Publicado: 25.10.2015 23:29 |Actualizado: 26.10.2015 07:49

El Gobierno mantendrá para el 20-D los obstáculos que impiden votar a la mayoría de los electores emigrantes

Miles de españoles siguen teniendo que pasar por un duro proceso burocrático para poder participar en las elecciones generales desde sus lugares de residencia actuales. Esto supone que muchos dejen de intentarlo o no puedan finalizar el proceso con éxito tras haberlo solicitado y se queden finalmente sin votar.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
Un hombre coge un sobre en un colegio electoral durante las pasadas elecciones catalanas. - AFP

Un hombre coge un sobre en un colegio electoral durante las pasadas elecciones catalanas. - AFP

BERLÍN.- El 20 de diciembre será la quinta cita electoral de este año, pero a pesar de ello todavía perduran las trabas para ejercer el sufragio desde el exterior. Este complejo proceso es resultado de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), que fue modificada en 2011, con el PSOE de Zapatero todavía en el Gobierno. Ello dificultó todavía más el voto desde el extranjero, estableciendo que, tras la inscripción consular, se tuviese que hacer una petición aparte si se quiere votar, lo que la Marea Granate (movimiento social que lucha por los derechos de los españoles que han emigrado) llama “voto rogado”. El Gobierno de Mariano Rajoy, mientras, no ha hecho nada por agilizar los trámites ante el miedo al posible voto de castigo que podría recibir desde fuera.

Al entrar en la web del Consulado español en Berlín sorprende no ver ningún anuncio relativo al proceso electoral, a pesar de que debería de ser uno de sus principales reclamos en un año en el que las citas electorales han sido tan frecuentes. En las elecciones catalanas sólo solicitaron ejercer su voto un 10% de los catalanes inscritos en los consulados, según datos del Instituto Nacional de Estadística. De estos, habría que restar a quienes no pudieron votar porque el voto no les llegó a tiempo. Hay quien ni siquiera se inscribe, dada la dificultad del proceso, que consta de varias fases. La embajada española en Alemania ya ha anunciado a través de sus redes sociales que prepara una alerta de voto en forma de correos electrónicos para los ya inscritos con intención de facilitar la comprensión de los trámites. Pero la incertidumbre es máxima, principalmente para quienes tienen que ejercer este derecho desde el exterior por primera vez.



Elia Carceller, que pertenece al grupo del voto de Marea Granate, lo tiene claro: “Es sorprendente que la información más completa al respecto parta de un movimiento social y no de las instituciones. Creemos que no se ha reformado la LOREG porque la mayoría de las personas que viven fuera se fueron buscando oportunidades laborales y a causa de la mala gestión de los dos partidos mayoritarios. Nuestro voto es potencialmente de castigo a estos dos partidos".

“Lo primero que deberían hacer sería derogar el voto rogado porque es un obstáculo añadido a un sistema que, ya de por sí, presenta dificultades

En las elecciones autonómicas y municipales de mayo, el partido más votado desde el exterior fue Podemos. Sin embargo, la solución a este laberinto burocrático no parece fácil. “Lo primero que deberían hacer sería derogar el voto rogado porque es un obstáculo añadido a un sistema que, ya de por sí, presenta dificultades. Se podría avanzar mucho con un registro o voto telemático, la facilitación de las inscripciones consulares, ampliación de los plazos u otras medidas como la posibilidad de descargar las papeletas directamente desde una web”, sentencia Carceller.

La opción de la descarga virtual garantizaría que muchos solicitantes del voto pudiesen ejercer realmente el sufragio y no se tuvieran que estancar en un bucle de espera, por estar pendientes de si llegan las papeletas a tiempo para poder volver a ser enviadas. Anteriormente no hacía falta solicitar el voto, sino que los inscritos recibían las papeletas en sus domicilios directamente. La participación entonces estaba en torno a un 30%. Muy alejado de ese 10% que pudo votar en las elecciones catalanas del 27 de septiembre. 

María López vive en Berlín desde hace casi dos años. Traductora y estudiante de doctorado, se marchó a la capital alemana para continuar sus estudios en el ámbito académico y se quedó. Cuando se enteró de que las elecciones generales serían el próximo 20 de diciembre, sopesó las opciones que tenía para poder votar. Si quisiera ejercer el sufragio desde Alemania sin estar ya inscrita en el consulado de Berlín tendría que intentar inscribirse, reclamar que le incluyan en el censo actualizado (ya que se toma como referencia el de agosto) y “rogar” su voto posteriormente. Las fechas para reclamar la inclusión censitaria son del 2 al 9 de noviembre y las de la petición de voto entre el 28 de octubre y el 21 de noviembre. Para este procedimiento hay dos opciones: inscripción temporal e inscripción permanente.

El mayor rechazo a registrarse como residente permanente en los consulados es el miedo a perder la sanidad en España

Con la temporal, que finaliza automáticamente cuando se cumple un año del registro (idónea para gente que no tiene intención de residir en ese lugar más de doce meses), se mantiene el padrón de la ciudad de origen, Alicante, en el caso de María López. Con la inscripción permanente su residencia oficial se encuentra en Alemania y tiene que votar inevitablemente desde allí. Esta opción puede ser favorable para quienes tengan estabilidad laboral o sepan que van a quedarse a medio plazo en ese país. El mayor rechazo a registrarse como residente permanente en los consulados es el miedo a perder la sanidad en España. Dado que en Europa muchos sistemas sanitarios son de tipo “Bismarck”, es decir, financiados por el propio trabajador o la empresa para la que trabaja (a diferencia de los que tienen un “sistema nacional de seguridad social” en el que todos los residentes tienen derecho a la asistencia médica, como hasta hace relativamente poco era el caso español), la cobertura corre riesgo de perderse si el trabajo finaliza y no se tiene derecho a paro.

La situación de María todavía no es lo suficientemente estable como para permitirse perder la sanidad española, pero a la que también podría acudir con su tarjeta sanitaria europea expedida por Alemania. Asimismo, al inscribirse como permanente y causar baja en el padrón español, se pierde el derecho a voto en las municipales. Otra opción, debido a la cercanía de las elecciones con las fiestas navideñas, sería coger algunos días libres y estar presente en su localidad el día 20, para así poder votar en la propia urna. Esto sólo puede hacerlo si se inscribe como temporal y no hace el ruego del voto o si no se inscribe en el consulado, ya que los residentes permanentes tienen que votar, inexcusablemente, desde el país en el que están inscritos. Tratándose de una ciudad como Berlín, con consulado propio y cuyas conexiones con la península ibérica son relativamente fáciles y “económicas”, el abanico de posibilidades para María se despliega. Pero, ¿qué pasaría si viviese, por ejemplo, en la Isla de la Reunión? Que su consulado pertinente sería el de París. Si se siguen los pasos de este procedimiento ya hay que visitar el consulado varias veces, cosa que no todos pueden hacer si viven lejos.

Tras la solicitud, la eterna espera. Los residentes permanentes pueden enviar su voto al consulado hasta el día 15 de diciembre o votar presencialmente en la urna de la propia institución del 16 al 18 del mismo mes. Un pequeño detalle es importante: sólo se puede votar en la urna si, con suerte, llegan las papeletas de voto por correo ordinario. Después será este órgano quien envíe por correo todos los votos emitidos en ese consulado. Los residentes temporales no pueden votar en la urna, así que tienen que enviarlo a España por carta directamente. Otro contrasentido es que siendo residente permanente no se pueda votar desde España si se está presente el 20 de diciembre.

Todos los españoles emigrantes que quieran votar el 20-D tienen que superar el mismo laberinto burocrático, con idénticos plazos

La única opción es solicitar, al menos diez días antes de las elecciones, el voto por correo desde España (para ejercerlo también allí) o estar presente entre el 15 y el 18 en el domicilio extranjero. Todo el proceso está lleno de pescadillas que se muerden la cola una y otra vez. El colmo de la ironía burocrática es que María fue citada como presidenta de mesa electoral en las elecciones municipales de mayo. Estaba inscrita como residente temporal en el consulado y había solicitado el voto desde Berlín. Por lo que se deduce que la comunicación entre las instituciones españolas partícipes del proceso electoral no es muy fluído. No pudo ir, pero su voto tampoco pisó tierras alemanas. Fue devuelto a España por dirección incorrecta a pesar de que no había ningún error en su solicitud de voto.

La complejidad del procedimiento es más que evidente. Durante esa “dulce espera” los plazos están acotados al milímetro y dejan poco margen al error. Las papeletas se empiezan a enviar al exterior el 30 de noviembre si no se produce ninguna impugnación de las candidaturas. Si esto ocurriese, las cartas con los votos no salen de la península hasta el 8 de diciembre, cuando tiene que estar resuelto el litigio. Así que estas cartas tendrían tan solo una semana para llegar a todos sus destinos, algunos alejados a más de diez mil kilómetros de distancia. La telemática tiene un papel bastante testimonial en el derecho a voto desde el exterior.

Como María, todos los españoles emigrantes repartidos por el mundo, cada una con sus circunstancias personales, que quieran votar el 20-D tienen que superar el mismo laberinto burocrático, con idénticos plazos. A pesar de tener el consulado a media hora de metro. O tenerlo a 300 kilómetros. Tanto si su voto se envía a Lleida como si se envía a Valladolid. Desde todas partes, desde cualquier parte. María vuelve este año a casa por Navidad, pero otros muchos tendrán que quedarse y otros ni siquiera podrán finalizar todo este complejo procedimiento.