Público
Público

Soberanismo El Parlament aprueba el Presupuesto catalán que incluye la financiación del referéndum

JxSí apoya la enmienda de SíQueEsPot y  también la de la CUP, que vota también una diputada de Podem, sobre la consulta. Los letrados de la cámara  advirtieron de que votar dicha disposición implicaría desobedecer al Tribunal Constitucional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un diputado indica el sentido del voto a su grupo durante la votación en el Pleno del Parlament de los Presupuestos catalanes para 2017. REUTERS/Albert Gea

El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles los Presupuestos de la Generalitat 2017 con los votos a favor de JxSí, dos a favor de la CUP (con abstenciones del resto del grupo anticapitalista) y la oposición del resto. Las cuentas catalanas incluyen la financiación del referéndum, ya sea un referéndum acordado con el Gobierno central o bien unilateral.

Se ha aprobado en un uno de los debates más broncos de la legislatura catalana, envuelto por la polémica tras el reciente dictamen del Consell de Garanties Estatutàries (CGE), que recogió que la disposición adicional 31 de las cuentas sobre el referéndum es inconstitucional y vulnera el Estatut, aunque sí avaló la partida de de las cuentas de 5,8 millones de euros para "procesos electorales'"

 Así, el texto ha  incluido un cambio de la disposición adicional 31 sobre un referéndum de independencia: incorporan el redactado propuesto por SíQueEsPot, que ha recibido el apoyo de JxSí, para asegurar su legalidad estatutaria y constitucional, constatando que sea un referéndum acordado con el Estado. JxSí ha apoyado esta enmienda, pero también ha votado una enmienda de la CUP, que va más allá del texto original y exige un referéndum al margen de la legalidad vigente en el momento de su convocatoria.

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente y responsable de Finanzas, Oriol Junqueras, durante el pleno del Parlament en el que se han votado los Presupuestos catalanes para 2017. REUTERS/Albert Gea

En la votación no han participado los diputados de PSC, Cs y PP (los de los dos últimos han levantado la mano en señal de protesta), después de que los letrados de la cámara hayan advertido de que votar dicha disposición implicaría desobedecer al Tribunal Constitucional (TC).

Cs no ha participado en la votación pero sí lo han hecho por equivocación su líder, Inés Arrimadas, y los diputados Martin Eusebio Barra y Susana Beltrán, que han votado contra la enmienda de la confluencia de izquierdas.

La enmienda de la CUP, aprobada con los votos de JxSí y la diputada de Podem Àngels Martínez (que ha roto la disciplina de voto), destaca que la Generalitat, también dentro de sus posibilidades presupuestarias, debe habilitar las partidas para garantizar los recursos necesarios en materia de organización y gestión para hacer frente al proceso refrendario sobre el futuro político de Catalunya.

El portavoz parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot, Joan Coscubiela, ha pedido suspender la sesión para que los letrados analizasen y resolviesen esta contradicción entre la enmienda de su grupo y la de la CUP, pero la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha desestimado su petición al considerar que los servicios jurídicos ya se pronunciarán a posteriori al respecto.

El pleno del Parlament durante la votació de los Presupuestos catalanes para 2017. REUTERS/Albert Gea

Antes de las votaciones, Ciudadanos, PSC y PPC han invocado el reglamento del Parlament para solicitar una reunión urgente de la Mesa para analizar la advertencia de los letrados sobre las enmiendas del referéndum "contrarias" a la resolución del TC. Forcadell, sin embargo, ha rechazado convocar a la Mesa para valorar el escrito de los letrados, lo que ha llevado a varios momentos de tensión en el hemiciclo.

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha tomado la palabra para afirmar que el Govern "mantiene los presupuestos" sin suprimir la polémica disposición, ya que la nota emitida por los letrados no alteraba su voluntad de que fuesen aprobados. 

Rechazadas la mayoría de las enmiendas

Las cuentas de este año han llegado al pleno con 1.130 enmiendas de los grupos, rechazadas en su amplia mayoría pero con algunas excepciones, como la que prevé crear un fondo estructural para ampliar el parque de vivienda protegida de alquiler con los recursos del impuesto a los pisos vacíos. También se ha aprobado priorizar (dentro de las disponibilidades presupuestarias) el realojo de ancianos con problemas de movilidad que no puedan salir de su casa por imposibilidad de instalar ascensor en su finca.

Entre las enmiendas rechazadas está la de retirar el concierto educativo a los centros que segregan a los alumnos por sexo, planteada por SíQueEsPot.

El Govern fijaba la aprobación de las cuentas como condición indispensable para celebrar el referéndum de independencia, que es lo que ha llevado a la CUP a dar el apoyo necesario para que hayan salido adelante.