Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

Operación Troika El mafioso ruso que amenaza al fiscal Grinda contrata al abogado de Villarejo y De la Joya

El letrado Ernesto Díaz-Bastien, defensor del excomisario en el caso Tándem y del millonario en Lezo, acaba de regresar de San Petersburgo con un dossier de materiales contra uno de los dos fiscales Anticorrupción que llevan el caso Troika, cuyo juicio se celebra actualmente en la Audiencia Nacional. Las amenazas de muerte contra Grinda y su familia por parte de Ilya Traber, uno de los más altos 'capos' de la mafia de Petrov, son una de las pruebas que se presentan en la vista oral.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Guennadios Petrov, en el momento de su detención en Palma de Mallorca en 2008.

Hace ya año y medio que ordenó acabar con la vida del fiscal Anticorrupción que considera su principal enemigo, e hizo extensiva la amenaza de muerte a su familia. Ahora, el capo de la mafia rusa Tambovskaya y amigo del diputado de la Duma que está siendo juzgado en la Audiencia Nacional –junto a otros 17 imputados– por blanqueo y asociación ilícita, Ilya Traber, ha fichado a un abogado de las cloacas de Interior con la intención de acabar profesionalmente con el fiscal José Grinda, conocido por investigar causas célebres como la del 3% en Catalunya.

Traber, socio y cómplice, según la Fiscalía, de Guennadios Petrov –quien lidera la Tambovskaya, una de las organizaciones mafiosas más importantes del mundo–, ha contratado al abogado Ernesto Díaz-Bastien, quien viajó a San Petersburgo el pasado jueves y ha regresado el domingo con un dossier de materiales diseñados para destruir la carrera del fiscal Grinda, según ha podido saber Público de fuentes letradas y jurídicas.

Díaz-Bastien es abogado del famoso excomisario José Manuel Villarejo –al que defiende en el caso Tándem, por el que está preso e imputado por varios delitos, incluidos cohecho, blanqueo y organización criminal– y del millonario Adrián de la Joya, imputado en el caso Lezo por haber recibido en una cuenta en Suiza –donde reside– un millón y medio de euros correspondientes a una supuesta comisión de OHL por la adjudicación del tren a Navalcarnero que impulsó la hoy ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y que muchos atribuyen al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

En el caso Troika de la mafia rusa Tambovskaya-Malyshevskaya que se juzga ahora en la Audiencia Nacional, el diputado del Parlamento ruso (la Duma) imputado en la causa, Vladislav Matusovich Reznik, ha reconocido ante el tribunal que es amigo de Traber desde que eran jóvenes –cuando él era estudiante y Traber era un cadete de la Academia Militar– y que fue este último quien le presentó al jefe de esa mafiya rusa, Petrov, huido de España y refugiado en San Petersburgo.

La fiscal general Madrigal avisó a Interior en 2016 de que Ilya Traber había amenazado al fiscal Grinda y su familia

La Acusación Pública –formada por Grinda y el fiscal Juan Carrau, también de Anticorrupción– asegura que el diputado era el encargado por Petrov para colocar a sus cómplices en "puestos decisivos" de la Administración rusa y facilitar el blanqueo de los fondos obtenidos con actividades delictivas. Una función que sin duda podía ejecutar Reznik, porque era el presidente de la Comisión Parlamentaria de Instituciones de Crédito e Instituciones Financieras, así como miembro del Consejo Nacional de Bancos de Rusia.

Así que, según la Fiscalía, Traber era el lugarteniente de Petrov y nexo fundamental con las autoridades de Moscú para que la Tambovskaya pudiera blanquear el producto de sus fechorías. Y, en 2016, cuando vio que Anticorrupción había reunido pruebas suficientes para desmantelar toda la red, Traber dio la orden de acabar con Grinda y su familia.

Alertada de ese hecho por los servicios secretos españoles, la entonces fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, dirigió una carta –el 7 de octubre de aquel año– al secretario de Estado de Seguridad de Interior, Francisco Martínez, mostrándole su preocupación por "las amenazas directas" contra Grinda y su familia por "miembros de la organización Tambovskaya". En su escrito, Madrigal subraya que Traber "es uno de los dirigentes" de esa "organización criminal" y solicita información sobre "la seguridad personal de los miembros de la familia" del fiscal amenazado, subrayando que entre ellos "se encuentran menores de edad".

Grinda asegura que ninguna amenaza doblegará a la Fiscalía

Esa misiva fue admitida como prueba por el tribunal al comienzo del juicio, hace tres semanas. Ayer mismo, Grinda proclamó: "Ninguna amenaza me va a impedir hacer mi trabajo como funcionario público; la Fiscalía española no se va a doblegar nunca a este tipo de amenazas".

El juicio que se celebra ahora en la Audiencia Nacional debe concluir nueve años y medio de investigaciones que iniciaron con la Operación Troika el entonces juez Baltasar Garzón y el fiscal Anticorrupción David Martínez Madero, ya fallecido. Pero ninguno de los jefes máximos de las dos mafias rusas involucradas –la Tambovskaya, cuyo nombre procede del pueblecito de Tambov, junto a San Petersburgo, y la Malyshevskaya, del capo Alexander Malyshev quien al parecer sufre ahora una enfermedad mental degenerativa– comparece ante el tribunal, porque están en "paradero desconocido"... dentro de Rusia.

Pero, como escribió en su día la fiscal general Madrigal, "los antecedentes delictivos y los hechos" atribuidos a esa gran organización mafiosa hacen que sus amenazas tengan un "carácter particularmente inquietante".