Publicado: 08.07.2015 10:25 |Actualizado: 08.07.2015 10:27

"¿No les da vergüenza que Rajoy no comparezca para hablar de Grecia?"

El portavoz del grupo socialista, Antonio Hernando, mantiene un duro debate con Sáenz de Santamaría en ausencia del presidente del Gobierno en la sesión de control.

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5
Comentarios:
La vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría, durante la sesión de control al Gobierno de este miércoles./ EP

La vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría, durante la sesión de control al Gobierno de este miércoles./ EP

MADRID.- Las sesiones de control parlamentario al Ejecutivo no son lo mismo sin la presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Y no es por el atractivo dialéctico del inquilino del Palacio de La Moncloa, que no pasará a los anales del diario de sesiones de la Cámara baja; se trata de que la pulsión política, que en estos momentos está a la que salta, no es la misma sin la presencia de Rajoy. Hasta el momento, todo en el Gobierno y en el PP pasa por su persona.

Pero en la sesión parlamentaria de este miércoles hay que reconocer que el portavoz socialista, Antonio Hernando, que se ha consolidado como un avezado orador, al menos en el regate en corto, se ha esforzado por elevar el nivel durante su enfrentamiento con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

La número dos de Moncloa tampoco se queda atrás y a medida que va agotando la legislatura tira de lengua viperina para soltar diatribas a cualquiera que le salga al paso. Y no se anda por las ramas. Ella siempre es muy directa y, cada vez más, con actitudes desafiantes e incluso chulescas. Una prueba más de que la campaña electoral está ya a la vista.



“¿No les da vergüenza que el presidente Rajoy no haya comparecido para hablar de Grecia con la que está cayendo desde el pasado mes de abril?”, ha preguntado Hernando en su interpelación a la vicepresidenta del Gobierno. Según el portavoz socialista, este hecho es la culminación de una actitud de displicencia hacia la institución parlamentaria que se ha sustanciado en una forma de legislar basada en los 76 decretos ley emitidos por el Ejecutivo.

“Ahora quieren aprobar 40 leyes en dos meses; más le valdría que en lugar de mostrar sus habilidades en leer los labios —en referencia a la sesión de control anterior en la que la vicepresidente le recriminó que le insultaba desde el escaño— se hubiesen aplicado durante la legislatura; lo que hacen ahora es el arreón del vago”, ha exclamado Hernando tras afear las prisas por aprobar los presupuestos del año próximo en pleno verano.

La vicepresidenta no suele reaccionar con calma sino con argumentos descalificadores. “¿Cómo dejaron ustedes este país hace cuatro años? ¡Qué cuajo tiene, señor Hernando!”, ha espetado Sáenz de Santamaría para afear sus críticas a la acción del Gobierno. “Hemos tenido que hacer reformas necesarias y las que ustedes dejaron de hacer para salvar a este país del rescate”, ha insistido.

Previamente, la vicepresidenta se las ha tenido que ver con Joan Coscubiela, portavoz adjunto del grupo parlamentario de La Izquierda Plural, quien le ha recriminado las políticas antisociales del Gobierno del PP. “Ni con todas las armas mediáticas conseguirán disfrazar los engaños”, ha dicho a la vez que relataba los eufemismos con los que se definían las medidas antisociales adoptadas por el Ejecutivo que preside Rajoy durante los últimos cuatro años. “No van a poder impedir que los ciudadanos se manifiesten en las urnas”.

Sáenz de Santamaría, con evidentes muestras de enfado, le ha respondido de forma displicente tras recordarle que “con sus permanentes críticas no se mejora la vida de los ciudadanos españoles”. Y ha vuelto a echar mano de una de sus frases que tan poco elegantes quedan en el debate parlamentario. “ (…) y aunque quiera hacer de este hemiciclo un circo romano, no lo es, al menos mientras los miembros de este grupo —en referencia a la bancada popular— estemos senados en estos escaños; mucho cuidado con sus gestos”. Nadie en la cámara supo a qué se refería; tampoco el ministro García-Margallo que estaba a su lado. Pero ha sido Sáenz de Santamaría en estado puro.