Público
Público

El padre del extoxicómano en prisión confía en que sea indultado "en breve"

El Gobierno, que indultó hace poco a un 'kamikaze', le negó en dos ocasiones la medida a David Reboredo por el crimen de vender ni medio gramo de droga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Edmundo Reboredo, un invidente octogenario padre de David, extoxicómano vigués que desde diciembre cumple pena de cárcel en el penal pontevedrés de A Lama, ha asegurado que espera que su hijo 'en breve' sea indultado.

David Reboredo fue condenado inicialmente en 2007 por vender una papelina de heroína, pero consiguió que le suspendiesen la sentencia a cambio de participar en un programa de desintoxicación y no reincidir. Sin embargo, sufrió una recaída en 2009, idéntica a la primera, con lo que finalmente acumuló dos fallos y sumó una condena de siete años de prisión, pese a que la droga que comercializó, incluyendo los dos casos, no llegaba al medio gramo, que en el mercado equivale a la irrisoria cantidad de 96 euros.

El condenado, de 41 años, ingresó en la cárcel de A Lama (Pontevedra) el pasado 4 de diciembre después de que el Gobierno hubiera rechazado hasta en dos ocasiones la petición de indulto. Una se presentó el 21 de febrero de 2012 y otra el 23 de abril. Ambas fueron denegadas. 

David Reboredo fue condenado a siete años de cárcel por vender una cantidad 'nimia' de drogaEl propio David mostraba su desesperación a Público antes de entrar en prisión: 'Yo he cumplido lo que me han pedido. Pasé seis meses encerrado en un centro de desintoxicación a pesar de que estaba bien porque la jueza me lo impuso; me he hecho muchas analíticas forenses en el juzgado; dos veces a la semana paso controles de orina en la asociación CEDRO. Incluso la jueza me dijo que si no había consumo no había problema. Pero luego la fiscal se opuso a la suspensión de la condena. Ni siquiera tuvo en cuenta con el informe de los terapeutas y de los psiquiátras'.

Ante su ingreso en prisión, el abogado de David volvió a presentar un recurso ante el Tribunal Supremo para que revisara y rebajara la condena impuesta a su cliente. El 28 de diciembre, el Alto Tribunal decidió rebajar en año y medio de cárcel la pena inicial, que se elevaba hasta los siete, al reconocer que intercambió una papelina con una cantidad 'nimia' de droga, que 'nunca' abandonó el tratamiento de deshabituación y que cuenta con un 'sólido' apoyo familiar.

Edmundo Reboredo, que habló con su hijo esta mañana dos veces, comentó que se encuentra 'bastante ilusionado, con la paciencia que hay que tomar estas cosas', y avanzó que mañana lo visitarán él, la madre, uno de sus hermanos, Marco, y su compañera sentimental.

La solicitud de indulto, indicó, ya está en el tribunal sentenciador, pero la familia no tiene conocimiento de en qué estado se encuentra el trámite y, por ello, la semana que viene contactarán a través de su representante legal con el Ministerio de Justicia. Asimismo, han solicitado una entrevista con la ministra de Fomento, Ana Pastor, por su especial vinculación con Galicia.

Edmundo Reboredo confía en que esta vez sí sea posible para David la concesión de la medida de gracia de carácter excepcional, consistente en la remisión total o parcial de las penas de los condenados por sentencia firme. Tendría que otorgarse a propuesta del responsable de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, previa deliberación del Consejo de Ministros. Por eso, la familia de David confía que a la tercera sea la vencida.

El Gobierno ha recibido en las últimas semanas duras críticas por su doble rasero a la hora de conceder indultos. El último caso que ha salido a la luz pública ha sido la de la medida de gracia concedida a un conductor 'kamikaze' que cumplía una condena de 13 años de cárcel por conducir varios kilómetros en dirección contraria a alta velocidad por una autopista, hasta que chocó frontalmente con otro vehículo que iba en sentido correcto, cuyo conductor resultó muerto y su acompañante, herida.

Se da la circunstancia de que este indultado era defendido por un bufete de abogados en el que trabaja el hijo mayor del ministro Alberto Ruiz-Gallardón, el mismo que firma los indultos, y Esteban Astarloa, hermano del diputado del PP y exalto cargo de Interior y Justicia Ignacio Astarloa. 

Carmen Avendaño, presidenta y coordinadora de la fundación Érguete-Integración, de lucha contra el narcotráfico, ha remarcado a Efe que en este caso 'hubo celeridad' porque 'no se pueden reiterar los indultos hasta pasado un año, y el anterior vino de vuelta, sin ser aceptado, hace dos o tres meses'.

Avendaño conoce a David Reboredo desde que tenía catorce años, y sabe, dice, que ha dejado la lacra de la droga: 'Estaba en un momento muy bueno, con una vida encaminada, y lo que le ha ocurrido es desmesurado, eso cualquier jurista lo sabe. No se ha tenido en cuenta la cantidad que es'.

Asimismo ha indicado que 'apoyamos a tope a David, pero recordamos que como David tenemos muchos' y por ello ha apuntado la conveniencia de 'hacer una revisión' del Código Penal, 'porque esto no es ni justo ni equitativo. Cuando ocurre algo así la sensación de impotencia que uno siente es tremenda'. 'Hay una cantidad ínfima de narcotraficantes, que son los que deben ir a prisión, y hay que diferenciarlos de esa mayoría, que son chavales que trapichean un gramo, y no son traficantes, son usuarios', ha manifestado.