Publicado: 17.03.2016 20:27 |Actualizado: 18.03.2016 09:29

La número tres de Ciudadanos en Madrid, Eva Borox, deja su escaño por su relación con el cerebro de 'Púnica'

La renuncia llega tras las informaciones y fotografías publicadas esta semana que la vinculan con David Marjaliza. Critica la "persecución mediática" que dice haber sufrido estos días y niega haber recibido dinero del empresario.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 4
Comentarios:
Eva Borox, en una protesta contra la corrupción cuando se destapó la trama Púnica en octubre de 2014../EFE

Eva Borox, en una protesta contra la corrupción cuando se destapó la trama Púnica en octubre de 2014../EFE

MADRID.- La diputada de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid y exedil del PSOE en Valdemoro Eva Borox ha renunciado hoy a su acta de parlamentaria para "no interferir ni perjudicar en el buen funcionamiento del partido", aunque ha recalcado que no está imputada.

En una rueda de prensa en la Asamblea de Madrid, ha criticado la "persecución mediática" de la que asegura que ha sido objeto estos días y ha negado haber recibido dinero del presunto cerebro del caso Púnica, el empresario David Marjaliza. 

Su renuncia al escaño que ocupa en la Cámara regional es una decisión que llega tras las informaciones y fotografías publicadas esta semana que la vinculan con Marjaliza. Ha reiterado que no ha percibido "ningún viaje ni tampoco ha recibido comisión alguna".



"Sólo el tiempo demostrará que nunca he cometido ninguna de las actuaciones de las que se me acusa desde hace años. Unos hechos, en cualquier caso, que se remontan tiempo atrás, cuando Ciudadanos ni siquiera existía como partido", ha expuesto en declaraciones a los medios de comunicación en una breve rueda de prensa sin preguntas convocada en la Asamblea de Madrid después de que Borox defendiera dos Proposiciones de Ley (PNL) en el hemiciclo, una de transexualidad y otra de gestación subrogada.

Borox ha negado además, igual que hizo a través de un comunicado este lunes, "la veracidad de las acusaciones recogidas en la declaraciones de David Marjaliza", cuando era edil del PSOE en Valdemoro. "David Marjaliza nunca me ha pagado ningún viaje ni tampoco he recibido jamás comisión alguna", ha aseverado.

"Por encima de cualquier difamación está mi trabajo y mi responsabilidad como diputada de Ciudadanos y por ello no puedo consentir que mi nombre y el del partido se vean perjudicados"

La diputada ha trasladado que se ha visto "sometida a una persecución mediática innecesaria". "Por encima de cualquier difamación está mi trabajo y mi responsabilidad como diputada de Ciudadanos y por ello no puedo consentir que mi nombre y el del partido se vean perjudicados injustamente", ha señalado.

Además, Borox ha aclarado que ha sido "cargo público desde el año 2003 hasta el año 2007" y que "únicamente durante el último año y medio" estuvo al frente de "la portavocía en situación de gestora dirigida por el PSM como único responsable de marcar la línea y los posicionamientos políticos".

"Debido a esta situación, yo trasladé al Partido Socialista de Madrid algunas irregularidades de las que fui testigo, así como a la Fiscalía de Corrupción y al Tribunal de Cuentas a través de las correspondientes denuncias e informe", ha asegurado. Por esta cuestión, Borox ha indicado que ha estado "sometida durante diez años a todo tipo de presiones".

El portavoz de la formación naranja en la Asamblea, Ignacio Aguado, había adelantado este jueves por la mañana que Borox iba a dar explicaciones esta tarde a los medios de comunicación sobre su relación con este caso de corrupción.

Tanto Aguado como el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, han subrayado que la diputada madrileña no está investigada por la Justicia pero que se comprometió a dimitir en el caso de que eso ocurriera. Sin embargo, Borox, que siempre ha defendido su inocencia, finalmente ha decidido dejar ya su cargo, según han avanzado a Europa Press fuentes de Ciudadanos.

"Un asunto personal"

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado hoy que considera que ya se han dado las explicaciones oportunas sobre la diputada y que únicamente existe un asunto personal entre ella y un "señor imputado por corrupción".

Rivera ha hecho estas declaraciones en el Multicentro Social Casa Caridad de Valencia, ciudad en la que se encuentra de visita y donde ha presenciado la tradicional "mascletà" desde el balcón del Ayuntamiento.

Uno de los supuestos cerebros del caso Púnica, el empresario David Marjaliza, afirmó en una declaración ante el juez que pagó 30.000 euros a Borox cuando era portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valdemoro, extremo que ésta ha negado.

Al respecto, Rivera ha considerado que ya se han dado las explicaciones oportunas y cree que este asunto "es personal, de hace 15 años, cuando Ciudadanos ni existía".

"Nuestros estatutos dicen que en el caso de que alguien del partido sea imputado por corrupción debe abandonar el cargo", pero ha añadido que "no hay siquiera debate interno, es algo personal, contradicciones entre ella y un señor imputado por corrupción"