Publicado: 13.10.2015 16:46 |Actualizado: 13.10.2015 20:21

Ortega asume "la responsabilidad" del 9-N y alega que la jornada estuvo en manos "de voluntarios"

La exvicepresidenta del Govern se responsabiliza del proceso participativo en su declaración como imputada ante el TSJCat pero considera que no tiene "ninguna conciecencia de haber desobedecido al Tribunal Constitucional".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Joana Ortega, a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya./ REUTERS

Joana Ortega, llegando al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya esta tarde./ Europa Press

BARCELONA.- La exvicepresidenta del Govern, Joana Ortega, ha asumido "la máxima responsabilidad" de la organización del proceso participativo del 9-N "tanto por mis actos personales como por los de mis subordinados", pero alega que esta jornada estuvo en manos "de voluntarios" y que no tiene "ninguna conciencia de haber desobedecido al Tribunal Constitucional".

Ortega, tras más de una hora de declaración, ha asegurado que el proceso participativo del 9-N era "un proyecto de país y un compromiso de gobierno" cuyo objetivo era "dar respuesta a la voluntad del pueblo catalán de expresarse libremente sobre su futuro colectivo". En una escueta comparecencia ante los medios, ha agradecido "las muestras de apoyo" de la gente que se ha concentrado a las puertas del Palacio de Justicia y que la sala de gobierno del TSJCat ha considerado como un "ataque a la independencia judicial".



El objetivo del 9N era "dar respuesta a la voluntad del pueblo catalán de expresarse libremente sobre su futuro colectivo"

"Actué con respeto a la legalidad", ha insistido la exvicepresidenta, quien ha recalcado ante el juez que "no estaba claro el alcance de la suspensión" tras la prohibición de la consulta alternativa el 4 de noviembre. También ha puesto el acento en el papel del gobierno español, que, según su versión, "no quiso pactar los términos de este acto democrático pero tampoco lo detuvo cuando tenía instrumentos para hacerlo". En cualquier caso, Rigau ha hecho constar en el interrogatorio que "el propio Mariano Rajoy dijo que el 9-N no fue 'ni referéndum, ni consulta y no tiene ningún efecto jurídico".

Fuentes de la defensa han asegurado que buena parte de la declaración ha transcurrido en torno a la logística del 9-N. "No se utilizó el censo electoral, no hubo órgano de control y el dispositivo estuvo en manos del voluntariado, de forma autogestionada", aseguran que Ortega ha enumerado ante el juez, pues también ha rechazado declarar ante la Fiscalía,

Así como a Irene Rigau, que ha comparecido esta mañana, se le acusa de haber dado instrucciones a profesores de centros de enseñanza pública para que cedieran sus colegios para la celebración del 9-N -lo cual ha negado-, a Ortega se le acusa de ser la cara visible del Govern sobre la organización de esta consulta. No en vano, fue ella quien compareció para informar sobre el resultado de la jornada. "Lo hice porque entiendo que es obligación del Govern informar a la ciudadanía de un hecho de tanta trascendencia histórica, sociológica y política", ha explicado.

"Lo hice porque entiendo que es obligación del Govern informar a la ciudadanía de un hecho de tanta trascendencia histórica, sociológica y política"

También se ha defendido de la acusación de malversación de fondos. "No he cometido ninguna irregularidad económica", ha comentado. El departamento de la Generalitat que estaba bajo sus órdenes, el de Governació i Relacions Institucionals, fue el que firmó todos los convenios con otras empresas públicas para garantizar la preparación y logística del acto.

Joan Ortega a su salida del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya./REUTERS

Fuentes del caso han explicado que Rigau ha tenido que responder sobre la web 'Participa2014', encargada de dar cobertura a la jornada e inscribir a los voluntarios. "A partir del 4-N -fecha en la que Ortega ha asegurado que se le comunicó la providencia del Tribunal Constitucional-, el portal no amplía sus contenidos y tampoco se cancela para evitar colapsos, ya que se alojaba en varios servidores para evitar ataques informáticos", profundizan las mismas fuentes.

Para terminar, ha pedido que se ponga fin a un proceso que considera "injusto" y ha recordado que "no tiene sentido criminalizar un acto político, democrático y pacífico". "La política debe conducirse a través del diálogo", concluía antes de darse un auténtico baño de masas a la salida del Palacio de Justicia, donde le esperaban decenas de personas y de varios excompañeros de gobierno, pues abandonó el cargo tras la escisión de Convergència i Unió.

Concentración en apoyo a Ortega

En una escena similar a la de esta mañana, en el que el Govern en pleno, con la excepción de Mas, ha acompañado a Rigau hasta el tribunal, Ortega ha sido recibida por centenares de manifestantes que, bajo la lluvia, han enarbolado banderas "estelades" y han clamado "independencia", además de entonar el himno de "Els Segadors". Los concentrados la han animado con aplausos, cánticos y gritos de "La democracia no es delito" y "Fuera la justicia española".

También ha acudido a apoyar a Ortega el secretario general de UDC, Ramon Espadaler, que esta mañana ha sido abucheado a gritos de "botifler" cuando acompañaba a Irene Rigau a su entrada en el Palau de Justicia que alberga el TSJC.