Publicado: 01.09.2015 13:57 |Actualizado: 01.09.2015 13:57

El número dos de la Gürtel declara en el caso Fitur negando cualquier irregularidad en las adjudicaciones

Pablo Crespo asegura que no hubo contactos con cargos públicos antes de recibir los contratos, y dice que las empresas de Correa no tenían una dirección común

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Pablo Crespo, en una foto de archivo. EFE

Pablo Crespo, en una foto de archivo. EFE

VALENCIA.- El considerado como "número dos" de la trama Gürtel, Pablo Crespo, ha afirmado este martes que "jamás" se produjeron contactos de ningún tipo entre el personal de las empresas del grupo Correa y la administración valenciana para favorecer adjudicaciones o amañar concursos.

Crespo ha hecho estas afirmaciones durante su declaración como imputado en el juicio que se celebra en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano por los contratos de la Generalitat valenciana con las empresas de Francisco Correa para el montaje de su expositor en la feria de turismo Fitur.

A preguntas de la fiscal sobre si era habitual contactar con los cargos públicos para los motivos antes expuestos, Crespo ha respondido que "jamás", y ha añadido que siempre ha sido "escrupuloso" en este sentido y que no le consta que nadie de su entorno lo hiciese de forma directa o indirecta.



Ha reconocido que mantuvo contacto con altos cargos del PP valenciano, como Ricardo Costa o David Serra, porque el partido "era la mejor cuenta, la mejor fuente de ingresos" de una de las empresas del grupo Correa, Orange Market.

En este sentido ha indicado no ha visto nunca al expresident Francisco Camps ni al exvicepresidente Vicente Rambla, y que a las exconselleras de Turismo imputadas (Milagrosa Martínez y Angélica Such) las ha conocido en la sala y ambas, a su juicio, "son unas auténticas damas".

Crespo niega que las empresas de Correa compartiesen dirección

El considerado como "número dos" de la trama Gürtel, Pablo Crespo, ha negado hoy haber sido gerente de varias empresas del grupo de Francisco Correa, aunque sí administrador o consejero delegado, así como que estas empresas tuviesen una dirección común.

Ha reconocido que Correa tenía participación en todas las empresas (Orange Market, Special Events, Pasadena Viajes y otras) de forma directa o indirecta pero que él (Crespo) "estaba al tanto de todas" y tenía "la última palabra en aspectos financieros o de tesorería".

En sus respuestas a la fiscal, Pablo Crespo ha advertido de que, si bien en esta causa no se le imputa pertenencia a organización criminal, sí está procesado por este delito en otras piezas del caso Gürtel, motivo por el cual se ha negado a responder a varias cuestiones, a lo que la fiscal ha respondido que las calificaciones no son definitivas y que la atribución de delitos podría ser ampliada o reducida hasta el final de este juicio.

Crespo ha explicado que entró a trabajar en las empresas de Correa por "invitación de éste" en octubre de 2002 y que progresivamente fue asumiendo responsabilidades de control de costes, tesorería y facturación hasta que el entonces juez Baltasar Garzón "cerró las empresas".

"He asumido funciones de control y supervisión; si eso es ser una persona de confianza, sí, lo soy", ha declarado Crespo, quien se ha negado a responder cuestiones relacionada con la organización y vínculos entre las empresas del grupo para que las respuestas no afecten a otras causas pendientes.

Con la declaración de Crespo, que previsiblemente se prolongará hasta el miércoles, se han retomado hoy los interrogatorios a los trece procesados en este juicio, cuya última sesión se celebró el 17 de julio.