Publicado: 01.07.2015 19:38 |Actualizado: 02.07.2015 07:00

El nuevo gobierno de Navarra ordenará varias auditorías internas

El ejecutivo que encabezará Uxue Barkos investigará distintos puntos de la gestión de Barcina (UPN). La presidenta conservadora dejará deudas e infraestructuras inútiles, como el "Reyno de Navarra Arena", cuyo coste fue de casi 60 millones de euros.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 12
Comentarios:
Uxue Barkos, será designada presidenta de Navarra tras los Sanfermines, gracias a un amplio pacto político / EFE

Uxue Barkos, será designada presidenta de Navarra tras los Sanfermines, gracias a un amplio pacto político / EFE

Si fuese materialmente posible, las ya conocidas como "fuerzas del cambio" en Navarra añadirían horas al reloj. Desde hace algunas semanas, los representantes de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra mantienen frenéticas jornadas de reuniones y llamadas telefónicas.

El objetivo no es otro que conformar el nuevo gobierno de la Comunidad Foral, lo que significará un punto y aparte a casi 20 años ininterrumpidos de administraciones a cargo de la derechista Unión del Pueblo Navarro (UPN). Punto y aparte, pero no punto final: según ha podido confirmar Público, el nuevo ejecutivo realizará varias investigaciones internas para tratar de establecer hasta dónde les acompañará la sombra de la aún presidenta Yolanda Barcina.

"Hay una parte del legado de UPN que está a la vista, pero también existe otra parte que analizaremos al milímetro cuando se constituya el nuevo gobierno, desde el que tendremos ocasión de profundizar en muchas de las actuaciones realizadas", explicó a este periódico Manu Ayerdi, parlamentario y número dos de Geroa Bai. Su compañera de partido, Uxue Barkos, será designada presidenta de Navarra tras los Sanfermines, gracias a un amplio pacto político que aún se está escribiendo y que servirá para poner fin a la larga etapa de los conservadores.



En ese contexto, el acuerdo programático alcanzado entre Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra está escrito en clave de futuro, aunque sin olvidar el pasado. Y el pasado, en Navarra, ya es sinónimo de UPN. No en vano, el gobierno que encabezará Barkos tiene previsto realizar una serie de "auditorías específicas de proyectos singulares y cuestiones concretas", avanza Ayerdi. "Hay actuaciones anteriores -subraya el parlamentario- que habrá que analizar, para ver hasta qué punto son más o menos problemáticas".

Entre las carpetas a revisar estarán las relacionadas con diferentes proyectos urbanísticos impulsados por UPN. Uno de los más emblemáticos es el faraónico "Reyno de Navarra Arena", una instalación pensada para eventos deportivos y espectáculos que costó unos 60 millones de euros. El edificio tendría que haberse abierto en 2011, pero sigue cerrado. A falta de concluir algunos trabajos, este gigantesco espacio se ha convertido en uno de los símbolos callejeros de la administración encabezada por Barcina.

La Cámara de Comptos -órgano fiscalizador del dinero público en la Comunidad Foral- ya advirtió que antes de gastarse los 64 millones, el gobierno de los conservadores olvidó realizar los correspondientes "análisis o estudios de las necesidades a cubrir con esta infraestructura". Tanto ese informe como otros similares elaborados por dicho tribunal serán tenidos muy en cuenta por el nuevo gobierno, que deberá dictaminar el estado en que se encuentran las arcas públicas tras la gestión de UPN.

Con esos antecedentes a la vista, las "fuerzas del cambio" aguardan el tantas veces soñado momento de "abrir ventanas y levantar alfombras" en el Palacio de Navarra, sede del gobierno foral. Sin embargo, algunos no descartan que sus expectativas se topen con las trituradoras de papeles: cuando aún falta algo más de diez días para que Barkos asuma como presidenta, entre algunos de los partidos que sustentarán su gestión existe el temor de que ciertos documentos hayan pasado a mejor vida.

El escándalo de Caja Navarra

Esos aspectos también preocupan a Kontuz, la Asociación de Consumidores, Contribuyentes y Usuarios de Navarra. "Es necesario crear herramientas eficaces para poder realizar una auditoría del Régimen en profundidad y hasta sus últimas consecuencias, más allá de los informes de la Cámara de Comptos o las recomendaciones del Defensor del Pueblo, que ya hemos visto, pese a su loable y necesaria labor, no han sido suficientes para evitar los casos por todos conocidos", señaló este colectivo en su valoración del resultado de las pasadas elecciones forales, que supusieron el fin de la trayectoria política de Barcina -quien hace algunos días anunció su retirada- y el hundimiento de UPN.

Kontuz también ha pedido que reanude la comisión de investigación sobre los escándalos en Caja Navarra, una reconocida entidad pública que -gracias a las investigaciones realizadas por este colectivo- acabó convirtiéndose en sinónimo de derroches y corruptelas aún no aclaradas. Sobre este punto, Bayerdi reconoce que "habrá que profundizar en lo que pasó y explicar a la ciudadanía por qué sucedió". "No podemos obviar que hay un legado de cierta frustración y enfado en la ciudadanía", advierte. No en vano, el eslogan #AgurUPN, muy de moda en las redes sociales, ya es sinónimo de Navarra.