de marzo del 2014, además, este piloto sufrió un incidente en el que perdieron la vida los cuatro compañeros que viajaban con él en el Super Puma. El helicóptero iba a realizar unas maniobras de grúa nocturnas y se estrelló en aguas canarias por causas aún no esclarecidas a pesar de su informe oficial.

El ministro calificó como de “distorsiones informativas” las noticias que se difundieron tanto desde su propio ministerio como desde el marroquí desde la tarde del jueves en la que desapareció el helicóptero siniestrado culpando de lo sucedido al país africano.

Algunas de estas contradicciones siguen sin ser aclaradas. Un ejemplo es la información que se difundió el mismo día del accidente de que el buque de la Armada “El Camino Español” había zarpado el viernes con cinco buzos hacía el lugar del siniestro para examinar si los pilotos se encontraban atrapados en el helicóptero sumergido a 40 metros de profundidad. Sin embargo el mencionado despliegue no se ha hecho hasta este sábado.

El ministro calificó como de “distorsiones informativas” las noticias que se difundieron tanto desde su propio ministerio como desde el marroquí

Morenés también intentó acallar las quejas de los familiares de los militares desaparecidos cuando dijo que “los militares no vuelan en chatarras volantes”, a pesar de saber que en numerosas ocasiones se han sustituido piezas vitales de estos aparatos por otras usadas. Lo único que pudo afirmar al respecto fue que el aparato “había pasado las revisiones exigibles hechas el pasado 1 de octubre”

Las quejas de los familiares vienen dadas porque no son pocos los “sustos” que han tenido estos pilotos con los Super Pumas AS 332. El anterior accidente del pasado año, en el que perdieron la vida otros cuatro compañeros militares, se encontraron presuntas irregularidades como que los chalecos de los pilotos no funcionaran correctamente, que la radiobaliza del helicóptero estuviera desactivada (según el propio informe oficial) o que se realizaran maniobras de rescate nocturno en un aparato que no tenía ni foco de salvamento (siendo sustituido por bengalas lanzadas desde un avión para que el aparato encontrar el horizonte en medio de la noche) ni sistemas de navegación avanzados, como ocurre en otros modelos de helicópteros que se emplean para los mismos fines y que cuyo coste es muy inferior.

Entre tanto, los familiares de los tres tripulantes de la nave siniestrada, vuelven a vivir el desasosiego y la escasa atención e información del Ministerio de Defensa, en espera de que ya tres días después se les diga si los accidentados están vivos o no han superado el fatal accidente.

“Siguen ocultando las cosas como hicieron hace un año”, denuncian conocidos y compañeros de los militares que muestran su “inmenso dolor por esos compañeros y por sus familias” a la vez que manifiestan su “rabia e indignación por cómo está llevando la situación porque no se puede jugar con los sentimientos de los familiares como están haciendo y porque está ocurriendo lo mismo que hace 19 meses cuando murieron nuestros cuatro militares”.