Publicado: 14.08.2015 12:12 |Actualizado: 14.08.2015 12:44

La oposición en bloque pide la dimisión del ministro

El Partido Popular se queda solo defendiendo a Fernández Díaz frente a las acusaciones de no tomarse "en serio" la corrupción (PSOE), tratar como a "tontos" a los ciudadanos (CiU), contar una "milonga" (IU) o dar una versión "patética y ofensiva" (UPyD) Rajoy conoció el encuentro por los medios, según el responsable de la Seguridad del Estado.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
Trevin EFE

El portavoz del PSOE en la Comisión de Interior del Congreso, Antonio Trevin. EFE

MADRID.- Todos los grupos parlamentarios, salvo el PP y sus socios navarros de UPN, han pedido esta mañana la dimisión del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por haberse reunido con el exvicepresidente Rodrigo Rato, imputado por varios delitos fiscales, en su despacho oficial el pasado 29 de julio.

Tras la intervención primera de Fernández Díaz ante los portavoces parlamentarios de la Comisión de Interior del Congreso, explicando que recibió a Rato por las amenazas a su seguridad y la de su familia, los diputados reprocharon al ministro la  totalidad de sus argumentos y justificaciones, sobre todo, por que el encuentro se conoció al salir en los medios y no por iniciativa propia de Interior, lo que tumba su defensa de la "transparencia" con la que actuó.



El PSOE recuerda que Rato fue visto en Gijón paseando en Vespa: "Así de preocupado estaba, reverdeciendo su pasado 'yeyé"

Los grupos parlamentarios coincidieron en restar credibilidad a las explicaciones de Fernández Díaz sobre su entrevista con el imputado Rato, pero algunos partidos, como PSOE, UPyD e IU han elevado la exigencia de responsabilidad al presidente Mariano Rajoy. Para el socialista Antonio Trevin, los únicos asuntos personales que preocupan a Rato son las investigaciones en los casos de Bankia, las tarjetas black, las preferentes o el blanqueo de capitales, y no se cree la versión de que había inquietud por su seguridad, pues asegura que el exvicepresidente ha sido visto en Gijón paseando en Vespa: "Así de preocupado estaba, reverdeciendo su pasado yeyé".

A su juicio, si Rato tiene problemas de seguridad, lo que debe hacer es ir a cualquier comisaría, Gijón o donde sea, pero "lo que realmente explica todo este escándalo es que ponen las instituciones del Estado al servicio del PP y que su Ministerio no acaba de tomarse en serio la lucha contra la corrupción".

"Obsceno", según UPyD

Para el PSOE, la cita no fue "un despiste" ni un "acto de soberbia", sino que es "la constatación de que confunden el partido con el Gobierno", una confusión que pone de manifiesto "una carencia democrática" que incapacita a Fernández Díaz para continuar en el Ministerio. A su juicio, tras este Rodrigo, aguanta, sé fuerte, Fernández Díaz debería ser destituido por el presidente Rajoy, y "si no lo hace, será el inductor de la entrevista, siguiendo con la estrategia de proteger a los imputados del PP".

"Su comparecencia ha sido como un corte de mangas a todos nosotros", aseguró Rosa Díez

Rosa Díez, portavoz parlamentaria de UPyD, ha asegurado que la explicación de Fernández Díaz ha sido contradictoria, ofensiva, bochornosa y ciertamente patética. "Es un acto obsceno, es como un corte de mangas a todos nosotros", ha dicho. Según la representante de UPyD, la cita transmite el mensaje de que, cuando a alguien le quitan la escolta, lo que hay que hacer es hablar directamente con el ministro del Interior, cuando se supone que esas decisiones de toman con criterios técnicos. "Y si conoces al jefe, te reúnes con él", ha añadido.

A su juicio, lo único que debería hacer Fernández Díaz es presentar su dimisión, pero también ha implicado al presidente del Gobierno preguntando quién recibió la llamada de ayuda de Rato, el ministro o el propio Mariano. "¿Conocía el presidente el encuentro?", ha preguntado.

La todavía líder de UPyD, Rosa Díez, en una imagen de archivo. EFE

La portavoz de UPyD, Rosa Díez. EFE

Ricardo Sixto, portavoz de Interior de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), ha restado crédito a "la milonga que ha venido a contar" el ministro del Interior, pues considera que habría bastado con una llamada. En su opinión, no es serio hablar de tuits amenazantes cuando hay mucho españoles que reciben ese tipo de mensajes y no son recibidos en Interior, y cree que sólo su argumentación ya es motivo para exigir la dimisión de Fernández Díaz. "Pero para el PP, el verbo dimitir parece ser una palabra rusa", ha añadido con sorna.

"Para el PP, el verbo 'dimitor' parece ser una palabra rusa", ha ironizado el portavoz de la Izquierda Plural

También Izquierda Plural quiere conocer qué sabía Mariano Rajoy de este encuentro y a quién llamó Rato pidiendo ayuda, pues no descartan reclamar también la dimisión del presidente.

Feliu Guillaumes, de Convergència (CDC), considera que redcibir a Rato en Interior fue "una barbaridad" y rechaza las explicaciones ofrecidas por el ministro porque "nadie puede creerse" que sólo hablaran de la seguridad. "Nos toman por idiotas", ha zanjado, para acabar exigiendo la dimisión de Fernández.

Antonio Picó, de Unió (UDC), ha achacado a Fernández Díaz dos "errores de manual": no dar a conocer de inmediato su reunión con Rato y pensar que nunca transcendería. Según ha dicho, el tiempo dirá si esta entrevista tiene coste penal, como denuncia el PSOE, pero cree que "el reproche político ya lo tiene".

El PNV, que hasta ahora no había entrado en la polémica, también ha criticado este viernes la reunión. Para su portavoz, Aitor Esteban, Fernández Díaz tendría que haber dimitido ya y sus explicaciones no aclaran nada. "Lo que procede es un paso atrás", le ha dicho al ministro, que a su juicio "no se puede permitir el lujo" de reunirse con un imputado e investigado por la Policía, un encuentro "legal y éticamente reprochable", ha dicho.

Y le ha preguntado si decidió "él solo" recibir a Rato, porque en su opinión el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tenía que saberlo por la trascendencia del personaje. "Vaya metedura de pata, usted mismo lo sabe cuando ha venido a comparecer aquí", ha concluido. "Es nefasta para la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas", ha concluido.

Por último, Xabier Mikel Errekondo, de Amaiur, ha calificado de "broma" todo este episodio y ha asegurado que el Gobierno "miente más que habla". En su opinión, Fernández Díaz debería haber dimitido y la Fiscalía tendría que actuar porque detrás de ese encuentro hay la sospecha de que Rato ha dicho "O habláis o tiro de la manta".