Publicado: 26.10.2015 20:56 |Actualizado: 27.10.2015 12:01

Pablo Iglesias anunciará este martes que deja su escaño en Bruselas para centrarse en las generales 

El secretario general y europarlamentario siempre quiso retrasar hasta el último momento su salida de la Eurocámara. Xabier Benito, número 9 en las listas, tomará el testigo. 

Publicidad
Media: 3.90
Votos: 10
Comentarios:
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, antes de comparecer ante los medios de comunicación en la sede del partido, en Madrid. EFE/Ballesteros

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, antes de comparecer ante los medios de comunicación en la sede del partido, en Madrid. EFE/Ballesteros

MADRID- Pablo Iglesias quería permanecer hasta el final en el Europarlamento, y este martes anunciará que deja su escaño en Bruselas. El secretario general de Podemos ha convocado una rueda de prensa para comunicar su decisión, que coincide con la entrada en vigor del real decreto de convocatoria de las elecciones generales.

La formación morada no ha explicado el motivo de su comparecencia, pero varias fuentes consultadas por Público confirman que Iglesias comunicará su intención de abandonar el escaño para centrarse de lleno en la campaña para el 20-D, el objetivo prioritario de su formación.

El encargado de tomar el testigo del líder de Podemos es Xabier Benito, número 9 en las listas del partido en las elecciones europeas con las que sacudieron el tablero político español e irrumpieron en las instituciones con apenas cuatro meses de vida. Entonces se hicieron con cinco eurodiputados, y hoy ya cuentan con 134 representantes en las cámaras autonómicas, a los que se suman los 11 parlamentarios de Catalunya Sí que Es Pot en el Parlament. 



El equipo de Iglesias no ha querido pronunciarse sobre esta información, y se ha remitido a su comparecencia, prevista para las 12:15 horas de este martes en Estrasburgo, donde el todavía eurodiputado está desempeñando sus labores en la cámara.

Con su marcha, el líder del partido se convierte en el cuarto europarlamentario de Podemos en pasar el testigo

Durante las últimas semanas, a su paso por distintos medios de comunicación, el politólogo reconoció encontrarse "cansado" por la ingente cantidad de trabajo que debe desarrollar como europarlamentario, secretario general y candidato a La Moncloa, al que se suma su labor como presentador de dos programas de televisión (Fort Apache y Otra Vuelta de Tuerka, que emite Público TV). Sin embargo, Iglesias recordaba que está entre los cincuenta primeros eurodiputados en el ránking que recoge sus intervenciones, preguntas parlamentarias y otras iniciativas, y sacaba pecho porque no haber tenido que reducir su ritmo de trabajo en Bruselas.

Con su marcha, el líder del partido se convierte en el cuarto europarlamentario de Podemos en dejar la cámara -tienen cinco-, aunque con un matiz. El primero, el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, dejó su escaño sólo 17 días después de tomar posesión, en julio de 2014, como se había comprometido a hacer cuando se postuló como candidato.

La segunda fue Teresa Rodríguez, hoy secretaria general de Podemos en Andalucía -aunque entonces aún no lo era-, que dejó su escaño oficialmente el pasado 5 de marzo, dos semanas antes de las elecciones andaluzas en las que se convirtió en diputada autonómica. El tercer precedente es el de Pablo Echenique, homólogo de Rodríguez en Aragón, que entregó su acta a mediados de marzo, dos meses antes de las elecciones autonómicas que le llevaron hasta el Parlamento aragonés. El primero fue relevado por Tania González, Rodríguez dejó su acta en manos de Miguel Urbán, y Echenique fue reemplazado por Estefanía Torres.

Será la delegación de Podemos en Bruselas, integrada en el grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) , quien designe a su nuevo portavoz tras la marcha del secretario general, aunque la eurodiputada con más experiencia en la cámara es Lola Sánchez Caldentey.

El equipo de Iglesias ha puesto mucho interés en calcular los plazos, intentando apurar al máximo para permitirle seguir desempeñando su función como eurodiputado hasta el último día posible, como él mismo prometió que haría. Liberado de sus funciones en el Europarlamento, de tener que volar constantemente a Bruselas y Estrasburgo, y de nuevo de vuelta a España, Iglesias afronta ahora la recta final hacia el 20-D, con las manos libres para intentar "asaltar los cielos" de Moncloa.