Público
Público

Cerco judicial al soberanismo La nueva querella de la Fiscalía contra Forcadell levanta ampollas en el Parlament

La acción del Ministerio Público, que también se dirige contra el vicepresidente de la cámara, Lluís Corominas, y otros dos miembros de la Mesa, Anna Simó y Ramona Barrufet, acusa a todos ellos de haber profundizado en la capacidad de Catalunya para ejercer el derecho de autodeterminación

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:

Carme Forcadell i membres de la Mesa del Parlament

La presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, ha dado "las gracias a la Fiscalía" por haber dejado claro, por escrito, lo que los soberanistas catalanes vienen diciendo desde hace tiempo: que "estamos ante procesos políticos".

La nueva querella de la Fiscalía Superior de Catalunya contra ella y contra otros tres miembros de la Mesa de la Cámara catalana es "puramente política", "por haber cometido el delito de ser independentistas y haberlo dicho públicamente", ha declarado Forcadell. "Ellos mismos se han desenmascarado", ha añadido.

La presidenta del Parlament ha denunciado la ignorancia de la Fiscalía, porque, según ha explicado, en la vida parlamentaria, las propuestas que se hacen a la Mesa no se admiten a trámite "en función de si se está de acuerdo o no , sino del cumplimiento de determinados requisitos del reglamento.

La Fiscalía excluye en la nueva querella a Joan Josep Nuet, miembro de la Mesa que no es independentista pero votó a favor de la admisión a trámite las conclusiones de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente. Nuet ha comparecido con Forcadell y los demás miembros querellados y ha afirmado que detrás de la acción de la Fiscalía "está el gobierno del Estado y el Partido Popular", que lo que no pueden hacer con la fuerza de los votos lo hacen "a través del poder judicial ".

Nuet, que ha asegurado que cuando votó sabía perfectamente lo que hacía y que "no estaba despistado", ha pedido unidad a todos los soberanistas y ha asegurado que "no lograrán dividir los demócratas".

"Obstinada voluntad de incumplir"

La Fiscalía argumenta su nueva querella contra  Carme Forcadell, por "su contumaz y obstinada voluntad de incumplir" los mandatos constitucionales al permitir votar en la Cámara propuestas soberanistas, entre ellas, el apoyo a un referéndum vinculante sobre la independencia.

La querella, por los supuestos delitos de desobediencia y prevaricación, se dirige también contra el vicepresidente de la Cámara catalana, Lluís Corominas; la secretaria primera, Anna Simó, y la secretaria cuarta, Ramona Barrufet (todos de JxSí), acusándole de varias acciones encaminadas a ejercer la autodeterminación.

La Fiscalía también pide acumular esta querella a la causa que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ya tiene abierta contra Forcadell por supuestamente haber desobedecido al Tribunal Constitucional (TC) al permitir votar en el pleno del Parlament las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente.

El objeto de esta nueva querella es una resolución incluida en el orden del día del pleno del 6 de octubre de 2016, en la que "nuevamente tratan de desarrollar de manera unilateral y sin sujeción al ordenamiento constitucional el denominado 'proceso constituyente' encaminado a la creación de una futura constitución catalana y del estado catalán independiente", según la Fiscalía.

"Plan de separación"

Los querellados ahondaron --según dice literalmente la Fiscalía-- en lo ya proclamado en dos resoluciones anteriores del Parlament (y que ya están siendo investigadas) y, por lo tanto, supone "avanzar en el plan de la separación de Catalunya del Estado Español" al considerarlo la Fiscalía un acto de aplicación y desarrollo de la resolución que había anulado el Tribunal Constitucional (TC).

La resolución del 6 de octubre de 2016 --por la que ahora se querella la Fiscalía-- insiste en la capacidad de Catalunya para la autodeterminación, insta al Govern a celebrar un referéndum vinculante "con una pregunta clara y de respuesta binaria", pone un límite para su celebración y crea una comisión para el seguimiento del proceso de autodeterminación, entre otros puntos.

Al haber permitido votar y aprobarla, Forcadell, Corominas, Simó y Barrufet "ponen en evidencia su voluntad inequívoca e irreversible de llevar adelante su proyecto político por la fuerza de los hechos consumados, con total desprecio a la Constitución de 1978".

Petición de testigos

La Fiscalía insiste en que, aunque esta querella no sólo se dirige contra Forcadell, se investigue conjuntamente con la causa ya abierta en el TSJC --dentro de la que la presidenta del Parlament ya ha declarado-- porque tienen "un gran número de elementos comunes que justifican la instrucción y el enjuiciamiento conjunto evitando así reiteraciones innecesarias en la investigación".

El Ministerio Público pide al TSJC que, además de citar como investigados a los querellados, llame a declarar como testigos al vicepresidente segundo de la Mesa, José María Espejo-Saavedra (Cs); al secretario segundo, David Pérez (PSC), y a los diputados Carlos Carrizosa (Cs) y Enric Millo (PP), quien ahora también es delegado del Gobierno en Catalunya.

23-F

Cuando se ha conocido la decisión de la Fiscalía, el diputado de Junts pel Sí, Jordi Turull, ha recordado en el hemiciclo la acción de los golpistas del 23-F, del que se cumple este jueves el 36 aniversario. "Hubo un día en que los golpistas entraron en el Congreso para impedir su actividad legítima. Treinta seis años después, el TC entra en el Parlament para impedir su actividad", ha dicho.

Los diputados del PP y C's han reaccionado con virulencia ante esta declaración, pero el de C's, Carlos Carrizosa, ha provocado aplausos y la risa entre sus adversarios, porque cuando ha querido defender la independencia de la Fiscalía ha dudado en el momento de utilizar la expresión ' órgano independiente.