Publicado: 18.07.2016 23:36 |Actualizado: 19.07.2016 08:52

El pacto del PP con C´s para la mesa del Congreso pronostica un acuerdo para la investidura de Rajoy

La ministra de Fomento en funciones Ana Pastor ocupará la presidencia de la Mesa del Congreso de los Diputados, que contará con una mayoría de centro derecha tras mantenerse el desencuentro entre socialistas, Podemos y las formaciones nacionalistas en torno a una apuesta en común

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (i), y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una reunión en el Congreso.- EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (i), y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una reunión en el Congreso.- EFE

MADRID.- El acuerdo alcanzado este lunes entre el PP y Ciudadanos para controlar la Mesa del Congreso de los Diputados, a menos de 24 horas de su constitución, despeja de forma clara el camino para la investidura de Mariano Rajoy para seguir ocupando su actual despacho en el Palacio de La Moncloa como presidente del Gobierno. Este acuerdo, del que ninguna de las dos formaciones ha dado explicaciones, se ha logrado en conversaciones directas y secretas entre Rajoy y Albert Rivera, según fuentes parlamentarias consultadas por Público.

El nombre de Ana Pastor, que será sustituida al frente de Fomento por Rafael Catalá, ha sido determinante para ayudar al consenso entre ambas formaciones. Persona muy cercana a Rajoy, Pastor es presentada al partido naranja como un perfil aparentemente alejado de polémicas y con voluntad de conciliación, aspectos que han sido considerados como positivos desde Ciudadanos.



Pese a que ambas formaciones no alcanzan la mayoría absoluta del hemiciclo (169 escaños frente 176), tanto PP como Ciudadanos se garantizan en la práctica la mayoría de los puestos en la Mesa de la Cámara baja (cinco escaños de los nueve que la componen) por el sistema de votación establecido para la elección. En la bancada de la izquierda no se ha conformado este lunes una estrategia común alternativa.

En la bancada de la izquierda no se ha conformado este lunes una estrategia común alternativa

La presidencia de la cámara la ocupa la persona que recibe la mayoría absoluta de los votos de los miembros de la cámara en una primera votación. Si no se produce ese resultado, se realiza una segunda votación entre los dos candidatos más votados en el primer escrutinio y se proclama como presidente al aspirante que recibe más apoyos.

El resto de puestos de la Mesa –cuatro vicepresidencias y cuatro secretarías– se eligen en sendas votaciones y son proclamados los cuatro candidatos más votados para cada una de las dos categorías. Por lo tanto, con los votos de PP y Ciudadanos se garantizan cuatro puestos – dos vicepresidencias y dos secretarías – que se repartirán entre ambas formaciones. Desde Ciudadanos aseguran que el pacto les concede la vicepresidencia primera de la cámara, a la que aspirará Ignacio Prendes, que ya ha formado parte de la Mesa en la legislatura que ha finalizado este lunes.

Las otras dos vicepresidencias se las repartirán, con sus propios votos, PSOE y Podemos. Lo mismo ocurrirá con las otras dos secretarías. Ambas formaciones mantendrán los mismos puestos que ya tenían en la Mesa de la legislatura anterior, aunque el PSOE perderá la presidencia. No obstante, los socialistas presentarán al que ha sido presidente en la XI Legislatura, Patxi López, según ha anunciado este mismo lunes el líder socialista, Pedro Sánchez.

Por su parte, desde Podemos se insiste en presentar como candidato a la presidencia de la cámara al representante de En Comú Podem, Xavíer Domènech, la confluencia que ha repetido victoria en Catalunya el pasado 26-J. Una oposición que, a priori, no cuenta con posibilidades al no contar con respaldos de terceros. De forma expresa ERC ha descartado su respaldo en primera votación.

La oferta de Podemos ha sido rechazada expresamente desde el PSOE

A última hora de la tarde el portavoz parlamentario de Podemos y número dos de la formación morada, Íñigo Errejón, explicó a los periodistas en el Congreso la propuesta planteada al PSOE y grupos nacionalistas: un acuerdo de reciprocidad por el que ambas formaciones se comprometerían a votar en la segunda ronda al candidato que más votos hubiese obtenido, López o Domènech. Esta vía requeriría el apoyo explícito de los diputados del PNV y de los de ERC y la abstención de los del PDC (ex CiU).

Ese planteamiento ha sido rechazado expresamente desde el PSOE, según han confirmado fuentes parlamentarias socialistas a Público. “No hay acuerdo de reciprocidad con Podemos. El PSOE presentará y votará a Patxi López”, han dicho momentos después de hacerse público el ofrecimiento de la formación morada.

En cualquier caso, el acuerdo entre PP y Ciudadanos garantiza a la organización naranja que preside Albert Rivera dos puestos en la Mesa, una presencia que sería inalcanzable contando solo con sus votos. De esa forma, Ciudadanos repite sus dos sillones en el órgano de dirección de la cámara pese haber perdido una quinta parte de sus efectivos en la jornada electoral del 28-J.

Pese a que nadie lo confirma desde las filas del PP ni desde las de Ciudadanos el acuerdo entre ambas formaciones políticas, que llega después de fuertes descalificaciones por ambas partes durante la pasada legislatura y en campaña electoral, apunta a que tiene voluntad de ir más allá. En concreto, prepara el terreno para la siguiente etapa: la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno.