Público
Público

Un nuevo testimonio implica al 'número 3' de Cifuentes en el amaño de contratos públicos en la 'operación Púnica'

J.G.V, funcionario público y ex responsable de Zonas Verdes de la Comunidad de Madrid, acusó en la Audiencia Nacional a aime González Taboada, Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad, de "actuar de forma coordinada con el principal imputado en el caso, el exvicepresidente Francisco Granados".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

La presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, (izda.) junto a Jaime González Taboada el día de su toma de posesión como consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio. Archivo

Jaime González Taboada, Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad y número 3 de facto del Gobierno de Cristina Cifuentes, participó en el amaño de contratos públicos en favor de empresas que financiaron ilegalmente al Partido Popular, según la declaración de un funcionario ante el juez que instruye el caso Púnica en la Audiencia Nacional. 

La declaración de este funcionario, J.G.V., exresponsable de Zonas Verdes de la Comunidad de Madrid, se produjo hace seis meses pero había permanecido en secreto hasta ahora. El diario El Español ha publicado el testimonio de este funcionario. 

El número 3 de Cifuentes ha negado las acusaciones, pero según el digital de Pedro. J. Ramírez, "el exresponsable de Zonas Verdes de la Comunidad de Madrid acusó ante el juez a González Taboada de actuar de forma coordinada con el principal imputado en el caso, el exvicepresidente Francisco Granados. Juntos, y según su testimonio, alteraron un concurso público e intentaron entregar en 2008 un contrato de 1,9 millones de euros a uno de los proveedores del PP en la campaña electoral celebrada nueve meses antes (en mayo de 2007), que sirvió para aupar a Esperanza Aguirre a la Presidencia de la Comunidad de Madrid".

La misma información añade que J.G.V "aportó un cronograma con fechas y datos para avalar su versión. Así, el 6 de febrero de 2008 se abren las plicas para el concurso de mantenimiento del Parque de Polvoranca, en Arganda del Rey, con un precio de licitación de 1,9 millones de euros tal y como adelantó Infolibre".

Y sigue contando El Español: "Doce días después y según el documento, el entonces subdirector General de Inversiones en Municipios le dijo que González Taboada le advirtió de que Francisco Granados no admitía que el concurso se adjudicase a otra empresa que no fuese IMESA. Según este testimonio, González Taboada le dijo que el Partido Popular tenía una importante deuda con esa empresa derivada de las últimas elecciones generales".

En su escrito al Juzgado, el funcionario explica que la oferta de la empresa vinculada a las campañas del PP estaba 24 puntos por debajo de la mejor oferta económica. J.G.V. explica que se opuso a modificar el informe y que recibió "presiones" y una represalia laboral que, según El Español, le llevó a usar como despacho un almacén ruidoso y a una "casi total inactividad durante meses".

No es la primera vez que el nombre de Jaime González Taboada aparece vinculado a la Operación Púnica. De momento González Taboada no ha sido imputado. 

El primero en implicar al alto cargo de Cifuentes fue el empresario arrepentido David Marjaliza. Según el testimonio de Marjaliza, González Taboada estuvo implicado en el reparto de las obras de infraestructura en municipios madrileños financiadas por la empresa pública madrileña Arpegio dentro del Plan Regional de Inversiones y Servicios de Madrid (Prisma). 

Cuenta El Español que "según David Marjaliza, las obras programadas se repartían en tres lotes y sus adjudicaciones eran amañadas para obtener comisiones ilícitas. Un lote iba presuntamente destinado a determinados funcionarios, otro para Taboada y el tercero para él y Granados. El modus operandi consistía en la apertura irregular de las plicas para conocer el orden de valoración de las empresas que acudían a la licitación".

La empresa que, tras ser contactada, aceptaba pagar comisiones era situada en primer lugar aunque su oferta no fuera la más ventajosa para la Administración y a ella se adjudicaba la obra en cuestión.