Público
Público

Pacto PP-Cs Cifuentes descarta adelantar elecciones pese a su ruptura con Ciudadanos

La presidenta madrileña tiene intención de agotar la legislatura y seguir cumpliendo todos los puntos del pacto de investidura que, además, argumentan los conservadores, son parte del programa electoral del PP.

Publicidad
Media: 1.25
Votos: 4
Comentarios:

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en una rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno. Archivo EFE

Es una legislatura "complicada" porque se enfrenta a lo que ella llama "un tripartito de oposición". Pero Cristina Cifuentes descarta rotundamente pulsar el botón del adelanto electoral.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha roto toda relación personal con quien en su día tuvo buena sintonía. Firmó con Ignacio Aguado -el líder de Ciudadanos- un pacto de investidura que empezó por buen camino. Pero tras el estallido del caso Lezo -que terminó con el encarcelamiento de Ignacio González- todo se torció.

La también líder del PP de Madrid presumió de haber colaborado con la justicia y se colgó la medalla anticorrupción que siempre se atribuyó en el seno de su partido. Pero, poco después, las investigaciones de la Operación Púnica entre las que se encontraba un informe de la UCO que la acusaba de haber cometido irregularidades con un contrato de la Asamblea truncó su relación con sus socios de Cs.

Cifuentes tuvo que comparecer en la comisión de investigación de la corrupción de la Cámara regional y allí se enzarzó especialmente no sólo con Podemos, sino también con la formación naranja. Hasta ese momento, la afinidad entre ambos había tenido altos y bajos, pero ambos lo tomaban como parte del juego político. Desde entonces, ni se hablan, ni se encuentran, ni se miran.

El culmen llegó la semana pasada, cuando estaba prevista una reunión entre ambos para analizar el grado de cumplimiento del citado pacto de investidura. Una cita que tienen cada seis meses pero a la que Cifuentes no apareció por motivos de cambio de agenda. Aguado se levantó entonces de la mesa, una actitud que fue criticada por el Gobierno regional. "Sólo quería hacerse la foto", le recriminaron.

Sin embargo, la presidenta quiso dar por zanjada lo que considera una "polémica artificial" que sólo busca arañar votos. "Como están en período preelectoral tratan de crecer a costa del PP", sentenció Cifuentes en una entrevista en TVE el pasado lunes. Fuentes cercanas a la presidenta argumentan, además, que la actitud de Aguado no se debe sólo a un intento de vencer al PP, sino incluso a su intención de tener visibilidad para promocionarse internamente en el seno de Ciudadanos.

Pese a ello, niegan que el enfado de Cifuentes llegue a tal situación de inestabilidad que obligue a convocar elecciones anticipadas. Su intención es agotar la legislatura y cumplir "punto por punto" el pacto firmado con los naranjas. "Ha dado instrucciones a todo su Gobierno para que así sea", afirman las citadas fuentes, que cifran en un "96%" el grado de cumplimiento del mismo -aunque Cs lo rebaja a sólo el 52-."Además, buena parte de esas 76 medidas de las que presume Ciudadanos estaban también en el programa electoral del PP", apostillan.

Aunque la presidenta de la Comunidad quiere dejar de hablar de su mala relación con sus socios, lo cierto es que no tiene intención tampoco de quedarse callada frente a los ataques de Cs. Su pretensión, aseguran las citadas fuentes, no es echar más leña al fuego, sino defenderse legítimamente de las "mentiras". "Si de verdad creen que es una corrupta, que se mojen y le retiren el apoyo. Y si no, que no le llamen lo que saben que es mentira. Lo que no va a permitir es que intenten manchar su honor", concluyen.