Publicado: 19.02.2014 09:57 |Actualizado: 19.02.2014 09:57

"No sacrifique a las mujeres por un puñado de votos de la extrema derecha"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente Rajoy ha regresado también a las sesiones de control en el Congreso de los Diputados después de largas semanas de ausencia; apenas ha cumplido este trámite en casi tres meses. Pero la verdad es que en este tiempo no ha variado ni un ápice su estilo. Al igual que ayer en el Senado, Rajoy ha vuelto a poner de manifiesto que el viene a estas citas con el papel preparado, y escrito, y no entra en el cuerpo a cuerpo. Y eso que tiene fama de experto parlamentario.

Como Rubalcaba ha insistido en meter presión sobre el controvertido asunto de la reforma del aborto el presidente del Gobierno ha leído la tesis que tenía preparada y no se ha salido del guión. Y eso que el líder de la oposición le ha apretado con una fuerte andanada: "No sacrifique a las mujeres (con la reforma de la legislación sobre el aborto) por un puñado de votos de la extrema derecha; ni por eso ni por nada más", le ha espetado el socialista.

Rajoy no se ha dado por enterado y por dos veces, en sus dos breves intervenciones, ha repetido su argumentario, bastante elemental, por cierto, para justificar la reforma emprendida: "Esta ley (la que promueve al anteproyecto de Gallardón) es la de 1985 que ustedes aprobaron, con algunas modificaciones. Lo que es difícil de entender es que si durante 25 años esta ley les sirvió a ustedes por qué ahora protestan con la reforma que se propone", ha dicho Rajoy. Es decir, la defensa del presidente del Gobierno se limita a ensalzar una ley, la de 1985, que su partido, entonces Alianza Popular, no respaldó con sus votos en el parlamento.

El socialista ha sido muy esquemático, como casi siempre, a la hora de insistir en sus críticas: "En un legislación de plazos, como la actual vigente desde 2010, decide la mujer en una de supuestos, deciden otros en nombre de la mujer, que es lo que ustedes proponen ahora", ha sentenciado. Y ha añadido: "Dicho de otra forma, si tienes dinero, los plazos, porque eso es lo que harán las mujeres con recursos para buscar una legislación en otro país; si no tienes recursos, los supuestos. Ustedes, señor Rajoy, quieren volver mucho más atrás del año 1985. No imponga su moral y sus criterios, no prive a las mujeres de su libertad de decidir", ha recalcado Rubalcaba en otro momento del rápido cruce de argumentos.

Rajoy no se ha perdido por otros vericuetos ni se ha complicado la existencia, como cuando le ha contestado al portavoz del grupo parlamentario de La Izquierda Plural, Cayo Lara. El dirigente de IU le ha planteado si pensaba crear una comisión de investigación para conocer "con nombres y apellidos a los autores del saqueo de las cajas de ahorros". Pues bien, el jefe del Ejecutivo se ha limitado a describir, una vez más, los pasos administrativos efectuados por su Gobierno tras recalcar una obviedad: "Teníamos dos opciones, o dejar caer a las entidades quebradas o rescatarlas. Evidentemente optamos por rescatarlas para proteger los ahorros, los fondos de pensiones y los puestos de trabajo", ha esgrimido Rajoy.

Con esas palabras era evidente que, como le ha recordado Cayo Lara, que no daba respuesta a su pregunta. "El pueblo tiene derecho a saber quien se ha llevado el dinero, sus nombres, incluso alguno de nuestra organización (murmullos en ese momento en la bancada popular). Se tienen que depurar responsabilidades en una comisión de investigación parlamentaria por el expolio. Si se niega, se convierte, señor Rajoy, en encubridor de esta gran estafa de la democracia", ha insistido Cayo Lara en medio de nuevos murmullos de los diputados conservadores.

En su nueva respuesta Rajoy se ha limitado a decir que el Gobierno "ha hecho lo que tenía que hacer, proteger los ahorros de los ciudadanos". Y también se ha escudado en los "muchos sumarios que hay abiertos en los tribunales. La justicia funciona y debemos dejar que trabaje", ha zanjado. En el mismo estilo, es decir sin más gestos que los habituales, ha respondido al diputado de CiU, Josep Sánchez-Llibre, quien le ha apremiado a cambiar a la baja la fiscalidad. "Es tiempo de bajar impuestos, toca bajar impuestos, señor Rajoy", ha dicho el portavoz catalanista tras lamentarse de que "usted es el presidente del Gobierno campeón en subir impuestos"•

Rajoy lo ha reconocido. "Es verdad, he subido muchos, impuestos, pero también es verdad que he impedido la subida de otros más, como a los emprendedores y autónomos (rumores desde la bancada socialista); todo ha sido provocado por cómo nos encontramos la situación al llegar", ha dicho. Y ha reiterado su conocido anuncio de que, tras el informe solicitado a una comisión de expertos, "haremos una nueva ley de fiscalidad que entrará en vigor el día 1 de enero de 2015 como me he comprometido, que será más sencilla y promoverá la contratación, la competitividad, mejorará la recaudación y dará apoyo a las familias estimulando el ahorro", ha concluido. Tras escuchar a la vicepresidenta y antes de que su ministro Gallardón fuese interpelado ha abandonado el hemiciclo. Tan tranquilo.