Publicado: 09.07.2014 16:20 |Actualizado: 09.07.2014 16:20

El nuevo alcalde de Santiago mantiene al imputado Currás como uno de los ediles con competencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo alcalde de Santiago, Agustín Hernández, ha desvelado la estructura de su nuevo gobierno en el que se aleja del modelo de macroconcejalías de su antecesor, Ángel Currás, y reduce de once a nueve las áreas "delegadas" —concejalías—, que dependerán directamente de él. Entre los nueve ediles con competencias, está Currás —imputado en el caso Pokémon— que mantendrá la dedicación exclusiva como responsable de Relaciones Institucionales.

Hernández también ha decidido mantener a la hasta ahora primera teniente de alcalde, Reyes Leis, próxima a Currás, con las competencias de Economía y Turismo, entre otras, al tiempo que seguirá en su junta de gobierno. Igualmente, ha optado por diferenciar Hacienda, un área que encarga a Ramón Quiroga, marido de Cecilia Sierra, una de las ediles inhabilitadas que estuvo al frente de la misma área. Su reto inmediato será articular los presupuestos para 2015.

Los otros concejales delegados serán Teresa Gutiérrez, que se ocupará de Desarrollo de la ciudad, licencias y rehabilitación; Alejandro Sánchez-Brunete, que se encargará de Seguridad y Movilidad; María José Corral, que estará al frente de Familia y Educación; José María Rosende, que llevará Medio Rural y relaciones vecinales (con Luis Meijide como apoyo); María Antón, que se ocupará de Cultura y Patrimonio; y Manuel Martínez, encargado de Interior y Personal, entre otras áreas.

Hernández ha optado, asimismo, por rodearse de tres tenientes de alcalde elegidos de entre sus fichajes ajenos a la lista electoral del PP de 2011. La primera será la ingeniera de Caminos Teresa Gutiérrez, exresponsable del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS); María Antón será la segunda; y el tercero Alejandro Sánchez-Brunete. María Jesús Sáinz y Marta González conservarán sus escaños de senadora y diputada, respectivamente, y trabajarán como "enlace" con Madrid. Por su parte, Currás, al margen del área de Relaciones Institucionales, trabajará para "facilitar una correcta transición" que garantice la "continuidad en la gestión" en Raxoi.

De los nueve concejales con competencias, ocho tendrán dedicación exclusiva y la de Rosende será parcial. Sumando la del nuevo regidor, las dedicaciones exclusivas totales serían nueve y media, "una y media menos" que con el anterior equipo. En cuanto a la Junta de Gobierno local, al margen del alcalde y de los tenientes de alcalde, estarán el titular de Régimen Interior, que será su secretario, así como los responsables de Servicios Sociales, Hacienda y Economía.

Un día después de su toma de posesión y aún con la sensación "rara" de comparecer en la sala de prensa del Pazo de Raxoi, a donde llegó en su primer día como regidor sobre las 7,00 horas, Hernández ha detallado la estructura de su nuevo equipo, previamente comunicada a los interesados entre la tarde del martes y este miércoles. Su "obsesión", ha reconocido, es liderar un equipo "unido y cohesionado" conformado por personas "preparadas" y dispuestas a trabajar "con rigor y seriedad" por los vecinos de Santiago. Al margen de las circunstancias "especiales" que han afectado al Consistorio en los últimos meses, ha vuelto a defender que funcionó con "normalidad" y que espera que "así siga siendo".

Hernández asegura que ha reducido la estructura de Gobierno para ahorrar Dicho esto, ha remarcado que la nueva distribución de áreas tiene el objetivo de aprovechar al máximo la actual estructura para no provocar "tensiones ni cambios innecesarios" en la gestión administrativa ni en la vida municipal. A renglón seguido, ha ratificado que él asume la portavocía como "máximo responsable" del proyecto que ahora arranca. "Si este proyecto acaba en buen puerto, será un éxito de todo el equipo", ha reconocido el nuevo regidor, quien ha añadido, a continuación, que no tiene "problema alguno" en señalar que, si por el contrario, la travesía "no acaba en buen puerto" la responsabilidad será "de Agustín Hernández".

En todo caso, pese a asumir la portavocía de gobierno, ha apostado por situar a Sánchez-Brunete como portavoz del grupo municipal popular, un puesto asociado a la refriega política diaria con la oposición. "Considero que el alcalde tiene que tener un aspecto institucional que está por encima, en algunos temas, de lo que es el debate político", ha argumentado.

A preguntas de los periodistas, Hernández ha esgrimido que la estructura de su nuevo gobierno es "más reducida" que la anterior y tendrá "menos coste" para los ciudadanos, al tiempo que ha defendido su decisión de asumir la portavocía y ha rechazado entrar a evaluar si da este paso porque detectó errores de funcionamiento en el equipo que antecedió al suyo. "Lo que tengo es una idea clara de que un gobierno para gestionar tiene que tener una imagen clara y una personalización, no por tratarse de mi persona, sino para que no exista ningún género de dudas sobre los mensajes que se trasladan", ha argumentado. Dicho esto, sobre el cambio que supone que los nueve concejales dependan directamente de él, ha remarcado que cada edil ejercerá sus funciones "con total libertad", aunque tendrá que dar cuenta de los avances y proyectos de su área concreta ante el propio regidor.

Preguntado acerca de si ya han abandonado sus puestos los nuevos integrantes del gobierno procedentes de diferentes cargos en la Administración y sobre cuándo empezará a trabajar su equipo, ha replicado que se encuentra ya en faena. Ha añadido que miembros de su gobierno como la que fuera responsable del IGVS o la gerente del Consorcio —para la que no se ha concretado relevo— ya han dejado ambos cargos. "No sé si algún otro estaba pendiente de que se confirmase la dedicación exclusiva para hacer la modificación de su situación, pero es un asunto que seguirá su trámite", ha señalado Hernández, quien preguntado sobre la convocatoria de una junta de portavoces, ha manifestado que hablará con los portavoces de la oposición este mismo martes.

En las primeras siete horas que ha pasado en Raxoi, Hernández ha señalado que "lo primero" que hizo fue mantener dos reuniones con el personal de confianza del Ayuntamiento, con el personal directivo de la estructura administrativa, es decir, con todos los funcionarios de libre designación, para agradecerles el trabajo hecho y pedirles la "continuidad" en su labor.

También les ha informado de que tiene previsto entre esta semana y la próxima visitar todos los centros de trabajo y saludar a los funcionarios que estén en su puesto de trabajo, toda vez que hay empleados públicos ausentes por las vacaciones del periodo estival. "Es lo que hice en la Consellería cuando llegué, lo que hice cuando me marché y lo que haré el día que me tenga que ir del Ayuntamiento", ha zanjado.