Publicado: 06.12.2015 08:28 |Actualizado: 06.12.2015 12:39

Los nuevos votantes prefieren 
nuevos partidos

Más de 1,5 millones de jóvenes españoles votará por primera vez en unas generales este 20-D. Aunque la mitad no ha decidido su voto aún, Podemos, con el 20%, y Ciudadanos, con el 14%, son las formaciones que más les convencen.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
Jóvenes que votarán el 20-D por primera vez.

Iker, Naiara y Pablo, jóvenes que votarán el 20-D por primera vez.

MADRID.- Iker Martín tiene 18 años, y este 20 de diciembre será la primera vez que podrá ejercer su derecho al voto. No pudo hacerlo en las pasadas autonómicas porque se hizo mayor de edad en julio. Este madrileño, estudiante de enfermería en Valencia, es uno de los 1.583.560 españoles que votará por primera vez en unas elecciones generales. Su voto no será el más decisivo, ya que en total habrá 36.510.952 españoles llamados a las urnas, pero es uno de los nuevos votantes, un perfil muy preciado por las formaciones políticas.

Iker lo tiene claro. Votará. Igual que el 66% de los jóvenes de entre 18 y 24 años, según el CIS de octubre-noviembre. "Votar es muy importante. Si no vas o votas en blanco favoreces al que gana", argumenta el joven, aunque reconoce que no entiende mucho la actual ley electoral.

Sólo el 9,5% de los encuestados de su edad asegura que no irá a las urnas este 20-D, por lo que está claro que los más jóvenes quieren influir en política, aunque tampoco se obsesionan precisamente con ella. El barómetro del CIS del pasado octubre aseguraba que al 26% de los jóvenes no les interesa nada, y más del 40% de ellos reconocieron que les interesa más bien poco. Sólo el 7,7% afirma estar muy interesado en los quehaceres de nuestros gobernantes.



El dato es llamativo pero pone sobre la mesa la importancia del acontecimiento que ha marcado políticamente a la juventud española: el movimiento 15-M, que dio un serio toque de atención a la clase dirigente y fue germen del auge de nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos. Después de aquella primavera que llevó el debate político a las plazas españolas, el 38,8% de los jóvenes que hoy tienen entre 18 y 24 ─entonces todos eran menores─ está en total desacuerdo con la afirmación "es mejor no meterse en política", un mantra muy común en la sociedad española hasta entonces.

Indecisos

Si hay una palabra que define a los nuevos votantes es indecisión. El 53% aún no ha decidido a quién va a votar, según el macrosondeo publicado esta semana. Sin embargo, queda claro que el nuevo votante quiere nueva política. Al menos, nuevos partidos. En el último sondeo, el partido que obtuvo más intención directa de voto directa y simpatía de los votantes en esta franja de edad fue Podemos, con un 20%. Aunque sí no se cuentan los votantes de las candidaturas autonómicas Compromís-Podemos-És el moment (Valencia), En Comú Podem (Catalunya) y En Marea (Galicia), el porcentaje se reduce hasta el 10,2%.
Por su parte, Ciudadanos gana tirón entre los votantes más jóvenes, con un 14% de voto y simpatía. Le siguen el PSOE, que se queda con el 13,5% y el PP, que obtiene el 9,7%.

Naira

Es el caso de Naiara Domínguez, madrileña de 19 años que estudia un ciclo formativo de técnico de laboratorio. Ella sí votó en las autonómicas, y se decantó por Ciudadanos, aunque en estas elecciones su duda es doble. No sabe si irá al colegio el 20-D y, en caso de ir, no cree que vuelva a votar al partido de Albert Rivera. "Me he desencantado, he leído que algunos cargos públicos tienen o han tenido relación con la Falange u organizaciones extremistas", abunda. En caso de votar, no lo hará por Podemos, no se ajusta a su forma de pensar, afirma, aunque valora muy positivamente que haya nacido. "Ahora, votar PP o PSOE es un error. Se necesitan partidos nuevos, con gente nueva que proponga cosas nuevas. El bipartidismo tiene que terminar", explica.


Iker, por su parte, duda entre Podemos y Unidad Popular-Izquierda Unida. El PSOE es otra opción, pero no está muy contento con algunas medidas que aprobó durante su último Gobierno, como la reforma del artículo 135 de la Constitución. Tampoco se fía "al 100%" de Pablo Iglesias, por lo que asegura que estas semanas de campaña serán fundamentales a la hora de tomar una decisión.

Pablo

Otro nuevo votante que se decantará por un partido de reciente creación es Pablo González, de 19 años y estudiante de Administración y Dirección de Empresas. "Son mis terceras elecciones y volveré a votar a Podemos, como hice en las autonómicas y en las europeas", subraya.

No es lo más común. Según un reciente estudio del Consejo de la Juventud de España, el de los jóvenes de entre 18 y 24 es muy volátil. El 73% asegura que puede ser conveniente votar partidos diferentes en comicios diferentes.

Los tres chavales tienen claro que España necesita un cambio político, igual que el 74% de los encuestados de su edad. Y éste no pasa por el PSOE. El CIS señala que el 33% de los nuevos votantes piensa que la gestión de Rajoy ha sido mala (33%), o muy mala (25,6%), pero que hubiera sido más de lo mismo con el PSOE al frente (58%). Aun así, coinciden con las encuestas y vaticinan una victoria del Partido Popular. Lo cree más de la mitad de esa franja de edad (18-24 años), sin embargo, al 18,4% le gustaría que ganara Pablo Iglesias, seguido de Ciudadanos (16,7%) y PSOE (14,7%). Sólo el 10,9% prefiere un Gobierno del PP.

Las dudas que arroja el CIS de noviembre son curiosas. Hay un 7,5% que está entre PP y PSOE y un 10%, entre Ciudadanos y PP. Representan el 8% los que dudan entre la papeleta del PSOE y la formación naranja, un 7,9% los que lo hacen entre PSOE y Podemos y un 5,6% quienes se decantarán por IU o por los morados. Los que basculan entre los dos nuevos partidos, Ciudadanos y Podemos, son el 8,1%.

Desconfianza

Le ayudarán a decidir las políticas que proponen y que les afectan directamente. Las propuestas en Educación son las más importantes para Iker, sobre todo con el nuevo proyecto del PP para la universidad conocido como "3+2", que obliga a cursar una máster para concluir la formación universitaria. "Hace que muchas personas no puedan permitirse estudiar. Los másteres son muy caros, incuso los públicos", subraya. También es determinante para Naiara, que insiste en la "necesidad de que haya más becas para estudiantes", y añade que muchos jóvenes "no van a votar porque ningún partido se preocupa por ellos, como se está viendo con el paro juvenil", que supera el 50% en el país. Para Pablo, lo más influyente en su voto son las política educativas, pero su carrera hace que preste especial atención al programa económico. "Precisamente el cambio de Podemos en ese sentido hace que me lo piense un poco, pero creo que les votaré, que les daré una oportunidad", apostilla.

Los tres entrevistados coinciden en que, más allá de las promesas, están las acciones, y que después de las elecciones poco o nada tienen que ver. Su percepción es que nunca se cumple lo prometido o gran parte de ello. En general, los nuevos votantes, como la sociedad española en su conjunto, desconfían bastante de los partidos políticos. De uno a diez, les dan un 2,3 en confianza. Iker, Naiara y Pablo apuntan a la corrupción como el principal motivo.

Cambio es lo que piden los tres, y no sólo en el Gobierno. La frase "España ha cambiado mucho desde la Transición" la han repetido estos jóvenes, palabra por palabra, para exigir una profunda reforma de la Constitución. A los tres estarían encantados de votar en referéndum una nueva Carta Magna. Curiosamente, el único partido que propone un proceso constituyente desde cero es Unidad Popular-Izquierda Unida, uno de los que menos intención de voto tiene en general, también entre ellos.