Publicado: 19.11.2016 18:53 |Actualizado: 19.11.2016 20:56

'El Mundo' quita veracidad a Suárez porque "la enfermedad ya había hecho estragos en su cabeza"

El director del diario asegura en un artículo de opinión que lo que contó el ex presidente en una entrevista en 1995 sobre una consulta sobre la Monarquía "ni se ajusta a la verdad ni al sentido común". Sin embargo, en 2002 aún dio un discurso en el Congreso de los Diputados sin síntomas del alzehimer. 

Publicidad
Media: 2.71
Votos: 7
Comentarios:
En 1997, en Madrid, sucedía esta instantánea del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, con los anteriores presidentes constitucionales, Leopoldo Calvo Sotelo, Adolfo Suárez y Felipe González, en el Palacio de la Moncloa.

En 1997, en Madrid, el presidente del Gobierno, José María Aznar, con los anteriores presidentes constitucionales, Leopoldo Calvo Sotelo, Adolfo Suárez y Felipe González, en el Palacio de la Moncloa.

MADRID-. Hay quien se ha indignado por las declaraciones de Adolfo Suárez en las que explica cómo esquivó convocar un referéndum entre monarquía o república. Pero hay quien directamente no las ha creído y ha achacado las palabras pronunciadas en 1995 a Victoria Prego al estado mental del fallecido ex presidente. 

Para el director de El Mundo, Pedro García Cuartango, ex compañero de la periodista que nos contó la Transición y que está siendo duramente criticada por guardar el secreto durante 21 años: "Las palabras de Suárez fueron pronunciadas cuando la enfermedad ya había hecho estragos en su cabeza. Lo que dice ni se ajusta a la verdad ni al sentido común. Pero es enteramente disculpable porque, como se aprecia en las imágenes, el ex presidente ya estaba muy afectado por el deterioro mental que le produjo el mal neurodegenerativo que padeció hasta su muerte".



Lúcido hasta 2003

Sin embargo, los datos de la vida del ex presidente y sus intervenciones públicas no coinciden con la tesis del director de El Mundo. En 1995 Adolfo Suárez gozaba de buena salud, pero estaba entregado en cuerpo y alma al duro cáncer con el que tuvo que lidiar su esposa, Amparo Illana Elortegui, desde 1994 a 2001 cuando falleció. Entre medias su hija, Miariam Suárez Illana, también sufrió en terrible cáncer que acabó con su vida tres años después que con la de su madre. 

Un año después de la entrevista, la mente del expresidente del gobierno continuaba funcionando perfectamente. En 1996 publica el libro Fue posible la concordia (Editorial Espasa Calpe) y un año después, el 21 de marzo de 1997, se le podía ver recogiendo la medalla de Oro de Castilla y León. 

También en 1997 el presidente del Gobierno, José María Aznar, le reunió en el Palacio de la Moncloa junto con los otros dos presidentes del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo y Felipe González. 

En 2002 fue su última aparición en el Congreso de los Diputados donde dio un discurso y en 2003 ya tuvo que retirarse de la escena pública, porque el alzehimer empezaba a causarle estragos. La gravedad de la enfermedad se vio cuando dio un discurso para apoyar la campaña de su hijo como candidato del PP a la Junta de Castilla La Mancha. 

No hubo dilema

García Cuartango añade también que: "Los hechos fueron muy distintos de como afirma Suárez porque, como sabemos los que conservamos memoria, es inverosímil que el régimen de Franco se planteara el dilema entre monarquía o república. Hay que recordar que la Ley de Reforma Política se aprueba en noviembre de 1976 -ayer hizo 40 años- por parte de las Cortes franquistas, que deciden hacerse el harakiri".

Sin embargo lo que Adolfo Suárez le cuenta a Victoria Prego es exactamente cómo el franquismo evitó hacerse ese harakiri. Según se le escucha al ex presidente: "Simplemente cuando la mayor parte de los jefes de Gobierno extranjeros me pedían un referéndum sobre monarquía o república... hacía encuestas y perdiámos, y era Felipe el que le estaba pidiendo a los otros que me lo pidieran. Entonces yo metí la palabra Rey y la palabra monarquía en la Ley y así dije que había sido sometido a referéndum ya".