Publicado: 21.04.2015 15:43 |Actualizado: 21.04.2015 17:53

La oposición denuncia
que Montoro se “esconda” para no
hablar sobre el caso Rato

El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, se limita a dar unos datos triunfalistas de la lucha contra el fraude fiscal pero evita referirse a los 715 grandes defraudadores investigados como el exvicepresidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, durante su comparencia  en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, durante su comparencia en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

MADRID.- El conjunto de la posición ha protestado este mediodía en el Congreso de los Diputados por la ausencia del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ante la comisión parlamentaria homónima para dar explicaciones sobre el escándalo surgido tras la aparatosa investigación sobre presuntos delitos económicos y fiscales del ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, antiguo director gerente del FMI y ex presidente de Bankia.

En su lugar el Gobierno ha enviado al director de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT), Santiago Menéndez, en un intento de rebajar la presión social y mediática ante el escándalo, que desde el Ejecutivo de Rajoy se intenta presentar como un ejercicio ejemplarizante de perseguir el fraude fiscal. Sin embargo, Menéndez, con una intervención de apenas media hora, ha liquidado el trámite sin aportar ningún dato sobre este asunto.



Con todo, el máximo responsable de la Agencia Tributaria ha utilizado su exposición para realizar un ejercicio de “autobombo”, como lo han definido varios portavoces de la oposición, con el propósito de dar una imagen de lucha contra el fraude fiscal, una acción que ha concentrado desde la llegada del PP al Gobierno. Incluso para sacar pecho de los resultados beneficiosos de la conocida como “amnistía fiscal”, aunque Menéndez nunca ha empleado esta expresión.

En resumen, ha dicho el director de la Agencia Tributaria, en 2015 han aflorado 14.300 millones de euros en bienes en el exterior pertenecientes a 27.500 contribuyentes españoles. Desde 2012 esas cifras afectan a 197.000 contribuyentes con 124.000 millones de euros en bienes fuera de España.

 

En cuanto a la “amnistía fiscal” Menéndez ha dicho que han sido alrededor de 30.000 los contribuyentes que se han a cogido a esa medida, de la que ha dicho que es “recomendable aplicar periódicamente, según se reconoce internacionalmente”, que han aportado un patrimonio de 40.000 millones de euros “que antes no existían para la Hacienda Pública”.

Pero del interés de sus señorías y de los numerosos medios de comunicación presentes, esto es del escándalo Rato y los pasos seguidos por la Administración tributaria, no ha dicho absolutamente nada. Ni la más mínima alusión. De forma genérica se ha acogido a la normativa legal que le impide facilitar públicamente datos de cualquier contribuyente.

“¡Vaya papelón le ha hecho hacer su jefe, el ministro Montoro!”, dice el diputado socialista Saura al director de la Agencia Tributaria

En una intervención plagada de elementos de autosatisfacción, en la que ha tenido tiempo para realizar juicios de valor un tanto arrogantes, Menéndez ha reiterado el papel de los funcionarios y del esfuerzo que realizan “con una merma de efectivos desde 2011”. Y ha dado datos sobre la colaboración con la administración de Justicia y las inspeccio0nes que realizan anualmente.

“¡Vaya papelón le ha hecho hacer su jefe, el ministro Montoro!”, le ha dicho el portavoz socialista Pedro Saura, el primero en intervenir, quien ha exigido la presencia del titular del departamento de Hacienda. Todo el resto de la oposición ha seguido el mismo camino: que comparezca Montoro. El convergente Picó y el portavoz de UPyD, Álvaro Anchuelo, le han formulado preguntas concretas del tenor de ¿cuántos cargos públicos hay en la lista de 715 investigados?, ¿cuántos pertenecen al PP y cuántos a las formaciones de la oposición?, o su distribución por comunidades.

“Los ciudadanos vamos a ir a votar en pocas semanas y tenemos derecho a conocer esos datos, que en principio no son nominales”, ha dicho el portavoz de La Izquierda Plural, Joan Coscubiela, quien ha anunciado que su grupo ha presentado una proposición de ley con el mismo texto del proyecto que ha anunciado el Gobierno con el fin de “levantar” la prohibición de publiocar los deudores de más de un millón de euros “para que el trámite parlamentario sea más rápido y así aprobar esa ley antes de las elecciones”.

El  responsable de Hacienda se ha mostrado impasible ante las peticiones de información de los grupos de la oposición

La insistencia de toda la oposición no ha hecho mella en el director Menéndez, quien se ha mostrado impasible ante las peticiones parlamentarias. Incluso se ha permitido algunas licencias desconocidas en este tipo de comparecencias. “Me han hecho tantas preguntas que podríamos estar aquí hasta las ocho de la tarde si es que quieren quedarse ustedes sin comer”, ha dicho al iniciar su respuesta a los portavoces parlamentarios. En este trámite, pese a su frase inicial, ha invertido unos exiguos quince minutos. Ni uno más.

En este tiempo ha hecho caso omiso a las preguntas concretas formuladas – ni pocas ni muchas -, limitándose a rechazar las críticas recibidas por escudarse en los funcionarios de la institución que dirige. Sin capacidad para responder de forma coherente a los argumentos planteados por los diversos portavoces – incluso se ha hecho de forma continuada un lío con los papeles en los que anotaba las intervenciones de la oposición, sin recordar siquiera en qué orden han intervenido -, Menéndez seguido con argumentos de autosatisfacción hasta el punto de admitir que, efectivamente, maneja mucha información.

Lo datos de la lucha contra el fraude "!son la repera, la repera patatera!”, dice Santiago Menéndez

“Yo conozco todos los datos (de la AEAT), ¡que son la repera, la repera patatera!”, ha dicho. Con esa frase literal se puede definir el contenido y el nivel de su comparecencia ante la comisión parlamentaria del Congreso de los Diputados. Poco más cabe añadir.