Publicado: 08.02.2014 20:26 |Actualizado: 08.02.2014 20:26

Ocho detenidos en Madrid tras una manifestación contra la "represión" de la 'ley mordaza'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Contra la "gran represión" impuesta por parte "de todas las instituciones del Estado", especialmente desde que el Gobierno de Mariano Rajoy dio el visto bueno a la Ley de Seguridad Ciudadana impulsada por el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Ese es el principal motivo por el que miles de antifascistas han salido este sábado a las calles de Madrid, convocados por decenas de organizaciones, entre ellas, la Red Solidaria Antirrepresiva. Otros colectivos como el de los yayoflautas del 15-M, la Coordinadora 25-S o Stop Desahucios también acudieron a la marcha, que finalizó con ocho detenidos.

"Defendemos los derechos que hemos conquistado durante tantos años; derechos que ahora nos quieren quitar", explicó el portavoz de la Red, Damián Caballero. "Desde el punto de vista democrático, el Estado policial que quieren imponer no tiene sentido", denunció a este diario mientras el resto de manifestantes pedía la dimisión de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. 

"Madrid será la tumba del fascismo", "La voz del pueblo no es ilegal" o "Menos escolta, que no somos el rey" fueron algunos de los gritos más coreados durante la marcha entre Cibeles y Plaza España. Entre la multitud (los convocantes estiman que acudieron casi 5.000 personas, algunas de ellas encapuchadas y rodeadas de un gran cordón de antidisturbios) destacaban banderas comunistas, republicanas, antifascistas y carteles con lemas como "¿Protestar es terrorismo?" o "Con grises, hoy azules, Franco ha vuelto". La manifestación, que había trasncurrido de forma pacífica, terminó con ocho personas detenidas por "desórdenes públicos", según informó la Policía Nacional a Europa Press. En concreto, se han producido seis detenciones en la plaza del 2 de Mayo y otras dos en la Glorieta de Bilbao.

Y aunque la convocatoria nada tenía que ver con la declaración de la infanta ante el juez Castro, algunos manifestantes aprovecharon también para cargar contra la familia real y hacer gala de su republicanismo. Como Pepe Espinosa, un "abuelo del 15-M" que lucía una pegatina con las caras de Franco, el rey y el príncipe Felipe. "El padre, el hijo y el Espíritu Santo", bromeó. Pero su mensaje estaba claro: "Corruptos fuera. El poder para el pueblo", sentenciaba el adhesivo, que ya anunciaba una futura movilización para el próximo 14 de abril. 

La llamada ley mordaza impone cuantiosas multas por convocar "concentraciones no comunicadas ante instituciones del Estado" u "obstruir a la autoridad en la ejecución de sus decisiones administrativas o judiciales, como en los desahucios", entre otras cuestiones. De hecho, según Caballero, "ya están empezando a detener a compañeros por expresar sus opiniones en Twitter". "Y eso no es un delito, nunca lo ha sido, están vulnerando el derecho a la libertad de expresión", apostilla, enfadada, una mujer que también portaba la pancarta de cabecera. ¿El lema? "Contra su represión, nuestra resistencia".

No obstante, la ley mordaza no fue el único centro de la diana para los manifestantes. Otras normativas como la contrarreforma de la ley del aborto impulsada también por Gallardón y la petición de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, para que se endurezca el derecho a huelga de los trabajadores son también motivos de "lucha" para la Red Solidaria Antirrepresiva. Además, la plataforma ya prepara nuevas movilizaciones "para exigir al Ministerio de Interior [que dirige Jorge Fernández Díaz] que no vuelva a ocurrir un genocidio como el de estos días en Ceuta", concluyó Caballero.