Publicado: 30.01.2014 10:45 |Actualizado: 30.01.2014 10:45

No habrá 'paseíllo' de la infanta: bajará la rampa del juzgado en coche

La Policía pide al juez decano de Palma de Mallorca que la hija del rey llegue en coche a las puertas del juzgado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Finalmente no habrá paseíllo. La infanta Cristina tiene previsto bajar en coche la rampa hasta la entrada de los juzgados de Palma de Mallorca el próximo día 8 de febrero, cuando deberá comparecer ante el juez del caso Nóos, José Castro, para declarar en esta causa judicial.

La razón esgrimida es la seguridad. La Jefatura Superior de Policía de Baleares ha entregado un informe al decano del partido judicial de Palma, Francisco Martínez Espinosa, en el que recomienda que la hija del rey baje en coche la rampa que da acceso a los juzgados. Ya con el informe en sus manos, el decano hará pública su decisión al respecto entre hoy y mañana, no sin antes haberla comunicado a la Policía Nacional.

La hija del rey accedería pues en su vehículo y no a pie por la rampa habitual de acceso a los juzgados de instrucción de Palma los días no laborables. Cristina mantendrá el dispositivo habitual que tiene en sus desplazamientos como miembro de la Casa Real.

Dado que la citación tiene lugar un sábado, el edificio judicial se encuentra cerrado al público por su entrada principal, de forma que todas las personas tienen que acceder por la parte trasera del edificio, donde se encuentra la rampa, que da acceso al juzgado de guardia.

La delegada del Gobierno en Baleares, Teresa Palmer, ha puntualizado este jueves que lo que hace la Policía es una recomendación de seguridad --que la infanta baje la rampa en coche-- pero que la decisión final corresponde a los jueces.

La infanta Cristina, cuya declaración emepezará a las 10.00 horas de la mañana, proyecta llegar a Palma el mismo día de su declaración judicial y su recorrido hasta el edificio judicial también forma parte del dispositivo montado por las fuerzas de seguridad para velar por su seguridad.

Con este fin, representantes de la seguridad de la Casa Real, la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local de Palma se reunieron el pasado lunes en la capital balear para preparar el despliegue del próximo 8 de febrero con ocasión de la declaración de la infanta Cristina.

El juez Castro ha dejado en manos de la Policía la decisión sobre el dispositivo policial que se montará en torno a la declaración de la hija del rey, sobre el que el pasado lunes el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, adelantó que en cualquier caso se iba a "garantizar la seguridad" de la infanta.

En el caso de Iñaki Urdangarin, marido de doña Cristina, el decano autorizó que bajara la rampa de acceso al juzgado en su vehículo, pero después él tomó personalmente la decisión de hacerlo a pie. Cristina entrará por la misma puerta que su marido.

En contra de lo que hizo Urdangarin en su primera comparecencia, la infanta no tiene previsto hacer declaraciones a los periodistas en los juzgados, sino que serán sus abogados los que se dirijan a los medios de comunicación tras la comparecencia.

Doña Cristina será asistida en su declaración por un equipo jurídico que encabezará el propio Miquel Roca Junyent, conocido jurista y abogado que fue uno de los padres de la Constitución Española de 1978.

La declaración de la infanta no será finalmente grabada en vídeo sino solo en audio, según ha decidido el juez Castro, quien también prohibirá la entrada de teléfonos, tabletas y otros dispositivos móviles para evitar que se capten imágenes de la comparecencia.

La infanta trabaja desde hace unos meses en Ginebra (Suiza), pero hace unos días viajó a Barcelona para reunirse con sus abogados para preparar su declaración ante el juez que investiga el caso Nóos, que la ha imputado por un delito de fraude fiscal y blanqueo de capitales.

Por su patrte, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha asegurado este jueves en Valencia que el juez instructor del 'caso Nóos', José Castro, "nunca va a estar solo, por lo menos desde el punto de vista de la Fiscalía" y ha añadido que "pese a la discrepancia", "siempre" han acatado "respetuosamente sus decisiones y tendrá siempre lógicamente el apoyo de quien defiende la legalidad, que es la Fiscalía".

Torres-Dulce, que ha impartido una conferencia con el título 'El fiscal ante la reforma de la Justicia', organizada por la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Valencia, ha hecho estas declaraciones al ser preguntado por si cree que el juez Castro se ha quedado "solo" tras las últimas declaraciones de peritos de Hacienda en este caso, en el que la Infanta Cristina declarará como imputada el 8 de febrero.

"El juez Castro nunca va a estar solo, por lo menos desde el punto de vista de la Fiscalía", ha dicho, para añadir que, pese a la "discrepancia", "siempre" este órgano ha acatado "respetuosamente sus decisiones y tendrá siempre lógicamente el apoyo de quien defiende la legalidad, que es la Fiscalía". En esta línea, ha añadido que el instructor "tomará sus decisiones, que hay que respetar siempre, y estoy seguro de que, con un detenido estudio de las circunstancias, si no estamos de acuerdo recurriremos y si estamos de acuerdo acataremos".