Publicado: 12.02.2016 11:37 |Actualizado: 16.02.2016 16:44

Una muestra recuerda la penosa salida al exilio de los republicanos a través de La Jonquera-El Portús

El Museu Memorial de l’Exili (MUME) inaugurará este sábado, 13 de febrero, la exposición visual y documental sobre la huella que dejó el éxodo republicano durante las semanas de enero y febrero de 1939.

Publicidad
Media: 4
Votos: 13
Comentarios:
Una de las fotografías aparecidas en la prensa de la época, en este caso, del semanario francés L’Illustration núm. 5005, de 4 de febrero de 1939./ Xavier Andreu.

Una de las fotografías aparecidas en la prensa de la época, en este caso, del semanario francés L’Illustration núm. 5005, de 4 de febrero de 1939./ Xavier Andreu.

MADRID.- El Museu Memorial de l’Exili (MUME) inaugurará este sábado, 13 de febrero, la exposición La Jonquera, puerta del exilio, producida por L’Associació D’Amics del MUME y comisariada por Miquel Serrano, conservador del museo. Consiste en un recorrido visual y documental por el escenario fronterizo de La Jonquera-El Portús durante las semanas de enero y febrero de 1939 en las que tuvo lugar el gran éxodo republicano a causa de la ocupación definitiva del territorio catalán por parte de las tropas franquistas.

Asimismo, la exposición, que se mantendrá hasta el 26 de junio de este año, ocupa los primeros años de la posguerra, cuando La Jonquera fue una zona bloqueada y militarizada por una dictadura afín a las potencias del eje y temerosa de una posible invasión promovida por los aliados.



“El motivo principal por el cual se inaugura esta exposición en esta fecha es la llegada de las tropas franquistas a la frontera de la Jonquera el 9 de febrero de 1939, un hecho que significó el final de la guerra civil española para Catalunya”, explica Serrano a Público.

"Esta exposición se entiende en el marco de las actividades temporales del MUME, centro de interpretación sobre los exilios de la guerra civil, un equipamiento cultural único en Catalunya y en el Estado español como herramienta de reflexión sobre los exilios del siglo XX y XXI y de dignificación de la memoria del exilio republicano y del antifranquismo situado en el paso fronterizo principal hacia el exilio, la antigua nacional II que actualmente es la calle mayor, donde está ubicado el MUME", añade. 

Una de las fotografías de la frontera (La Jonquera-Le Perthus) el 9 de febrero de 1939, cedidas por el Centro Documental de la Memoria Histórica – Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Albert Louis Deschamps)

Una de las fotografías de la frontera (La Jonquera-Le Perthus) el 9 de febrero de 1939, cedidas por el Centro Documental de la Memoria Histórica – Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Albert Louis Deschamps)

Desde la caída de Barcelona, ​​el 26 de enero de 1939, a manos de las tropas "nacionales", las principales carreteras que conducían hacia el norte se llenaron tanto del grueso de los efectivos militares republicanos en proceso de retirada, como de un número considerable de población civil de todo tipo, que trataban de escapar de la orden represiva que instauraba sin dilaciones el nuevo régimen dictatorial encabezado por el general Franco.

El paso fronterizo de La Jonquera - El Portús "se convirtió en el objetivo principal de aquella multitud que no quería sucumbir al desbarajuste de aquellos últimos días de la guerra en Catalunya", según señala la información de la exposición. Alcanzar La Jonquera suponía poder cruzar la raya fronteriza y evitar el cautiverio y los bombardeos incesantes de las aviaciones italianas y alemanas.

La frontera (La Jonquera-Le Perthus) el 9 de febrero de 1939, cedidas por el Centro Documental de la Memoria Histórica – Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Albert Louis Deschamps)

La frontera (La Jonquera-Le Perthus) el 9 de febrero de 1939, cedidas por el Centro Documental de la Memoria Histórica – Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Albert Louis Deschamps)

La afluencia masiva de refugiados colapsó -como también sucedió en otros pasos fronterizos- La Jonquera. La retirada republicana adquirió el carácter de un "éxodo bíblico y dejó un reconocible rastro físico en el territorio, así como un importante impacto emocional en las personas". Muchas de las imágenes que se muestran en la exposición, en especial las realizadas por fotógrafos que acompañaban las tropas ocupantes, ponen de manifiesto la magnitud de un evento que ha dejado una huella incontestable en el imaginario del municipio de La Jonquera.

Exposición La Jonquera, Puerta del Exilio

Asimismo, la exposición también hace un balance de lo que significó el conflicto civil para lo que era entonces un pequeño municipio fronterizo. La violencia de la retaguardia republicana, los jóvenes de La Jonquera movilizados en los frentes, los muertos en la guerra, las familias de La Jonquera exiliadas, la represión franquista sobre la población, la cotidianidad de la primera posguerra en una zona hipermilitarizada, la fortificación franquista de la frontera, son también algunas de las cuestiones que plantea esta exposición.

La perspectiva local de la exposición se completa con la presentación de un montaje audiovisual donde se recogen fragmentos de entrevistas realizadas a varios habitantes de La Jonquera que experimentaron en su propia piel esos días dolorosos debido a la crisis humanitaria que comportó la retirada republicana.

La Jonquera, puerta del exilio
pretende, desde el ámbito expositivo, contribuir a la comprensión de un evento de ruptura histórica de primer orden que ha marcado la ciudad en el transcurso del siglo XX y en la actualidad. La historia de los hechos y la memoria de los habitantes de la zona confluyen en este trabajo expositivo que tiene el propósito de mostrar, desde la perspectiva local, la manera como la "gran Historia" incide en la vida de las personas y territorios concretos.