Público
Público

Nueve claves sobre el primer juicio por bebés robados en España que arranca hoy

La Audiencia Provincial de Madrid juzga a partir del martes al doctor Vela, para quien la Fiscalía pide once años de prisión por el robo de un bebé en 1969. 'Público' responde a varias preguntas sobre este asunto con los últimos casos ocurridos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Concentración de las víctimas por la trama de los bebés robados. MARÍA SERRANO

Una trama que empezó en plena posguerra franquista y que hoy sigue estando en pleno debate de actualidad. Un juicio en curso contra un médico octogenario que tramitó la adopción ilegal de Inés Madrigal. La condena a Ascensión López, una supuesta bebé robada que denunció a la monja que negoció su adopción. Y de fondo, más de dos mil denuncias archivadas. Sin resolver. El primer balance lo tuvo Garzón en sus manos en su causa contra el franquismo en 2008. Su balance provisional de víctimas superaba los cien mil robos. Público responde a nueve preguntas sobre este supuesto robo masivo con los últimos casos ocurridos a finales de los ochenta.

¿Cuál es el caso que se comienza a juzgar este martes? 

Inés Madrigal, presidenta de la Asociación Bebés Robados de la Región de Murcia será este martes la primera víctima de la trama en España en sentar en el banquillo al médico implicado en su supuesto robo y posterior adopción ilegal, Eduardo Vela. Se trata del primer acusado en España en enfrentarse a un juicio en la Audiencia Provincial de Madrid dentro de la trama de bebés robados.

Las fechas de la vista oral, según ha podido conocer Público, se llevarán a cabo entre el martes 26 y el miércoles 27 de junio en dos sesiones matinales. La causa por el denominado ‘caso’ de Inés Madrigal consta de 862 folios.

Madrigal ha destacado a Público que el juicio se va a celebrar, y que “nos habían comunicado que el buen doctor tiene que asistir al juicio o si o si”. Esperanzada, asume la falta de información que el médico franquista aportará en la vista. Eduardo Vela “no va a revelar”, en ningún caso el nombre de la madre biológica de Madrigal. “Hoy en día no espero eso. Soy consciente de puse una denuncia para conocer mis orígenes y sé que por Vela no voy a encontrar a mi madre”.

El Ministerio Fiscal solicita once años de prisión, aunque la avanzada edad de Vela (85 años) y la solicitud de un informe médico podrían limitar la condena para el acusado. Podría ser condenado por “delito de detención ilegal a ocho años de prisión” y por otro de “suposición de parto y falsedad en documento a tres años más de cárcel”. El médico franquista estaría también obligado a abonar una multa de diez meses con una cuota diaria de 50 euros y a una “responsabilidad personal subsidiaria, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 53 del Código Penal”.

¿Cuántos juicios, casos y denuncias hay de bebés robados? 

"Soy consciente de puse una denuncia para conocer mis orígenes y sé que por Vela no encontraré a mi madre"

Madrigal sentencia que la mayor tragedia de la trama de bebés robados en España se centra en el amplio número de jueces y fiscales que se acogen al criterio de la prescripción para archivar todas las denuncias. “Me encantaría que Vela fuera juzgado, y que esta sentencia hablara de que estos delitos nunca prescriben”. Hay más de 2.000 denuncias archivadas en cajones de la oficina de DINA, dependiente del Ministerio de Justicia.

La Plataforma Internacional ‘Te estamos buscando’, presidida por María Bueno, señala en torno a las cifras que hubo casi treinta mil desapariciones forzadas infantiles ocultadas como adopciones ilegales, solo hasta 1954 en la España franquista, lo que aumentaría hasta nuestros días en “más cien mil desapariciones” forzadas de niños.

Esta cifra oficializada por los colectivos es la que el juez Baltasar Garzón aportó en su querella contra el franquismo en el año 2008. El juez Garzón recibiría de los peritos un balance aproximado de víctimas que rozaría los 152.237 casos.

Por otra parte, hay que recordar que “las denuncias de robos masivos de bebés en clínicas implicaron desde el año 2010 (cuando empezaron a llegar a los Juzgados) a 190 centros sanitarios de toda España". El periodista recientemente fallecido y especialista en la materia José Luis Gordillo remarcaría “No todos lo hacían por dinero, sino por la ideología que lo sustenta y lo legitima moralmente durante medio siglo. Ellos siguen pensando que no hicieron ningún mal robando niños”. Algunos creen que estaban haciendo un bien social, mediante la redistribución de niños, “intentaban acercarse al ideal del nacional catolicismo" franquista.

¿Ha habido alguna condena que se haya materializado? 

"Ellos siguen pensando que no hicieron ningún mal robando niños"

Ascensión López es la primera “bebé robada” que se enfrenta a una sentencia judicial. Esta almeriense de 53 años tiene pendiente una indemnización de cuarenta mil euros a la monja que tramitó su adopción junto a una multa de tres mil euros más. La religiosa, familia adoptiva de la víctima, la denunció en 2015 por un delito de “injurias y calumnias” ante la falta de pruebas sobre la ilegalidad de su adopción. El indulto pedido al Gobierno en 2016 no ha anulado la condena. Está a la espera de que se dicte su sentencia que podría dejarla sin bienes inmuebles para pagar la multa a la monja.

¿Qué relación existe entre la trama de bebés robados y la dictadura franquista? 

El periodista José Luis Gordillo, autor de la investigación ‘Los Hombres del Saco’, señalaba que era una práctica, como un procedimiento muy habitual a finales de la guerra civil entre los hijos de presas republicanas. En el año 41 hay una ley de Franco que permite que se haga una retirada de menores a las presas republicanas en las cárceles”. Tras arbitrar esta retirada, estos recién nacidos se podían entregar a otras familias al haber bajo la tutela el Estado. “Querían que esos niños no se criaran en el ambiente de sus familias naturales, para erradicar la ideología del marxismo que estaba considerado como una enfermedad mental”.

¿Cómo se destapa la trama de bebés robados? 

Cuando en el año 2008 Garzón recupera una serie de trabajos que habían estado haciendo periodistas de la televisión catalana sobre la retirada de niños por motivos ideológicos y sobre represión política en los años 40 y 50, pone sobre la mesa una serie de crímenes que ya están amnistiados, que son los crímenes del franquismo, y también desvela casos de robo masivo de bebés en esta etapa bajo “aparentes adopciones”. José Luis Gordillo apunta en su investigación que “aquí se empieza a hablar de que este mecanismo de retirar niños de forma selectiva para redistribuirlos a las familias que no podían tenerlos por determinadas razones de todo tipo, ideológicas, religiosas y biológicas... se lleva a cabo por puro negocio económico”. Hay que tener en cuenta que al ver lo lucrativo de la trama, se quiere continuar con las “adopciones” después de la dictadura en 1975.

¿Cómo funcionaba la trama? 

Las familias adineradas que se quedan a los niños de presas empiezan a hacer pequeños donativos. Las instituciones religiosas comienzan a lucrarse en esos años. Lo que ocurre es que hay un momento en que ya no hay presas republicanas a la sustraer esos bebés. Bien porque se han extinguido o bien porque las han fusilado y ya no hay apenas en la cárceles.

José Luis Gordillo sostiene que entre los años 40 al 55 se robaron una media de dos mil niños al año. La ley del 41 permite además que se legalice que los niños adoptados puedan tener nombres inventados sin tener que conservar su nombre biológico. Ya en los años 50 se extingue el robo a las presas y empieza ese negocio del robo en las clínicas. De hecho, se cruzan en el mismo tiempo ambas líneas a principios de los 50. Una termina y otra comienza, siendo ambas fruto de una misma organización.

El doctor Vela, que se sentará este martes en el blanquillo de los acusados en la Audiencia de Madrid sería uno aquellos médicos franquistas que trabajó durante su carretera en el reformatorio de mujeres republicanas, situado en Peñagrande (Madrid). Allí las internas estaban sometidos a un trato vejatorio y a la sustracción habitual de sus hijos.

¿Qué ha dicho la Iglesia (en los casos de monjas) de los casos de bebés robados? 

Las instituciones religiosas se lucraron

Más de una decena de colectivos del robo de bebés en España denunciaron ya ante la ONU en 2014 el “incumplimiento” por parte de la Iglesia del convenio de los Derechos del Niño. La Santa Sede reiteraría a la Comisión de los Derechos del Niño de Naciones Unidas que para la Iglesia su interés está en apoyar “la investigación de niños robados en España”.

Enrique Vila, abogado de SOS Raíces y SOS Bebés Robados, aseguraría que nunca han mostrado su “importante papel en los casos” ni en la compraventa de bebés, manteniendo una actitud “oscurantista” en los tribunales. Este abogado presentaría un escrito para reunirse con miembros de la Conferencia Episcopal, al arzobispado y al propio Estado Vaticano y a Su Santidad el Papa Francisco. No ha obtenido ninguna respuesta a la petición.

Ya en 2017, los colectivos de víctimas se reúnen con el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, o el nuncio de Su Santidad, Renzo Fratini. Ninguno de ellos logró admitir en la reunión la implicación de altos y bajos cargos eclesiásticos (en muchos casos monjas) en esta trama.

¿Cuál ha sido el papel de Europa? 

La Comisión Europea ha reconocido que los afectados por los casos de bebés robados son "claras víctimas de crímenes contra los Derechos Humanos”.

A finales de mayo de 2017, un grupo de eurodiputados viajaría hasta Madrid para reunirse con José Manuel Maza, el fiscal general, representantes del Ministerio de Justicia, de la Comisión correspondiente en el Congreso y de la Conferencia Episcopal. El objetivo se centraba en elaborar un informe que pusiera en evidencia “la indiferencia del Estado Español” con las víctimas que acumula miles de denuncias sin haber sido investigadas.

María Bueno, coordinadora y portavoz de la Plataforma Internacional ‘Te estamos buscando’ tuvo en enero de 2018 una respuesta del Congreso de los Diputados que permitiría, tras la petición realizada por el colectivo, crear el primer Pacto de Estado contra la “corrupción y la invisibilidad de la trama de los bebés robados”. La confección del Pacto de Estado por parte de la Plataforma ‘Te estamos buscando’ pedía al Congreso que el Estado reconozca la desaparición forzada de bebés como un “delito permanente y una forma extrema de violencia contra las madres y sus hijos”. El trámite para el debate de la investigación del futuro Pacto no ha llegado a ninguno de los Grupos Parlamentarios del Congreso.

¿Ha llegado algún caso hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo? 

María Luisa Fernández Terrazas, madre de dos gemelos supuestamente robados al nacer, lograría acudir con su denuncia hasta el Tribunal de Derechos Humanos. Esta gaditana y su marido enviaron la documentación existente sobre la búsqueda de sus gemelos, desaparecidos en 1972, en un antiguo hospital de Jerez y el archivo de su denuncia en la Fiscalía de Jerez y posteriormente por el Supremo. La causa fue archivada por falta de pruebas en el Tribunal Europeo.