Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

Operación Cataluña Interior fletó un avión a Suiza buscando una cuenta de Trias pese al criterio de la Fiscalía

El número dos del director adjunto operativo de la Policía, Fuentes Gago, voló a Ginebra buscando pruebas contra el alcalde de Barcelona tres días después de que Anticorrupción les informase del archivo del caso tras verificar que Trias no tenía dinero en Suiza y que el número de cuenta publicado en 'El Mundo' ni siquiera correspondía a los códigos bancarios suizos

Publicidad
Media: 3.69
Votos: 13
Comentarios:

Extracto del oficio "reservado" del subinspector general de la Policía en el que se detalla el viaje de Fuentes Gago a Suiza y su regreso en la aeronave policial 'Ángel-41EC-GBB'.

En las conversaciones grabadas en su despacho de Interior que Público desveló hace un año, el ministro Jorge Fernández Díaz presionó a su interlocutor –el entonces jefe de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso– para que se filtrara a medios afines el número de una supuesta cuenta en Suiza del alcalde de Barcelona, Xavier Trias, desde la que presuntamente había enviado 12,9 millones de euros a otra cuenta en Andorra.

De Alfonso se mostró reacio a ir adelante con el plan, porque no tenía la certeza de que ese supuesto chivatazo de un informante en Suiza fuera verdadero. Sin embargo, el ministro insistió en la necesidad de ir adelante con varios montajes para lograr el desprestigio personal de personalidades importantes de Convergència antes de que se celebrase, tres semanas después, la consulta popular soberanista del 9-N. Así que, dicho y hecho, sólo once días después de que Fernández Díaz y De Alfonso trataran (el 16 de octubre de 2014) sobre la falsa acusación de blanqueo a Trias, ese infundio era publicado a toda portada por el diario El Mundo, uno de los rotativos a los que se habían referido, y estaba firmada por los mismos periodistas que habían citado.

No cabe duda, pues, de que el ministro no hizo caso de las cautelas de De Alfonso, quien le dijo claramente: "No tengo ninguna, ninguna prueba, ninguna, ninguna". También hizo oídos sordos Fernández Díaz a su interlocutor cuando le advirtió: "Pero El Mundo no. El Mundo no, porque yo conozco a Inda y al otro y son unos locos". Pues serían precisamente Eduardo Inda y "el otro" (Esteban Urreiztieta) quienes firmasen, con Fernando Lázaro, una de las exclusivas más infames de la prensa española:

Un alarde periodístico sin precedentes (lo de titular a toda página sólo con cifras) que adolecía de un defecto fundamental: ni Trias tuvo jamás cuenta en la Union de Banques Suisses (UBS) ni siquiera –algo aún peor para la supuesta investigación periodística– ese montón de cifras correspondía al formato de los números de cuenta empleado por esa unión bancaria suiza. Tal como accedieron a certificar tres días después de aquella información dos consejeros jurídicos de la UBS, como se puede leer en esta traducción oficial del original en francés, que figura en el sumario:

¿De dónde sale, entonces, ese número de cuenta falso y esa cantidad de euros no menos ficticia? Eso lo tendrían que contestar el director adjunto operativo (DAO) de la Policía, el comisario Eugenio Pino, y su jefe de gabinete, el inspector José Ángel Fuentes Gago. Porque, en la conversación con Fernández Díaz, De Alfonso confiesa: "Pues yo ministro, a mí me lo dice alguien del Cuerpo Nacional de Policía, y creo que si esa información la tiene El Mundo, la tiene por el Cuerpo Nacional de Policía". Desde el primer momento De Alfonso ha reconocido que su contacto en Interior, y el que gestiona las citas con el ministro, es Fuentes Gago.

Fuentes Gago fue recogido en Ginebra por el avión policial 'Ángel' modelo 41 EC - GBB (B20) adscrito al Servicio de Medios Aéreos de la Policía 

Más aún, Fuentes Gago hace un viaje relámpago a Ginebra –donde supuestamente está domiciliada la cuenta ficticia de Trias– en cuanto la Fiscalía Anticorrupción decide archivar el caso por falta de verosimilitud de la acusación. Como se demuestra en el fragmento del certificado de la Subdirección General de la Policía que encabeza este artículo, el número dos de Pino no sólo viaja a esa ciudad Suiza, sino que después es recogido allí por una "aeronave policial española", de nombre Ángel y modelo 41 EC - GBB (B20), "adscrita al Servicio de Medios Aéreos de la DGP" (Dirección General de la Policía).

Fuentes Gago debería explicar por qué viaja con tanta urgencia a Ginebra [al final de este artículo se pueden consultar todos los archivos internos policiales que detallan ese viaje] justo cuando Anticorrupción acaba de decidir el archivo del caso. Y esa visita relámpago a Ginebra se produce sólo tres días después de que se haya notificado ese archivo a la Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Policía, como se puede ver en el fragmento del certificado de la Fiscalía que se reproduce a continuación (el documento íntegro se puede consultar al final del artículo):

Es decir, el jefe de gabinete del DAO está utilizando fondos reservados de la Policía para viajar a Ginebra en busca de pruebas contra un político relevante, a pesar de que la Fiscalía que lleva la causa ha decidido poner fin a la investigación y así se lo ha comunicado. Eso no sólo es ilegal –puesto que la Policía sólo puede conducir las investigaciones que le solicitan jueces o fiscales–, sino que supone un presunto delito de malversación de fondos públicos... con el objetivo de destruir la reputación de políticos rivales del partido en el Gobierno.

Fuentes Gago gozó durante nueve meses de la plaza y el salario de jefe del Servicio Operativo de la Casa Real, sin que la Zarzuela lo supiera

Lo de jefe de gabinete va en cursiva porque ese cargo no existe en el organigrama de la DAO y, según ha podido saber Público de fuentes policiales, para garantizar un buen puesto y salario a su número dos, Eugenio Pino llegó a designar a Fuentes Gago como supuesto "jefe del Servicio Operativo de la Casa de Su Majestad el Rey", sin conocimiento de la Zarzuela. Plaza que ocupó –con un excelente sueldo de nivel 27– entre el 13 de enero y el 8 de octubre de 2015. O sea, recibió esa prebenda menos de un mes después de su viaje a Ginebra en busca de algo con lo que hundir la reputación del alcalde de Barcelona.

Está claro que sólo Eugenio Pino pudo también ordenar el viaje de Fuentes Gago a Suiza, movilizando incluso para ello un avión policial privado, así como autorizar el empleo de fondos reservados para esas operaciones de la brigada política cuya existencia sacaron a la luz las exclusivas de este diario. Aunque, por supuesto, no es posible rastrear los gastos y pagos con fondos reservados –su gestión y administración fueron diseñadas para que permanecieran secretas y no dejaran rastro–, así que es imposible verificar si es cierto que Fuentes Gago llevó a Suiza 1,5 millones de euros para pagar al confidente que les dio, a cambio, ese chivatazo falso, como publicó el semanario Ahora en septiembre de 2016.

El número dos de Pino puede haber cometido encubrimiento con su informe para tapar el imperio empresarial del comisario Villarejo

Ciertamente, Fuentes Gago hizo muchos trabajos sucios para Pino, como el informe sobre el enorme patrimonio del excomisario José Manuel Villarejo, y su imperio de empresas incompatibles para un funcionario policial. Informe que elaboró en marzo y abril de 2015 –cuando supuestamente se ocupaba del servicio operativo de la Casa Real– para exonerar a Villarejo, algo que según fuentes judiciales podría constituir un delito de encubrimiento. Por todos estos servicios, antes de jubilarse Pino recompensó a Fuentes Gago con el puesto de agregado de Interior en la Embajada en La Haya, cargo que conlleva dietas mensuales de 10.000 euros, además de uno de los mejores salarios del cuerpo policial.

Pero volvamos al caso Trias. Eugenio Pino ha insistido una y otra vez en que se sigue creyendo la existencia de esa cuenta fantasma en Suiza, alegando que el chivatazo procedía de "una fuente de toda credibilidad", según declaró en una entrevista que concedió a El Mundo el pasado 8 de febrero. El exalcalde se querelló por ello contra el exDAO y Pino fue a declarar ante la jueza del Juzgado de Instrucción Nº25 de Madrid el pasado 13 de junio, ratificándose en sus acusaciones contra Trias, a pesar de que han sido ya desmentidas hasta por la UDEF, como se ve en este otro certificado obtenido por Público:

Pino 'confía' en una fuente y unas pruebas que no conoce

Acusaciones que mantiene en contra de todas estas evidencias y de las decisiones de Anticorrupción simplemente porque, según la transcripción judicial de su testimonio ante la jueza en su declaración como investigado: 

"...creía que la fuente de información era muy buena y que los policías que estaban investigando eran fiables. Que la labor de la UDEV [por UDEF] en este tema era investigar y por lo que le cuentan ellos tenían un informe que el declarante desconoce. Que la fuente a que hace referencia en la entrevista no sabe muy bien cual es. Solo que se lo dijeron en la Comisaría de información. Que estas fuentes suelen ser secretas, pero sabe que son fiables porque se lo dicen sus subordinados, aunque éstos no le dicen qué fuente es".

Vaya, que no tiene ni idea de cuál es la fuente ni qué pruebas existen, pero sigue insistiendo ante la jueza en su convencimiento de que Trias tenía esa cuenta:

"Que el declarante mantuvo que la información es buena por los pantallazos que tienen de la cuenta en Suiza y por lo que le dice la fuente. Que no sabe cuál es el
pantallazo que dio la policía, ni qué cuenta era, ni cuando se dio
. Que sí sabía que
existía un certificado de la Unión de Bancos Suizos negando la existencia de cuentas del Sr. Frías [por Trias]. Que el declarante no da credibilidad a ese oficio porque salió con una gran rapidez, ya que transcurren solo dos días desde que sale la notifica hasta que se emite el certificado".

Eugenio Pino reconoce a la juez que mantiene su acusación contra Trias pese a no tener pruebas, para ayudar a los periodistas

Así que el que fuera máximo responsable operativo de toda la Policía de España no da valor a certificados bancarios oficiales porque los han hecho las autoridades del banco en "sólo dos días", pero sí mantiene acusaciones sin pruebas de una fuente que desconoce y que se basa en pruebas que ignora. ¿Cómo puede sostener semejante versión ante la Justicia? Pues por lo siguiente:

"Que sí sabe que existe un proceso penal contra unos periodistas por haber dado esta misma información. Que sabe que había una línea de investigación, pero no sabe más. Que él con esta noticia intentaba respaldar a los profesionales que están cuestionados. Que a día de hoy mantiene que tiene una convicción personal de veracidad de que el Sr. Frías [por Trias] tiene una cuenta en Suiza porque ha tenido una relación personal con Suiza".

En resumen, que sigue empecinado en mantener una acusación a todas luces falsa con el fin de ayudar a los periodistas que publicaron la filtración. Una información que ya fue perfectamente descrita por el primer juez que se hizo cargo de la causa (José Emilio Coronado, del Juzgado de Instrucción nº16 de Madrid):

La información que mantiene Pino "no se ajusta a la realidad", dice el magistrado. ¿Cuándo podremos saber la realidad de toda esta cloaca de Interior? Las respuestas están en el documental Las cloacas de Interior que se estrena este miércoles en el cine Proyecciones de Madrid (22.00h) y que hasta ahora ninguna cadena de televisión se atreve a emitir.