Público
Público

Óscar López: "Cometí un error, pero me cegó la posibilidad de sacar a Álvarez de la política"

El número tres del PSOE entona el 'mea culpa' y exime a Rubalcaba de toda responsabilidad en la polémica que ha envuelto a la moción de censura de Ponferrada. Pone su cargo a disposición del partido, pero evita dimit

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

'Lo lamento. He cometido un error. Me he equivocado'. Con estas y otras palabras que se han repetido a lo largo de toda su intervención ante la prensa, un abatido secretario de Organización del PSOE entonaba este lunes el mea culpa entorno a la 'cadena de errores' cometidos por su partido acerca de la moción de censura que se consumó el pasado viernes en Ponferrada y que dio al socialista Samuel Folgueral la Alcaldía de la ciudad gracias al apoyo del acosador y exalcalde del PP, Ismael Álvarez.

Óscar López, visiblemente afectado por la polémica que se ha prolongado durante todo el fin de semana, ha calificado este episodio como 'la historia de un error que se ha rectificado'. Él ha asumido toda la responsabilidad de lo sucedido, después de que el mismo viernes pero casi siete horas después de esa moción de censura, el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, le desautorizara al desaprobar una maniobra que el número tres de los socialistas había avalado.

'Cometí un error de apreciación y de valoración. Personalmente, me cegó la posibilidad de sacar a Ismael Álvarez de la política', se ha justificado. Y es que según ha relatado durante la rueda de prensa que ha ofrecido después de la reunión de la Ejecutiva socialista fue él mismo el que dio el visto bueno a la moción de censura en la capital del Bierzo después de que constatara que el Grupo Socialista en el consistorio ponferradino asumió la salida de Álvarez como condición para lograr ese acuerdo. 'Era una condición sine qua non', ha recalcado.

López, que ha decidido cargar con toda la responsabilidad del turbio episodio que ha centrado la actualidad política de los últimos tres días, ha explicado que durante la reunión de la Comisión Permanente que ha tenido lugar esta misma mañana, ha puesto su cargo a disposición de la Ejecutiva del PSOE. Pero la cúpula de los socialistas le ha pedido que continúe en su cargo de secretario de Organización, lo que el propio López ha querido agradecer.

El número tres del PSOE ha explicado que fue 'un domingo a las nueve de la noche' cuando desde Ponferrada se pusieron en contacto con él para contarle los planes del Grupo Socialista. Y él, entonces, tan sólo puso esa condición: que Álvarez abandonara la política. Pero todo fue 'un error de percepción' porque, ahora, a la vista de los acontecimientos, considera que quizá la condición que tenía que haber puesto era que el acosador sexual hubiera dimitido 'antes' de la moción de censura, y no después como ha ocurrido

López ha desvinculado a Rubalcaba de esa decisión. 'Conocía la generalidad del acuerdo, pero no todos los detalles. En cuanto los supo, los corrigió', ha defendido. El número tres del PSOE no se los contó a su máximo jefe hasta que ya estalló el escándalo, porque consideró que como secretario de Organización era él el encargado de tomar una u otra decisión al respecto. Así, la responsabilidad es suya, ha insistido, si bien después ha reconocido que tanto la vicesecretaria general, Elena Valenciano, como la secretaria de Igualdad de la Ejecutiva, Purificación Causapié, ambas declaradas feministas, también conocían el caso.

Tras las numerosas informaciones aparecidas en prensa en las últimas semanas, a las dos dirigentes 'nunca les gustó' la mencionada maniobra en el consistorio ponferradino. 'Lo siento', ha vuelto a insistir López, al reconocer de nuevo su error por haber permitido que una moción de censura de su partido se apoyara en un acosador sexual justo el Día de la Mujer Trabajadora. 'Siento que haya ocurrido en el partido que ha levantado la bandera de la igualdad'. 

Ha sido, en definitiva, una 'mala operación' a pesar de que los socialistas, según ha dicho López, sí han conseguido algunos de sus objetivos: 'Dar sombra a un alcalde -el exregidor del PP, Carlos López Riesco, y sacar de la política a alguien como a Ismael Álvarez. El único que no han logrado es hacerse con la Alcaldía del municipio leonés. Porque López ha querido dejar claro que tanto el actual alcalde, Samuel Folgueral, como los otros siete ediles que en 2011 fueron en las listas de los socialistas 'están fuera del PSOE'. 'El PSOE no gobierna en Ponferrada', ha remachado.

Ni él ni Rubalcaba se sienten ahora deslegitimados para seguir dirigiendo al principal partido de la oposición, porque tienen 'el apoyo' de su formación. 'Lo importante es que puedo explicar todo porque no tengo nada que ocultar', ha dicho. Se ha cometido un 'error', sí, pero ha insistido que 'se ha reconocido, se ha pedido disculpas y se ha corregido'. Lo que no parece despertar ninguna duda es que de la crisis en Ponferrada López sale con menos poder en la cúpula del PSOE. Primero fue la repentina desautorización que sufrió por Rubalcaba el mismo viernes, cuando desaprobó lo que él había aprobado y que se había consumado hacía casi siete horas. Ahora, es la intención de la dirección de los socialistas de 'revisar' su procedimiento de toma de decisiones.