Publicado: 10.01.2014 07:00 |Actualizado: 10.01.2014 07:00

La mujer de "El Albondiguilla" acumuló 716.000 euros en su cuenta secreta suiza

Elena Villarroya, imputada por delito fiscal, manejaba el dinero de una sociedad panameña integrada por tres compañías de las Antillas Holandesas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Elena Villarroya Samaniego, exesposa de Arturo González Panero "El Albondiguilla", acumuló en una cuenta secreta en Suiza hasta 716.701 euros a fecha septiembre de 2006, durante el apogeo de los manejos de la trama Gürtel y con su entonces marido al frente del Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid) por el Partido Popular.

La última remesa de 4.000 documentos remitidos por Suiza al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz dedica 315 folios a ilustrar las interioridades de la cuenta suiza de la que era representante y beneficiaria Villarroya en el HSBC Private Bank, de Ginebra, entre los años 2005 y 2009, por cuya existencia está imputada por delito contra la Hacienda Pública en la causa.

Los manejos en esa cuenta trataron de ser camuflados al estar bajo titularidad de la sociedad Longridge International S.A., creada en el mismo año 2005 en Panamá. Los 'directores' de esa sociedad eran a su vez tres compañías radicadas en Antillas Holandesas, otro territorio fiscalmente opaco. De ese barullo societario aparece en los papeles bancarios como representante y con plenos poderes para ordenar movimientos Elena Villarroya.

Los trasiegos de ingresos y gastos de la cuenta del HSBC que gestionaba la entonces mujer de González Panero --el exalcalde de Boadilla que está acusado de haber recibido regalos y dinero en efectivo de la trama Gürtel por valor superior a los 630.000 euros-- fueron constantes entre 2005 y abril de 2009, fecha en la cual, tras destaparse en España la investigación judidical del caso por el juez Baltasar Garzón, su actividad desciende a cero.

La mayor valoración de la cuenta se registró en septiembre de 2006, cuando acumuló un valor de 716.701 euros. Villarroya autorizó el pasado verano al juez Ruz a pedir a Suiza los datos sobre su cuenta, de la que los investigadores tenían noticia desde la primera etapa del 'caso Gürtel', y que la Agencia Tributaria, con las referencias conocidas hasta ahora, apuntaba a que podría haber servido para una defraudación fiscal (al no haber sido declarada a la Hacienda española) de 365.000 euros.

Ahora, el juez ha encargado a la Agencia y también a la Policía un examen rápido de los nuevos documentos para complementar los dictámenes que han emitido hasta la fecha en la causa.

El uso de una empresa panameña para involucrarse en el lucrativo mundo de las cuentas suizas fue también la vía elegida, entre otros imputados, por el extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, que empleó la fundación panameña Sinequanon para manejar parte de su fortuna en el país helvético, que en su caso alcanzó 48 millones de euros.

Los investigadores habían relacionado hasta ahora la cuenta suiza de Longridge también con el propio González Panero, pero su nombre no aparece citado en los documentos notariales de 2005 que "protocolizan el pacto social" de dicha sociedad anónima, según la intrincada jerga legal panameña.

González Panero, acusado de cohecho, malversación y prevaricación, además de por delito fiscal, tiene propiedades embargadas para hacer frente a la fianza civil de 1,8 millones de euros que le impuso el juez. Villarroya tiene fijada una fianza de 1 millón de euros de igual naturaleza, es decir, para hacer frente a las eventuales indemnizaciones y multas que se le puedan imponer cuando se juzgue el caso.

El "Albondiguilla" fue alcalde de Boadilla entre 1999 y 2009, periodo durante el cual estuvo casado con Villarroya, de la que se separó después. En el formulario que la mujer escribió el 10 de junio de 2005 para abrir la cuenta en el HSBC --datado en Ginebra--, destaca que es abogada y facilita su domicilio en el barrio de Salamana, de Madrid.

En otro apartado, donde se definía como beneficiaria de la cuenta, Villarroya señalaba que habia sido psicóloga infantil, y que su fortuna procedía de donaciones de inmuebles recibidos de sus padres.