Publicado: 23.09.2016 14:59 |Actualizado: 23.09.2016 15:09

El número 3 de la Ejecutiva del PSOE desacredita la opción de un congreso exprés que baraja Pedro Sánchez

Los socialistas andaluces recuerdan que la dirección federal les desautorizó cuando ellos plantearon convocar el congreso pendiente para la elección del líder tras las elecciones del 20 de diciembre

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
El secretario de Política Federal socialista, Antonio Pradas, en una rueda de prensa en la sede del PSOE-A. EFE

El secretario de Política Federal del Partido Socialista, Antonio Pradas, en una rueda de prensa en la sede del PSOE-A. EFE

SEVILLA.- El número 3 de la ejecutiva de Pedro Sánchez, el sevillano Antonio Pradas, lleva tiempo "sin hablar de política" con su secretario general. Como el resto de miembros de la dirección socialista críticos con Sánchez, o afines a Susana Díaz, Pradas se ha enterado por la prensa de las tres últimas noticias de impacto sobre el PSOE: la convocatoria del Comité Federal el próximo 1 de octubre, la confirmación por parte del líder socialista de que intentará formar un gobierno alternativo al de Mariano Rajoy ("nunca se nos habló de la posibilidad de conformación de otro gobierno"), y la hipótesis de que Sánchez convoque un congreso exprés en diciembre para ratificarse en el puesto de secretario general en el plazo de un mes y neutralizar así cualquier opción por parte de los críticos de moverle la silla.

Pradas ha desacreditado esta última "hipótesis" de forma clara. "Yo no le doy credibilidad a esa hipótesis", que entiende como una filtración interesada del entorno más próximo a Sánchez, posiblemente para contrarrestar otro globo sonda, esta vez del sector crítico: a saber, que la mitad de la ejecutiva planea presentar su dimisión en bloque para dejar la dirección del PSOE en manos de una gestora.



Los socialistas andaluces no ocultan su "estupor" ante el órdago soterrado que les ha enviado Ferraz. "¿Celebrar un congreso una semana antes de que supuestamente arranque la campaña de unas terceras elecciones?", se preguntan, para luego subrayar que cuando el PSOE andaluz recordó la convocatoria pendiente del congreso, tras las elecciones del 20 de diciembre, la dirección federal les acusó de irresponsables.

El portavoz de la interparlamentaria socialista, persona próxima a Susana Díaz, ha recordado que aún está vigente el mandato del último Comité Federal, que aplazó la convocatoria del congreso pendiente para elegir al secretario general hasta que se hubiera formado el Gobierno. "Primero los problemas del país, resolver la situación de interinidad de las instituciones, y luego los problemas del partido", advierte, remarcando que "los ciudadanos no entenderían que el PSOE se centrara ahora en cuestiones internas". Con todo, ha admitido que "la única forma de aclarar la división del partido es en el comité federal".

Susana Díaz es consciente de que la guerra fría en el seno del partido ha aireado heridas y estrategias de acoso y derribo que debilitan la imagen del partido en la recta final de las elecciones vascas y gallegas. La presidenta andaluza ha pedido cautela a los suyos este fin de semana, aunque es previsible que el lunes la dirección del PSOE andaluz pida cuentas del resultado electoral a Sánchez. El secretario de Organización, Juan Cornejo, ya ha advertido de que habrá que determinar qué aspectos de una posible derrota socialista son achacables a razones locales, y cuáles pueden "extrapolarse" a la dirección federal.

"Según fuentes del PSOE andaluz, Díaz se ha puesto en contacto con algunos barones territoriales con los que coincide en que convocar un congreso precipitado en la actual coyuntura política no sería responsable, y los ciudadanos no lo entenderían"