Público
Público

el nuevo PSOE Los 'sanchistas' forzarán votaciones en las asambleas para ratificar el pacto de Page con Podemos

Descartan asambleas meramente informativas y exigen pronunciarse. Ferraz está considerando que González Ramos, secretario provincial de Albacete, se presente a las primarias del PSOE de Castilla-La Mancha en septiembre

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

El presidente de Castilla-La Mancha y líder del PSOE autonómico, Emiliano García-Page, en las Cortes. EFE

El conflicto entre Ferraz y el PSOE de Castilla-La Mancha sobre cómo las bases del partido se pronuncian ante el acuerdo alcanzado por el presidente de esta región, Emiliano García-Page con Podemos, para aprobar los presupuestos e incluir a dos miembros en su Ejecutivo, apunta a que todavía no se ha cerrado y se reavivará en las asambleas que van a celebrarse este mes para ratificar dicho pacto.

Según ha podido saber Público, los sanchistas tienen intención de pedir una votación del acuerdo en cada asamblea y, además, no se quieren conformar con una mera reunión informativa y de debate, como en principio pretendía la dirección regional.

Los 'sanchistas' recuerdan que se deben cumplir las normas aprobadas en el 39º Congreso, que obligan a que las bases ratifiquen las alianzas

De esta forma, el sector que votó a Pedro Sánchez mayoritariamente en la región durante las primarias a nivel federal quiere poner en valor que se deben cumplir las normas aprobadas en el 39º Congreso, que obligan a que las bases ratifiquen las alianzas que alcancen los gobiernos autonómicos con otras fuerzas políticas.

Lo más probable es que la votación sea mayoritariamente favorable al acuerdo, por lo que no hay riesgo de un rechazo al pacto alcanzado por García-Page, pero quieren que se oiga su opinión y se contabilicen sus votos para reflejar una nueva forma de hacer las cosas en el partido.

Manuel González Ramos (i), líder del PSOE albaceteño, se postula como candidato a las próximas primarias del partido castellanomanchego con el aval de Ferraz. En la imagen, junto a García-Page. EFE 

El acuerdo alcanzado este martes entre los secretarios de organización de Ferraz y Castilla-La Mancha contemplaba la realización de dichas asambleas en todos los municipios de la región y no una votación en urnas, como quería la dirección federal en un principio. Sin embargo, ambas partes no se ponían de acuerdo en el desarrollo y contenido de dichas asambleas, lo que provocó interpretaciones diversas durante todo el día.

Ferraz quiere votos

La federación regional hablaba de asambleas informativas para que los militantes debatan y se pronuncien sin más. Sin embargo, Ferraz quiere que se vote en cada asamblea el acuerdo, que sea “vinculante” su resultado y que se celebren con el censo de militantes encima de la mesa y levantando acta del resultado final.

Las asambleas se quieren celebrar lo más rápidamente posible y, previsiblemente, se convoquen todas antes de que finalice julio, para cerrar esta primera gran polémica en la nueva etapa de Sánchez, que ha destapado que el 39º Congreso no ha acabado con el enfrentamiento entre Emiliano García-Page y el secretario general del PSOE.

El enfrentamiento entre Sánchez y Page permanece abierto tras el 39º Congreso

De hecho, algunas fuentes apuntan que los sanchistas barajan presentar un candidato alternativo a García-Page en el próximo Congreso regional, que se ha aplazado al mes de septiembre y que es cuando se convocará el proceso de primarias.

Antes de que Sánchez se hiciera con la secretaría general del PSOE ya se barajó en la región la posibilidad de que Manuel González Ramos, secretario provincial del partido en Albacete y claro defensor del proyecto del nuevo líder del partido, dé el paso y compita por alcanzar la dirección regional.

Cuando se especuló con el nombre de González Ramos se daba por hecho que se presentaría al proceso interno si Sánchez conseguía ser el candidato más votado en la región para dirigir el PSOE lo que, contra todo pronóstico, ocurrió el 21 de mayo.