Publicado: 11.07.2016 07:25 |Actualizado: 11.07.2016 09:03

El nacionalismo gallego camina hacia el abismo

El BNG se quedará sin representación en el Parlamento gallego por primera vez en 30 años si en las autonómicas de otoño se repiten los resultados del 26-J.

Publicidad
Media: 3.70
Votos: 10
Comentarios:
Presentación de la candidatura del BNG-Nós Candidatura Galega por la provincia de A Coruña para el 26-J. ÓSCAR CORRAL (EFE)

Presentación de la candidatura del BNG-Nós Candidatura Galega por la provincia de A Coruña para el 26-J. ÓSCAR CORRAL (EFE)

A CORUÑA.- El BNG, la formación que vertebró y organizó el nacionalismo gallego desde los inicios de la democracia y que llegó a gobernar la Xunta en coalición con el PSOE antes de la llegada de Alberto Núñez Feijóo (PP) al poder, corre serio riesgo de convertirse en una fuerza extraparlamentaria, minoritaria y marginal, arrastrada por la corriente al alza de las Mareas y carcomida por una severa crisis interna que oxida lentamente sus otrora engrasadas y brillantes estructuras.

Si se repitiesen los resultados de las últimas elecciones generales en los comicios autonómicos, que Feijóo ha anunciado para este otoño, el Bloque se quedaría sin un solo diputado en O Hórreo (así se conoce popularmente a la sede del Parlamento autonómico) el Bloque no alcanzaría ni siquiera el 5 % de sufragios válidos necesario para acceder al reparto de escaños. Es más, apenas superaría el 3% en A Coruña y Pontevedra, las circunscripciones más urbanas donde tradicionalmente residía su bolsa de votos (cinco de las siete grandes ciudades gallegas se concentran en ellas). En Ourense y en Lugo, apenas superaría el 2%.



El batacazo ha provocado una sangría de cuadros desencantados con la estrategia de la dirección, que rehusó unirse a unas Mareas que se negaron a admitir el liderazgo nacionalista. En estado de shock, los mandos del Bloque, sin embargo, actúan como si nada hubiera pasado tras el 26-J. “Han decidido enrocarse en sí mismos, mantenerse firmes en los principios y convertir a Podemos y a las Mareas en el enemigo”, asegura una fuente próxima a Ana Pontón, la nueva portavoz nacional de la formación y candidata in pectore a la Xunta. La fuente pide mantener el anonimato: “El debate interno está paralizado, y ahora mismo cualquier crítica se toma como una traición”.

El Bloque despreció a las Mareas por miedo a que su marca se diluyera en una sopa de siglas en las que los postulados de izquierdas se imponían a los objetivos programáticos del nacionalismo clásico. Pero optó por esconderlas en otra coalición, Nós-Candidatura Galega, que se presentó al 20-D encabezada por Carlos Callón, un joven y luchador profesor universitario que labró su carrera política desde la defensa activa del gallego, pero desconocido por la mayoría de la población. Su campaña estaba condenada al fracaso, desde el momento que desde su propio partido le empezaron a poner palos en las ruedas. Los históricos llegaron a dudar de su capacidad en público e incluso le llamaron “grumete”.

Que el BNG no obtenga ni un sólo escaño en O Hórreo no es una mera hipótesis estadística, sino la constatación de un declive que no ha cesado desde que el Bloque y el PSOE perdieran la Xunta en el 2009 en favor del PP. En aquellas elecciones, el BNG perdió el escaño que daba la mayoría a la coalición de izquierdas tras perder 31.000 votos y quedarse en 270.000, mientras el PSOE mantenía sus escaños. El castigo a los vaivenes de aquel Gobierno bipartito, con enfrentamientos y jugarretas constantes entre conselleiros de uno y otro bando, sembró el desconcierto ciudadano y dio inicio al reinado del sucesor de Fraga por un sólo asiento.

Desde entonces el BNG se ha deslizado hacia el abismo. El 20-D obtuvo apenas 70.000 votos y perdió los dos diputados que tenía en el Congreso. A pesar de todo, repitió coalición y candidato. Resultado: el 26-J fueron menos de 45.000 papeletas, el peor resultado de su historia sumando todas las elecciones municipales, autonómicas y generales celebradas en Galicia desde 1985.

Fue precisamente en 1985 cuando el nacionalismo logró sentar a su primer representante en O Hórreo. Se trataba de Xosé Manuel Beiras, la figura más relevante y popular que ha tenido el galleguismo desde Daniel Rodríguez Castelao, el humanista, intelectual y político republicano muerto en el exilio, líder del Partido Galeguista fundado en 1931, y a quien se atribuye la modernización de las corrientes nacionalistas de la comunidad.

Beiras no fue una cara amable. Sus agrios enfrentamientos parlamentarios, incluidos zapatazos sobre el escaño al estilo Kruschev, y sus ataques certeros y directos al caciquismo populista con el que Fraga sembró los éxitos electorales del PP en Galicia, hicieron aparecer Beiras ante la ciudadanía como el único líder de talla capaz de batirse con éxito contra el ex ministro de Información franquista. Con él al frente, el BNG creció sostenidamente hasta lograr su particular sorpasso al PSOE en 1997, cuando se hizo con 18 diputados y la condición de segunda fuerza política en el Parlamento gallego.

Ese momento dulce, sin embargo, escondía un mar de fondo que acabó con el sueño del nacionalismo de gobernar Galicia. EL BNG no es un partido, sino un frente, como gusta autodenominarse, con más de un 70% de afiliados independientes pero con un núcleo duro, la Unión do Povo Galego, que desde su fundación ha marcado las líneas estratégicas y ha dado forma a su estructura y organización.

La UPG es un partido “comunista patriótico”, abiertamente independentista y que aspira a convertir Galicia en un Estado socialista, formado por militantes disciplinados y trabajadores, casi todos opuestos al tacticismo beirista, que prefería la moderación como fórmula para seguir ganando adeptos en una comunidad tradicional y sociológicamente conservadora, en cuyo imaginario la independencia no es una salida viable para sus intereses económicos. Sólo un ejemplo: el déficit de la Seguridad Social en Galicia ha crecido un 15% en los últimos tres años, y la diferencia entre lo que se ingresa por cotizaciones sociales y lo que se gasta en pensiones supera ya los 400 millones al mes en números rojos.

Macroeconomía al margen, lo cierto es que la UPG acabó por deshacerse de su mejor cartel, Beiras, quien abandonó el frente en el 2012 para fundar Anova y dar un nuevo sorpasso, esta vez al propio BNG, que se quedó en aquellas autonómicas con siete escaños frente a los nueve de la formación beirista. En alianza con Esquerda Unida e integrados ambos en las Mareas, y a pesar de las severas diferencias entre ambos, han acabado por borrar al Bloque del mapa electoral en las generales. El Bloque, que llegó a tener un vicepresidente y cuatro conselleiros en la Xunta, tres parlamentarios en el Congreso, un senador, un eurodiputado y varias alcaldías de las grandes ciudades gallegas, entre ellas la de Vigo, la ciudad más grande de la comunidad, se enfrenta a su peor momento en sus cerca de cuarenta años de historia. Y las autonómicas de otoño pueden apuntillar su decadencia.