Publicado: 30.09.2016 17:43 |Actualizado: 30.09.2016 17:45

La mujer del Comisario Villarejo declara que no sabía nada de la noticia del pequeño Nicolás

Gemma Alcalá es la gerente del periódico Información Sensible, primero en desvelar la detención de Franciso Nicolás Gómez. El juez investiga el origen y la difusión de la grabación de una conversación entre policías y agentes del CNI.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:
El 'pequeño Nicolás' declara este lunes ante la Justicia.- EP

El 'pequeño Nicolás'/EP

MADRID.- Gemma Isabel Alcalá, gerente del periódico Información Sensible y mujer del comisario José Villarejo, ha declarado este viernes ante el juez que no supo que su medio había publicado una noticia sobre "el pequeño Nicolás" hasta varios días después, y ha asegurado que su marido no conocía al periodista que hizo esa información.

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, ha tomado hoy declaración como imputada a Gemma Isabel Alcalá en la pieza separada en la que investiga el origen y la difusión de la grabación de una conversación entre policías y agentes del CNI sobre supuestos seguimientos a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, "el pequeño Nicolás".



Se trata de la pareja del comisario José Villarejo -también imputado en la causa- y es directiva del diario Información Sensible, en el que el periodista Carlos Mier desveló en octubre de 2014 la detención del "pequeño Nicolás".

Alcalá ha explicado que su cometido en ese medio en ese momento era el de gerente y dirección administrativa, y que el periodista Carlos Mier "llevaba toda la información" y "tenía libertad absoluta" para escribir.

De hecho ella no supo que había publicado sobre Francisco Nicolás hasta varios días después, y no recuerda "nada en especial" sobre ese asunto.

Sí ha reconocido que el día que se publicó la información le llamó su socio David Montero -periodista que hoy ha declarado como testigo- enfadado porque su compañero Carlos Mier "le había pisado una exclusiva" en la que llevaba trabajando más de un año.

Alcalá ha confirmado que el comisario de Policía Nacional José Villarejo, imputado en la causa contra "el pequeño Nicolás", es su marido y que el comisario no conocía a Carlos Mier.

En esta causa también han declarado hoy como testigos los periodistas Daniel Montero y José María Olmo.

Montero, socio en Información Sensible y que en octubre de 2014 trabajaba para Interviú, ha relatado que él sabía desde 2013 que Francisco Nicolás entraba en despachos de empresarios diciendo que tenía contactos políticos y utilizaba coches oficiales, pero que no llegó a publicarlo porque no lo tenía confirmado.

El comisario de Policía, José Manuel Villarejo Pérez, trata de ocultar su rostro a la salida de los juzgados de Estepona (Málaga), donde declaró por el ático del expresidente madrileño, Ignacio González. EFE

El comisario de Policía, José Manuel Villarejo Pérez, trata de ocultar su rostro a la salida de los juzgados de Estepona (Málaga), donde declaró por el ático del expresidente madrileño, Ignacio González. EFE

Según ha explicado tras la declaración, Montero ha reconocido ante el juez que el día que Carlos Mier publicó la detención él se enfadó y llamó a Gemma para decirle que él llevaba tiempo detrás de es historia, aunque luego entendió que no tenía motivo para ello.

Este periodista se ha negado a revelar sus fuentes ante el juez, al igual que ha hecho el otro periodista que ha declarado como testigo, José María Olmo.

Olmo ha declarado que tuvo conocimiento de las actividades del "pequeño Nicolás" días antes de publicar su detención y que en el momento de hacerlo no conocía ni a Carlos Mier ni al comisario Villarejo, al que sí conoció posteriormente a raíz de una información.

Antes de la vista de hoy, la letrada de Carlos Mier ha presentado un escrito en el Juzgado en el solicita que se le notifique la resolución judicial que incluya los motivos por los que se han impuesto medidas de seguridad tan "rigurosas" y "estrictas" para acceder a la sala, ya que en su opinión violan los derechos fundamentales.

Estas medidas, que se han seguido tanto hoy como en otras declaraciones, suponen que tanto los que declaran como los letrados tiene que dejar los móviles fuera, se les pasa un detector de metales y se les revisan los bolsos.

Otro de los letrados del proceso ha expresado también ante el juez su molestia por estas medidas de seguridad.