Publicado: 15.02.2014 08:33 |Actualizado: 15.02.2014 08:33

Los muertos de Ceuta ponen en la picota a la cúpula de Interior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pasado 6 de febrero un grupo de alrededor de 400 personas de origen subsahariano intentaron traspasar el paso fronterizo de Ceuta para entrar en suelo español de manera irregular. Por mar y por tierra, los agentes de la Guardia Civil les impidieron el paso haciendo uso de material antidisturbios y disparando pelotas de goma, hecho que en un primer momento fue negado por el director de la Guardia Civil Arsenio Fernández de Mesa. Este jueves, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reconoció el uso de esas armas, pero según él "fijar la traza fronteriza en el mar".

Desde que ocurrió la tragedia en la que al menos 11 personas perdieron la vida, cifra que algunos organismos elevan a 15, hasta la declaración del ministro, las versiones oficiales han ido cambiando, poniendo de manifiesto una serie de mentiras que, de momento, nadie ha reconocido. Tampoco nadie ha dimitido ni pedido disculpas.

Supuestas barreras físicas y nadadores sin flotadores

Varios inmigrantes que participaron en el paso de la frontera aseguraron que miembros de las fuerzas de seguridad españolas les dispararon con balas de goma y balines mientras estaban en el agua, hiriéndoles y pinchando sus flotadores.

En la Cadena SER, el delegado de Gobierno de Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, aseguraba que "no se pueden haber realizado disparos contra y hacia los inmigrantes porque hay barreras físicas que lo impiden". Pero tanto los vídeos que se publicaron posteriormente como las propias declaraciones de Fernández Díaz así lo confirmaban.

También negó que los inmigrantes llevaran flotadores. También falso. Sí los llevaban y así ha sido reconocido también por el responsable de Interior posteriomente.


 

"No se disparó desde las lanchas"

Tanto en primer lugar el director de la Guardia Civil, como posteriormente el ministro del Interior, afirmaron que los únicos disparos que se efectuaron fueron desde tierra, nunca desde las lanchas, pues éstas no estarían equipadas con armas de fuego, aunque sean de pelotas de goma. Sin embargo, una vez más las imágenes publicadas demuestran que desde una de las embarcaciones se produjeron disparos al mar.

Además, Fernández Díaz afirmó que los disparos desde tierra se efectuaron para "delimitar una barrera disuasoria". Aunque de este extremo no hay más prueba que los testimonios de los supervivientes, varios de ellos han afirmado haber recibido disparos en el cuerpo y en los flotadores que portaban, haciéndolos pinchar. Esta podría haber sido la causa de varios de los ahogamientos.

 

 

"No hubo devoluciones en caliente a Marruecos"

Fernández Díaz, al igual que antes Arsenio Fernández de Mesa, han dicho que "no hubo devoluciones en caliente a Marruecos", prohibidas por la Ley de Extranjería española. También las imágenes difundidas en los medios de comunicación han mostrado a varios nadadores llegando a la orilla, saliendo manos en alto y siendo recibidos por agentes que les apuntan con sus armas. Posteriormente, fueron conducidos en fila y, efectivamente, expulsados de suelo español.

La versión oficial afirmaba que ningún inmigrante había tocado suelo español. En lo que se refiere a estos expulsados, el ministro defiende que en la entrada por mar la frontera no comienza en la playa, sino en el cordón policial de la Guardia Civil. Dado que éste es móvil, se trataría de esta forma de fronteras móviles. Con este argumento, afirmó que no hay deportación ilegal, porque esas personas no se encontraban en suelo español.

Además, en dichas imágenes se observa que el grupo de agentes que esperaban en la arena no socorrieron a los hombres, por lo que, habiendo fallecidos en las aguas, podrían haber cometido un delito de omisión de socorro.


 

Uso de material antidisturbios para "repeler los ataques"

Para justificar la actuación de la Guardia Civil, Interior difundió un vídeo en el que se veía a alguno de los que trataban de cruzar la frontera lanzando piedras. Un vídeo que, no obstante, no muestra las imágenes de lo que sucedió en las aguas, donde tuvieron lugar las muertes y donde se ensombrece el relato de los hechos.

En su comparecencia, Fernández Díaz insistió en repetidas ocasiones en la "actitud beligerante" de las personas que trataban de entrar en Ceuta, afirmando que iban armados con piedras y palos y que atacaron tanto a los efectivos del Ejército marroquí como a los agentes de las fuerzas de seguridad españolas, "que tuvieron que repeler los ataques con material antidisturbios."

Sin embargo, el supuesto uso letal del material antidisturbios, por el que se están pidiendo explicaciones, habría tenido lugar en el agua, donde los inmigrantes, con flotadores o nadando, no podrían haber mostrado "actitud beligerante" alguna.

Cámaras de seguridad

La Guardia Civil dijo que en la zona del puesto fronterizo y las vallas no había cámaras de seguridad. Posteriormente, la Delegación del Gobierno de Ceuta confirmó que sí había "cámaras por toda la zona" y, de hecho, difundieron el vídeo oficial anteriormente mencionado.

Estas mismas imágenes que ofrecía el Ministerio desmentían anteriores afirmaciones, pues en ellas se ve a varias personas pisando suelo español y siendo devueltos al otro lado de la frontera.