Publicado: 12.05.2015 08:41 |Actualizado: 12.05.2015 15:22

LAS CRÓNICAS DE BABIA

Pablo Iglesias y los cuarenta ladrones,
como poco

Tronante, el líder de Podemos acentúa su discurso de los dos bandos: en uno, la gente decente; en el otro, los corruptos y mafiosos, mayormente, del PP.

Publicidad
Media: 3.90
Votos: 20
Comentarios:
Pablo Iglesias, ayer, en el mitin de Podemos en Móstoles. FLICKR PODEMOS

Pablo Iglesias, ayer, en el mitin de Podemos en Móstoles. FLICKR PODEMOS

MADRID.- Se gritaba que sí se podía pero crean que lo de ayer no había quien lo aguantara. Con esos 36 grados a la sombra de haber habido sombra, con esa flama que subía desde el asfalto de aquel parking al que los de Móstoles llaman recinto ferial, con ese transpirar goteante y monótono que sobrepasaba los límites de la secreción humana no se podía de ninguna de las maneras. La gente decente a quien ayer se dirigió Pablo Iglesias era un río de sudor, un caudaloso Danubio de humores. Ahí tenía que haber estado la casta para que supiera lo que era bueno, para que sintiera el sofoco y la camisa pegada al cuerpo, que es una sensación muy desagradable. Joder, qué calor.

Aquello fue un mitin para valientes. Y apelando al coraje de los allí presentes empezó su proclama el líder de Podemos con un guiño a aquel Bando de Independencia firmado por dos alcaldes mostoleños el 2 de mayo de 1808 en el que se pedía auxilio para Madrid frente a los invasores franceses, transmutados hoy en día en "corruptos" y "mafiosos". Hizo bien Iglesias en leer apenas una frase del texto porque aquello de "somos españoles y es necesario que muramos por el rey y por la patria", que también estaba en el bando, no habría sido digerible y menos con aquella temperatura infernal.



Se trata de situar a cada uno en su bando. En uno, los sudorosos valientes; en otro, las élites de PP y C's

El Iglesias de esta campaña se parece poco al de las europeas. Se le ve más tronante y menos didáctico, algo "áspero" por usar sus propios términos y bastante crispante, si hay que hacer caso a sus adversarios políticos, que llevan mal que les llame chorizos a cada frase. Ha cambiado también de vocabulario. Sigue lógicamente hablando de la gente, que eso es sagrado, pero para referirse a la casta ya admite un abanico de sinónimos tales como "caraduras", "sinvergüenzas" y, sobre todo, "ladrones". La lucha se plantea entre la gente corriente, la que es "de los barrios y los pueblos", la que viste normal y no necesita corbata (sobre todo ayer) y los mangantes que "se han forrado a costa del Estado" y que, esencialmente, son del PP.

No esperen en estos actos que el profesor de Ciencia Política hable de la centralidad que no es el centro, ni del concepto de hegemonía, ni de los significantes flotantes de Laclau, ni siquiera de Gramsci, aunque todo ello sobrevuele a gran altura y caiga en picado sobre el lema "Es ahora" que preside la campaña. Existe cierta sensación de urgencia, de que es ahora o nunca, porque como Iglesias tiene escrito sólo las crisis orgánicas abren la puerta a transformaciones profundas que son posibles cuando uno logra imponer su propio relato de la realidad.

Ese relato es el de la gente "honrada y decente" que no es culpable de su "pobreza sobrevenida" porque "ser pobre no es un delito", a la que hay que asegurar la luz, el agua, la calefacción cuando no puedan pagarla y que ha de ver en Podemos el instrumento para cambiar sus situación, el partido "al que nadie puede comprar". Para hacer efectiva la dignidad del pueblo hay que echar de las instituciones a los que "entregaron la soberanía a los constructores", a los que, por poner un ejemplo, "compraron a Tamayo y Sáez para darle el gobierno de Madrid a Esperanza Aguirre". En resumen, hay que expulsar a los "traidores".

Se trata de situar a cada uno en su bando. En uno, los sudorosos valientes, y en el otro esas élites de Ratos, Montoros, Aguirres, tesoreros del PP, eléctricas, el resto del Ibex y hasta "el yogur naranja de Rosell", que es como ha sido bautizado Albert Rivera de Ciudadanos, el hombre que corrió, según Iñigo Errejón, a cambiarse de camisa y no porque le hubiera abandonado el desodorante.

lorena ruiz-huerta FLICKR PODEMOS

La gente es mayoría porque, y aquí hay que volver a citar a Errejón, es un conjunto inmenso que no entiende de etiquetas ya que ser de izquierdas o de derechas "no es lo más importante". Lo fundamental es que los "traidores a la patria", los que querían para el resto lo que no aceptaban para sus familias, han roto el "pacto de convivencia" que sí cumplieron los que se dejaron la piel trabajando mientras otros robaban a manos llenas.

Así planteado, el relato puede ser compartido por cualquiera, desde el comunista al conservador, siempre y cuando no hubiera escuchado después a la candidata Lorena Ruiz-Huerta decir que el PP no ha tenido votantes sino "cómplices" de sus robos. Se sentirá a gusto un republicano y un monárquico, sobre todo éste último porque jamás ha oído a Podemos cuestionar el modelo de Estado ni escuchar una mención del rey, que, al parecer, ni es élite, ni disfruta de privilegios ni tampoco está "ahíto de caviar" como "los amigos del PP y del PSOE", dicho sea en palabras de esta abogada que, sin saberlo, estaba pidiendo a gritos un par de clases de estrategia electoral.

Podemos, sentenció finalmente Pablo Iglesias, es un partido joven con un "corazón antiguo", forjado en la memoria de los abuelos a los que no se les puede fallar a la hora de votar. Pero no basta con un voto. Allí mismo se encomendó a cada uno de los presentes una misión histórica: convencer a cinco indecisos, ya fueran familiares, amigos o residentes en Madrid, para que "los corruptos y los amigos de los mafiosos" tengan los días contados.

"No somos héroes", apostilló el líder y en eso mentía. Los supervivientes de aquel páramo de alquitrán han de ser considerados titanes o, como poco, centauros del desierto. "Sí se puede", clamaban tres horas después de iniciar su deshidratación. Si como les pedía Iglesias hubieran enseñado los dientes "como leonas que defienden a sus camadas", aquello habría parecido el Serengeti en la estación seca. Joder, qué calor.