Público
Público

Olivera: el hombre del PP en la UDEF declara en el Congreso sobre la financiación ilegal

Estaba al frente de la unidad de delincuencia económica de la Policía en los primeros años del caso Gürtel, con el caso del espionaje en la Comunidad de Madrid o cuando se interpusieron diversas denuncias sobre el Canal de Isabel II y el ático de Ignacio González. Durante la etapa del comisario José Luis Olivera estas causas o no han llegado a dar con dirigentes del PP nacionales o fueron paradas; y también comenzaron los escándalos de filtraciones e informes apócrifos. Pero el Gobierno le ascendió a director del CITCO.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

José Luis Olivera es felicitado por el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al ser nombrado director del CITCO, en enero de 2015. EFE/J.C.Hidalgo

La declaración de este martes en el Congreso de los Diputados del comisario José Luis Olivera, actual director del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), es la más esperada después de que el inspector Manuel Morocho, jefe del grupo de investigadores de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que llevan 10 años destapando las vergüenzas del Partido Popular y los empresarios de la red de Francisco Correa, explicara las "tensiones jerárquicas" que ha sufrido a la hora de plasmar los datos en sus informes sobre la trama Gürtel. 

Mientras que tres comisarios generales de Policía Judicial -superiores de Olivera cuando era jefe de la UDEF- perdieron su puesto con la llegada del PP, como Juan Antonio González, o por querer investigar determinados aspectos de Gürtel y el ático del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, como es el caso de José Enrique Rodríguez Ulla o José García Losada; José Luis Olivera es el único beneficiado tras estar al cargo de la investigación que afecta el Gobierno, con un ascenso a director del CITCO. 

Muchos de sus compañeros no tienen reparos en señalarle como "la mano negra" del PP dentro de la UDEF, "es la persona que se ha dedicado a frenar a los investigadores, destituyéndolos si era necesario". Y añaden diferentes policías que han trabajado codo con codo con Olivera: "De una de las cosas que se solía jactar era de las relaciones que tenía a través de su padre con el ex ministro Jorge Fernández Díaz y también con el marido de María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro". 

Villarejo y Moix, sus compañeros de viaje

Dos hombres sin duda marcan la trayectoria de José Luis Olivera durante su paso por la UDEF, ambos relacionados directamente con las investigaciones sobre el Partido Popular en la Comunidad de Madrid: el ex fiscal anticorrupción, Manuel Moix, reprobado por el Congreso; y el comisario José Manuel Villarejo Pérez, en prisión por los presuntos delitos de cohecho y blanqueo de capitales. 

El comisario jubilado Jaime Barrado le señaló directamente en el documental Las cloacas de Interior y en una entrevista concedida a Público  como la persona que informaba al Gobierno de la Comunidad de Madrid que dirigía Esperanza Aguirre de cómo evolucionaban las investigaciones sobre el espionaje entre miembros del PP. Barrado fue destituido del caso por sus numerosos encontronazos con Olivera, que dejó la investigación estancada con las imputaciones del sargento José Oreja de la Guardia Civil, otro compañero y un bedel. 

Sin embargo, las investigaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil, tanto en el caso Púnica como en Lezo, señalan claramente que ese espionaje, por el que aún siguen imputados los guardias, fue hecho por agencias de detectives como Método 3 y pagado por el empresario David Marjaliza o con fondos públicos de la Comunidad de Madrid. 

Los comisarios José Manuel Villarejo (abajo) y José Luis Olivera (detrás) a su llegada a Melilla, en 2015. EL PAÍS

Es en esos años cuando ambos coinciden como profesores de unos de los máster organizados por Schola Iuris, una empresa relacionada con el comisario José Manuel Villarejo Pérez, según Asuntos Internos, y que formaría parte de su entramado empresarial de presunto blanqueo de capitales por el que ahora está en la prisión de Estremera. 

En ese informe, Asuntos Internos destaca diversas operaciones en las que Villarejo ha hecho negocio con imputados en causas de corrupción investigados por la UDEF, como Malaya y el caso Astapa. También está acreditado en diferentes tribunales que han contratado sus servicios empresarios relacionados con la financiación ilegal del PP, como Javier López Madrid, de la constructora OHL. Sin embargo, Villarejo no firma diligencia alguna en todos los trabajos que ha hecho junto con su homólogo Olivera. 

Por esa estrecha unión, que ha llevado a Olivera a mantener la relación con Villarejo más allá de su paso por la UDEF estando ya en el CITCO, diferentes policías se preguntan "si siendo el jefe de la unidad de delitos económicos nunca 'detectó' que su compañero tenía presuntamente una red de blanqueo de capitales cómo va a detectar quién es la X de los papeles de Bárcenas. Ni lo sueñes".