Público
Público

Pacto PP-Cs Ciudadanos mantendrá el pacto con el PP en Madrid pese a la mala relación con Cifuentes

El líder de Cs en Madrid, Ignacio Aguado, no ve motivos para forzar otra moción de censura porque, dice, el acuerdo de investidura se está cumpliendo. Aun así, acusa a la presidenta de poner trabas en materia de regeneración.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

El líder de Ciudadanos en Madrid, Ignacio Aguado, y la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, en una de sus reuniones previas al acuerdo de investidura. Archivo EFE

Ni ruptura de pacto, ni moción de censura. Ciudadanos no prevé ninguno de esos escenarios en la Comunidad de Madrid, ni siquiera a pesar de que las relaciones de su líder regional, Ignacio Aguado, con la presidenta Cristina Cifuentes no pasan por su mejor momento.

Ambos pasaron del buen entendimiento inicial, hace dos años, tras las elecciones municipales y autonómicas, a ni siquiera mirarse por los pasillos de la Asamblea. El último desplante fue el jueves pasado, cuando la también líder del PP de Madrid no se presento a la reunión de seguimiento del pacto de investidura que ambos mantienen cada seis meses desde que Cifuentes gobierna.

Aguado se levantó entonces de la mesa y, aunque argumentó que, por su parte, no hay ningún problema, sí que ve a la jefa del Ejecutivo regional "nerviosa". Tanto es así que ella ha dejado de seguirle hasta por Twitter, uno de los síntomas que hacen pensar a Aguado que Cifuentes se ha tomado sus exigencias anticorrupción como "algo personal". 

A la presidenta madrileña no le han sentado nada bien los ataques de sus socios, que contribuyeron a su comparecencia en la comisión de investigación de la corrupción en la Asamblea de Madrid. Así lo dejó ver ella misma enfrentándose entonces con especial dureza no sólo a Podemos -Ramón Espinar-, que era previsible, sino también a Ciudadanos -César Zafra-.

Este mismo martes, Cifuentes quiso dar por zanjada la polémica, pero volvió a lanzar una pulla velada a sus opositores. Así, dijo no querer hacer hacer "ningún comentario ni ahora ni nunca" sobre una polémica que considera "artificial" y dijo no querer estar pendiente "permanentemente de las necesidades particulares de promoción de un determinado partido político". Para la presidenta regional, Ciudadanos sólo quiere intentar arañar votos al PP en unas futuras elecciones, aprovechando el desgaste de los conservadores tras el estallido de los casos Lezo, Púnica o Arpegio que demuestran las encuestas. 

En Cs, que sí presumen de las buenas cifras que les ofrecen los sondeos, niegan la mayor. Aseguran que también les suma votos demostrar que "se puede gobernar una Comunidad con un Gobierno en minoría" y ser capaces de mantener la "estabilidad" pese a no estar de acuerdo en todo con el Ejecutivo. 

Aguado asegura, en conversación con este diario, que no teme un adelanto electoral, pero tampoco cree que esa opción vaya a beneficiar a nadie. De hecho, él no tiene intención de provocar tal situación. Ni con la ruptura del pacto, que llevaría a bloquear en la práctica toda actuación del Gobierno de Cifuentes, ni promoviendo otra moción de censura a corto plazo. 

Cs ya se opuso a esta opción cuando fue Podemos quien la presentó y se mantiene firme en sus posiciones. Para el líder autonómico de los naranjas, lo importante es que, en dos años de legislatura, "se ha cumplido un 52% del pacto de investidura". Y presume de los "logros naranjas" de los últimos seis meses, desde que mantuvo la última reunión de seguimiento con Cifuentes, el pasado diciembre.

"Desde entonces se han cumplido cinco grandes puntos del pacto: la apertura de quirófanos por las tardes, el pacto por la Cañada Real, la publicación de datos para poder elegir centro sanitario, la obligada publicación de las agendas institucionales de todos los cargos públicos que contribuyen a la transparencia y la limitación de las clases para niños con autismo a sólo cinco niños por aula TGB", enumera. 

Por todo ello, Aguado descarta dejar caer el Gobierno en minoría de Cifuentes. "Además, hay otro 40% del pacto que ya está en tramitación", defiende. Sin embargo, sí tiene quejas de la otra parte firmante del mismo. El líder de Cs en Madrid lamenta las "trabas" que el PP pone en las ruedas de la regeneración democrática, por ejemplo -recuerda-, a la hora de permitir que transcurra con normalidad la citada comisión de investigación de la corrupción. 

En ella, las formaciones analizan -entre otros temas- los presuntos contratos irregulares de la Asamblea de Madrid a la hora de adjudicar la cafetería de dicha institución al grupo del empresario donante del PP Arturo Fernández y en los que habría participado Cristina Cifuentes. Ella dijo no tener ningún problema en comparecer y así lo hizo, el pasado dos de junio.

El día 23 de ese mismo mes estaba prevista una segunda sesión con la presidenta como protagonista, pero la oposición decidió retrasarla. ¿El motivo? Los impedimentos que los conservadores ponían a la hora de entregar la documentación necesaria que los grupos solicitaban a fin de estar preparados para el interrogatorio. "El PP está en contra de seguir con este tema y sigue poniendo trabas a todo", denuncia Aguado, que prevé que todo lo relacionado de una u otra manera con el saqueo del Canal de Isabel II "va para largo" .

La relación, por lo que se deduce, sigue siendo mala. Según ha podido saber Público, Cifuentes y Aguado no se hablan, ni se llaman, ni se piden disculpas ni tienen intención de retomar la reunión perdida. "No hay tensión por mi parte", insiste el líder regional de los naranjas.

Mientras tanto, ambos partidos siguen caminando juntos. Por ello, pese a las voces que apuntan a una ruptura total entre PP y Cs, a un posible adelanto electoral por parte de Cifuentes o a un derrocamiento encubierto por parte de Aguado, no se prevé ninguno de esos escenarios. "Es ciencia ficción", concluye el líder de Ciudadanos.