Publicado: 03.03.2016 22:08 |Actualizado: 04.03.2016 07:00

El número dos de la Policía “me obligó a dejar de investigar el ático de Ignacio González”

José Enrique Rodríguez Ulla, comisario general de Policía Judicial en 2012, declaró ante el juzgado que instruye el caso del ático del ex presidente de la comunidad de Madrid que fue cesado por abrir diligencias a petición del juzgado.

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 12
Comentarios:
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en una imagen de archivo. EFE

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- El Partido Popular le nombró Comisario General de Policía Judicial al llegar al poder, pero a José Enrique Rodríguez Ulla le duró el puesto lo que tardó en abrir diligencias para investigar la compra del ático de Estepona (Málaga) del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, presuntamente con el dinero de un soborno por recalificar unos terrenos en Arganda del Rey a favor de la constructora Martinsa-Fadesa.

Así lo explicó el miércoles en su breve declaración en el caso que instruye un juzgado de Estepona. Las diligencias se abrieron en 2012, después de que se hiciera llegar al Sindicato Unificado de la Policía (SUP), liderado entonces por José Manuel Sánchez Fornet, y que este interpusiera la denuncia en Estepona.



Según Rodríguez Ulla, organizó un grupo de trabajo con el jefe de la UDEF, José Luis Olivera, y también con el responsable de Servicios de Prevención y Blanqueo de Capitales, José Luis Fernández Gudiña. Sin embargo el comisario Eugenio Pino, director adjunto operativo (DAO) de la Policía “me obligó a que cerrara la investigación que nos había solicitado el juzgado”. El número dos de la Policía apeló, según la declaración de Rodríguez Ulla, a que la causa iba a ser archivada.

Las fuentes consultadas por Público aseguran que “desde que se abrió la investigación en el juzgado de Estepona nunca se ha querido archivar la causa, lo que estamos teniendo son serios problemas para que llegue la información que el juzgado solicita, por ejemplo, las comisiones rogatorias que demostraría que el dinero estaba en el paraíso fiscal de Delawere era de González y que su testaferro era el mismo que el del empresario Enrique Cerezo, Rudy Valner”.

La declaración del comisario ha sido “parca y escueta”, según fuentes presentes en la sala, pero ha dejado claro que “su cese como máximo responsable de la Policía Judicial se debió a este choque que tuvo con el comisario Eugenio Pino”. Al menos la acusación popular representada por los trabajadores afectados por el ERE de Telemadrid, entienden que el número dos de la Policía tendrá que explicar en el juzgado los motivos de paralizar esas diligencias.

Los letrados presentes le han preguntado también si sufrió presiones por investigar del entonces comisario de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas Aranda, como declaró el comisario Villarejo. Sin embargo Rodríguez ha asegurado que la única persona que le presionó fue la persona que le había nombrado en el puesto, Eugenio Pino.

Sin información

A pesar de que el comisario José Manuel Villarejo se atribuye haber sacado a la luz el caso del ático gracias a un confidente policial y poseer importante información desde al menos 2011, según demuestra además la grabación realizada a Ignacio González junto con el comisario Enrique García Castaño en noviembre de ese año, Rodríguez Ulla ha asegurado que no conoce a Villarejo y tampoco ha tenido acceso a su información.

El comisario cesado por Eugenio Pino por investigar ha dicho no saber nada de la información desvelada por Público sobre que la hija del número dos de la Policía, María Pino de Juana, era teniente alcalde del Ayuntamiento de Arganda del Rey en el momento en que González compró su ático de Estepona.

En diciembre de 2008 Eugenio Pino, que había sido relegado por el PSOE a la comisaría de Huesca, facilitó presuntamente esa información al comisario José Villarejo y así consiguió ascender a la Dirección Adjunta Operativa (DAO), de la que es actual jefe.
Villarejo es en estos momentos persona de confianza de Eugenio Pino, a pesar de ser quien supuestamente ha destapado el caso y de haber sufrido fuertes presiones por hacerlo. Según su testimonio, fue el anterior DAO que había nombrado el PSOE, el ya fallecido Miguel Ángel Fernández Chico, quién le encargó investigar a González aunque nunca se han incluido estas pesquisas en el caso Gürtel donde sí se investiga la recalificación de terrenos en Arganda del Rey para favorecer a Martinsa.