Publicado: 21.05.2015 18:19 |Actualizado: 22.05.2015 07:32

Oltra: “Vamos a hacer que nos devuelvan hasta el último céntimo robado”

La candidata de Compromís está convencida de que será presidenta. Pactará con quien tenga un discurso emancipador, defienda los servicios públicos y esté “en la decencia política”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 12
Comentarios:
La candidata de Compromís, Mónica Oltra

La candidata de Compromís, Mónica Oltra

VALENCIA.- Defensora de causas por ganar en la oposición contra Francisco Camps y Alberto Fabra, la abogada Mónica Oltra (Neuss, Alemania, 1969) va a por todas. Después de un largo proceso hasta encabezar la lista de la coalición Compromís, Oltra asegura estar preparada para liderar un gobierno de diálogo y lidiar con unas Corts Valencianes multipartidistas en las que el PP pase a la oposición. Segura de sí misma, se muestra confiada en que ella será presidenta, por encima de los resultados que obtengan los socialistas o Podemos.



Hace un año y medio el cambio al frente del Gobierno valenciano se daba por hecho. Ahora, en cambio, el escenario parece más incierto. ¿Lo ve Mónica Oltra así también?
Creo que el cambio político está cantado, el PP no gobernará si no tiene mayoría absoluta porque ningún partido democrático le puede dar el gobierno a un partido tan corrupto y podrido como el PP.

¿Qué parte de culpa tienen los valencianos que siguen votando al PP, después de tantos casos de corrupción?
No me gusta hablar de culpa porque es un concepto que nos ha sometido mucho, me gusta más hablar de responsabilidad. Pero es cierto que nadie votó al PP para que nos robaran. Ninguna persona les votó para que nos engañaran y nos saquearan. Por tanto, creo que la responsabilidad penal, política y moral es de quiénes nos han engañado y nos han saqueado.

Ustedes hablan en su campaña de hacer política para las personas. ¿Quién no hace política para las personas?
Los que han rescatado bancos, los que han hecho que esta crisis-estafa la paguen las clases medias y más humildes, los que han recortado nuestros servicios públicos, los que han preferido cerrar plantas de hospital o unidades escolares pero pagarle 1.300 millones de euros a Florentino Pérez por el fiasco de Castor. Esos hacen política para los intereses de unos pocos. Es cierto que esos también son personas, pero cuando nosotros hablamos de personas nos referimos a la mayoría social.

Alberto Fabra dice que no ha cerrado ningún hospital ni ningún colegio…
Pero es mentira. Si sumas todas las unidades escolares que ha cerrado, te salen 80 colegios de dos líneas. No ha cogido un colegio y ha dicho ‘venga, los niños a la calle y que no estén escolarizados’; ¡faltaría más! Es que los gobiernos no cierran colegios. Los protegen y protegen a la infancia, cosa que este gobierno no ha hecho. Tenemos un 36,6% de pobreza infantil en la Comunidada Valenciana, según datos de UNICEF.

Mónica Oltra

Mónica Oltra

Ustedes hicieron su última campaña insistiendo en mensajes contra la corrupción y en ésta apuestan por esta idea de rescatar a las personas. ¿Cree que son mensajes que ilusionan al electorado?
Sobre el dolor no se construye una alternativa. Y la corrupción y la pobreza lo que han generado es mucho dolor porque la gente que se ha ido quedando por el camino, al mismo tiempo, tenía que oír en los medios de comunicación cómo nos estaban robando. En esta última etapa, hemos querido construir la alternativa política y el discurso público para que podamos cogernos de la mano con la gente que había bajado los brazos. No sólo proteger los sueños conjuntamente, sino también darle la concreción a la política que nos pueda hacer más felices, que mejore la vida de la gente. Sé positivamente que eso ilusiona a la gente. La crítica al otro empodera, pero la construcción del futuro de nuestros hijos ilusiona.

Una de vuestras medidas estrella es el Concierto Económico Responsable. ¿En qué consiste esta propuesta?
Nosotros lo planteamos de la siguiente manera: tenemos que conseguir una financiación justa porque los valencianos no queremos ser un pueblo de segunda. Somos la única comunidad autónoma pobre que paga a las más ricas. Eso es una anomalía democrática. El PP nos ha situado en la España pobre: tenemos renta per cápita y PIB por debajo de la media española, mientras que el paro y la pobreza están por encima de la media. Eso no se ajusta a la Constitución. Con estas condiciones económicas deberíamos ser comunidad receptora, pero no ha ayudado la imagen que ha dado el Gobierno valenciano, Rita Barberá y Esteban González Pons, subidos a Ferraris... La gente pensaba que aquí atábamos los perros con longanizas y no es verdad. Aquí los sueldos y las pensiones son más bajas. Por eso, lo primero es conseguir esa financiación justa y la deuda histórica, consecuencia de la infrafinanciación, y el concierto además lo que supone es la capacidad de recaudar. Nosotros somos una fuerza de proximidad y cuanto más cerca del ciudadano se recauda, más conciencia de democracia inclusiva se genera.

¿Plantearán un concierto así para todas las comunidades autónomas?
Nosotros abogamos por un modelo federal y el concierto probablemente sería una buena opción para otras comunidades autónomas. La recaudación de tributos es una base fundamental de la democracia ya que es lo que te permite tener los ingresos que garantizan los derechos de las personas. Supone acercar la democracia y es bueno que esté lo más cerca posible de la gente.

¿Cómo van a negociar esto con Madrid, contando con que habrá que reclamarlo al gobierno central y éste será de distinto color al suyo?
Negociando con contundencia. A mí no me importan los colores. Aquí el color es el del pueblo valenciano, ése es mi color. Y el que no quiera entender eso por las buenas, lo tendrá que entender por las malas, en los tribunales. Se está incumpliendo la Constitución y no es justo lo que nos está pasando. Lo tienen que entender sí o sí.

Usted se hizo famosa en todo el Estado por aquella camiseta que decía ‘Wanted Camps. Only alive’. Si llega al gobierno, ¿tomará alguna medida para ‘cazar’ a Camps?
Entiendo que esas medidas las tiene que poner la justicia. Hay suficientes datos ya encima de la mesa, como el caso de la Fórmula 1 en el que ya hay una querella presentada al fiscal, y creo que Camps ya está en vías de ser cazado. No obstante, lo que vamos a hacer es poner medidas para cazar a todo aquel que se enriqueció, saqueó y malgastó y, sobre todo, para que devuelva hasta el último céntimo que nos han robado. La gente no solo quiere que vayan a la cárcel, quiere que devuelvan el dinero. No sirve de nada que vaya seis meses a la cárcel y luego saque su dinero de Suiza o de Andorra o donde tiene las cuentas esta gente. Tienen que devolver el dinero.

¿Cómo les obligarán a hacerlo?
Cuando lleguemos al Gobierno, habrá que revisar la documentación y los cajones y, en función de eso, habrá que ir a por todos y cada uno sobre los que pueda haber indicio de delito. Habrá que limpiar de porquería las instituciones y que paguen su responsabilidad penal, económica y política, y que la gente pueda saber la verdad. En los casos en los que haya difícil prueba de delito, pero sí esté claro que ha habido un mal uso de dinero público, el Tribunal de Cuentas tiene lo que se llama el procedimiento por alcance, mediante el cual los responsables deben devolver el dinero que se haya perdido por una responsabilidad o negligencia política. Ésa es la vía, nosotros ya la utilizamos con la Fórmula 1 acudiendo a la Fiscalía del Tribunal de Cuentas.

Usted hizo una oposición muy activa y beligerante, ¿cómo se imagina un Parlamento con ustedes en el Gobierno y el PP en la oposición?
Creo que el PP va a tener mucho trabajo en los próximos años. Fabra renunció a ser presidente para ser candidato y su reto más grande va a ser limpiar de porquería su partido, van a estar ocupados. Como nosotros queremos plantear un gobierno desde el diálogo y unas Cortes multipartidistas donde la palabra vuelva a ser protagonista, me parece que puede ser una legislatura donde se imponga el diálogo absoluto frente a la mayoría absoluta que teníamos antes.

Dentro de ese diálogo, ¿con qué posibles socios de gobierno se sentiría más cómoda?
Con aquellos que tengan un discurso emancipador parecido al nuestro. No con los que han seguido los preceptos de la Troika; no con los que dicen una cosa cuando son gobierno y otra cuando son oposición; con aquellos que tienen un compromiso con las políticas que defienden a las personas y los servicios públicos, y que estén en la decencia política.

¿Eso incluye a Ximo Puig?
Pues depende de dónde se vaya a colocar. Siempre he dicho que no es tanto con quién vamos a pactar si no qué vamos a pactar. Creo que tienen que estar muy claros las propuestas y objetivos que vayamos a tener. No estoy hablando de escribir una biblia de doscientos folios, hablo de diez o doce propuestas clave que caben en un folio y que pueden cambiar el mundo.

Pero, ¿facilitaría que Ximo Puig fuera presidente de la Generalitat?
Preferiría que él facilitara que yo fuera presidenta. (Risas).

A falta de candidato y de propuestas conocidas, Podemos dijo que estaba dispuesto a proponerle usted como presidenta de la Generalitat, ¿qué le parece?
Muy bien. Me parece bien, que me voten… en Compromís.

Que voten a Compromís o…
Bueno, los ciudadanos ya sabrán. Pero, en cualquier caso, me parece bien. Si confían más en mí que en su candidato para ser presidenta, por algo será.