Público
Público

Caso Lezo La mujer de Ignacio González niega todo blanqueo: no hablaba con su marido de sus negocios

Lourdes Cavero, esposa del expresidente de la Comunidad de Madrid, dice al juez que “nunca” han manejado dinero negro.

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4
Comentarios:

Lourdes Cavero e Ignacio González. EFE

Lourdes Cavero, la mujer del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González (PP) ha negado haber manejado dinero negro ante el juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso Lezo y ha desmentido que haya blanqueado capitales a través de sus negocios, como la casa de subastas y la guardería que fundó.

Cavero ha declarado durante 25 minutos ante el juez Manuel García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción 6 que instruye el caso Lezo. Ella está investigada (imputada) por un supuesto blanqueo de capitales dentro de la trama liderada por González, exmano derecha de Esperanza Aguirre. Es la pieza 5 del caso Lezo.

A preguntas del fiscal y de los abogados, Cavero ha asegurado que ni ella ni su marido han manejado dinero B en sus negocios, si bien ha puntualizado que ella al margen de los negocios de Ignacio González. Es más, no hablaban nunca de ello, según fuentes jurídicas presentes en su declaración.

El fiscal le ha interrogado a Cavero por los dos negocios que fundó, en concreto por si los utilizaba para lavar dinero de supuestas comisiones. Son la casa de Subastas Segre, cuya presidencia dejó el pasado mayo, así como la guardería Chickies, S.L.

El dinero de ambos negocios era aportado por los socios –ha explicado Cavero- y nunca ha manejado dinero B, ni ella ni su marido, ha asegurado al juez instructor.
La familia de Ignacio González ha sido llamada a declarar en el caso Lezo. Es una supuesta trama liderada por González y por el exconsejero de La Razón Edmundo Rodríguez Sobrino, y que tiene como epicentro los negocios de la empresa pública Canal de Isabel II en Latinoamérica, aunque afecta también a diversas administraciones públicas.

El caso Lezo liderado por González -, en prisión preventiva desde el pasado 21 de abril- está dividido en seis piezas y tiene 68 investigados.

Entre los citados a declarar por el juez en esta pieza están dos sobrinas del matrimonio –Rocío y Lourdes Bonet Cavero-, así como la empresaria salmantina Carmen Pazos, socia de Cavero en el negocio de las escuelas infantiles y dueña de la guardería “Mis pollitos”.

Ignacio González y los miembros de la trama Lezo fueron investigados en un sumario secreto del Juzgado Central de Instrucción 6, donde se utilizaron sofisticados aparatos de escucha que hasta entonces sólo se habían usado para el terrorismo, en vista de que la trama había sido alertada –supuestamente- de que era investigada.

En una de las grabaciones, Ignacio González explica a su hermano Pablo, exconsejero de MercaSalamanca, que ha conseguido que el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, le conceda el contrato de cuatro guarderías municipales, que las explotaría con el negocio de su mujer, según las escuchas de la UCO de la Guardia Civil difundidas.

Hace unas semanas que Lourdes Cavero abandonó la empresa dedicada a las guarderías, donde estaban también sus dos sobrinas.

La pieza número 5 del caso Lezo está centrada en la trama de blanqueo de capitales y cuenta con 19 personas imputadas, entre ellas el expresidente madrileño, su esposa y su hermano Pablo, las dos sobrinas y Edmundo Rodríguez Sobrino.

El miércoles 4 de octubre declararán en esta pieza José Manuel Serra, Jaime Antoñanzas de Toledo y Carmen Pazos; y el viernes, 6 de octubre, comparecerán Pino Escudero, María Teresa de Mingo, Rocío Bonet Cavero y Leticia Bonet Cavero.
Las comparecencias de los imputados en la pieza número 5 continuarán el próximo 19 de octubre, cuando están citados Guido Vicenzini, Manuel Martínez Tellez y Joaquín Molpeceres; y el 23 de octubre declararán Alberto Pérez de la Sal e Ivo Krätsmer.

La casa de subastas Segre fundada por Cavero puso a la venta el pasado año 110 lotes de relojes, joyas y plumas -una de ellas adjudicada por 18.000 de euros- intervenidos en la operación Púnica a David Marjaliza, exsocio del exconsejero madrileño Francisco Granados, que permaneció dos años y medio en prisión preventiva y que compartió Gobierno con González siendo Esperanza Aguirre presidenta regional, informa Efe.

Lourdes Cavero fue quien escogió y decoró el famoso ático de Estepona, adquirido a través de un testaferro.