Público
Público

Movilización masiva en favor del derecho a votar

Unas 40.000 personas se concentran ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya en defensa de Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, en el inicio del juicio por la organización de la consulta del 9-N

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Artur Mas junto a Joana Ortega e  Irene Rigau , de camino hacia el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. /REUTERS

BARCELONA. Miles de personas de toda Catalunya se han concentrado este lunes por la mañana en el paseo de Lluís Companys, donde se encuentra la sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), para dar apoyo a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, encausados para organizar la consulta del 9N. La movilización masiva, que ha reunido a unas 40.000 personas según la Guardia Urbana de Barcelona, ​​ha sido organizada por las entidades independentistas, Òmnium Cultural, Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Associació de Municipis per la Independència (AMI). Más allá de pedir la independencia la multitud clamó también por el respeto a la democracia y, en consecuencia, por la libertad de poner unas urnas.

Así lo han expresado los representantes de las entidades organizadoras, las pancartas en defensa del 9N (con el lema "Love democracy"), y los gritos de apoyo de la ciudadanía movilizada tanto en favor de los políticos encausados ​​como en defensa del hecho de votar. "Queremos votar", gritaban los reunidos a lo largo del paseo. "Venimos a defender los valores de la democracia y la convivencia", ha explicado un matrimonio del Maresme a Públic. Como ellos, la mayoría de personas reunidas se encontraban entre la edad adulta y la ancianidad ya que, a diferencia de otras movilizaciones soberanistas, ésta se ha organizado en un día laborable en coincidencia con la celebración del juicio. "Somos todos jubilados", comentaba riendo un grupo de cuatro personas mayores de Barcelona. A pocos metros, una familia de Argentona (Barcelona) con tres hijos de 9, 7 y 6 años sorprendía entre la muchedumbre. "Soy maestra y he pedido fiesta en la escuela por mis hijos. Pero esta tarde no se escapan", explicó la madre.

Durante la concentración frente al Palacio de la Justicia los asistentes comentaban connotaciones de la jornada, con episodios de la época franquista. "Ya nos taparon la boca hace 50 años, que no nos la vuelvan a cerrar", decía una mujer de Valls. "Estamos volviendo a cantar las canciones que cantábamos durante el franquismo", comentaba un grupo de mujeres de Barcelona que animaban a los presentes con himnos como Els Segadors o L'Estaca. "Hace ya muchos años que la hacemos caer", ha bromeado un hombre en referencia a la letra de la canción de Lluís Llach.

La gente, como ha quedado patente durante una jornada de carácter festivo, se expresaba con optimismo y se mostraba convencida de que este año algo va a cambiar. Una mujer de 70 años, llegada del Vendrell en uno de los cientos de autocares que han dispuesto las entidades para la ocasión, estaba sentada en una silla en medio de la gran avenida y ha recordado que ella lleva toda la vida luchando por la independencia y la democracia. "Esta vez no puede ir mal", decía convencida. Pero observó: "necesitaríamos el apoyo de Europa".

A través de los altavoces dispuestos en el paseo Lluís Companys, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, expresaba el mismo: "hoy llamamos a Europa y a la comunidad internacional". Pero sobre Europa también hay otras visiones. Un campesino de origen alemán pero que hablaba un catalán de manual sostenía una bandera y explicaba: "Yo estoy aquí por los que votaron 'sí' y los que votaron 'no' a la consulta del 9N. Primero nosotros tenemos que tener claro lo que queremos y luego Europa aceptará el resultado ".

"Este proceso no lo parará nadie"

Los anhelos por la independencia, como toda manifestación soberanista de los últimos cinco años, también se han hecho sentir a gritos y con la única presencia de banderas 'estelades'. Sólo había una 'senyera' sin la estrella independentista que, según la mujer que la sostenía, lleva más de 20 años en el balcón de su casa. "Ahora el momento es más de 'estelades'", decía su compañera de trabajo.

Entre conversaciones, un grupo de adultos de Lleida razonaba que echaban de menos el apoyo de "partidos clave", como el de los socialistas, en este tipo de causas. "Algunos representantes del pueblo han perdido el norte", continuaban. Y es que, tal como defienden las entidades independentistas, creen que la lucha "es transversal" y no en función de ideologías.

Dos voluntarias de la ANC han querido dejar claro a Públic que nadie ha financiado el traslado de los asistentes y que todas las personas se han costeado los autocares. "Es la voluntad de un pueblo. Este proceso ya no lo parará nadie", han defendido.

Una gran urna dispuesta por las entidades en medio del paseo no ha parado de recibir  votos de personas que votaron al 9N y que hoy, de manera simbólica y con las mismas papeletas utilizadas en aquella fecha, han vuelto a votar como muestra de apoyo a los políticos que en esos momentos se encontraban sometidos a juicio. "Esperamos que la próxima vez sea la definitiva", han expresado dos mujeres que acababan de lanzar su segunda papeleta.

'Ni un paso atrás'

Mas, Ortega y Rigau se habían dirigido a primera hora de la mañana a la sede del TSJC por la calle Jaume I y Argenteria y en el Fossar de les Moreres, plaza emblemática del independentismo catalán, se detuvieron con su comitiva para cantar el himno de Catalunya , Els Segadors.

Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau  arropados por la multitud


A las puertas del TSJC les esperaban decenas de miles de personas que los han recibido con el cánticos y gritos como 'Ni un paso atrás', 'Independencia', 'No estáis solos', 'Todos somos 9N' y 'Fuera la justicia española '.

Agradecimiento de Puigdemont

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha agradecido a los concentrados ante el TSJC por el juicio sobre el 9N, porque han apoyado "a los que fueron fieles" a la democracia, informa Europa Press.

En varios apuntes en redes sociales ha calificado de error muy grave la decisión de sentar en el banquillo a representantes de la Generalitat "por haber fomentado la democracia".

Ha advertido de que la democracia no se para ante este juicio, sino que "se abre camino por encima de los obstáculos", y ha deseado suerte y fuerza para los acusados: el expresidente Artur Mas y las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau.

Al terminar la primera sesión del juicio, miles de personas seguían concentradas frente a la sede judicial, a la espera de que salieran Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau. El ex-president de la Generalitat se ha dirigido brevemente a los asistentes: "Nos habéis venido a decir que no estamos solos. Y no los estamos". "Gracias por estar ahí en defensa de vuestros ideales y convicciones", ha concluído.