Publicado: 23.07.2015 23:00 |Actualizado: 23.07.2015 23:00

El Parlament aprueba por unanimidad la ley de medidas contra los desahucios y la pobreza energética

La norma obliga a entidades financieras y fondos buitre a hacer una oferta de alquiler social durante tres años a personas o familias afectadas en riesgo de exclusión que vayan a perder su casa.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7
Comentarios:
EUROPA PRESS

EUROPA PRESS

El Parlament ha aprobado por unanimidad la ley de medidas para hacer frente a la emergencia habitacional y a la pobreza energética que impulsó la PAH a través de una ILP.

Una de las medidas más importantes que las entidades han llevado al pleno --y que han conseguido que sacara adelante con el respaldo de los grupos parlamentarios-- es que los grandes propietarios tengan que realizar una oferta de alquiler social durante un periodo de tres años a las personas o unidades familiares afectados que no tengan alternativa de vivienda, siempre que estén en riesgo de exclusión habitacional.



Así, "se obliga a los grandes tenedores a ofrecer estos pisos en alquiler social o no podrán desahuciar a familias con vulnerabilidad", han aclarado fuentes de la PAH a Europa Press.

"Se entiende por grandes tenedores a las entidades financieras, las filiales inmobiliarias de estas entidades, los fondos de inversión --conocidos como fondos buitres-- y las entidades de gestión de activos", han explicado.

Sobre los fondos "buitre", el ponente de la norma en el Parlament, el diputado Salvador Milà, ha sostenido que se da un gran avance con la inclusión de que, cuando uno de estos fondos adquiera a precio bajo la vivienda de una persona desahuciada, el perjudicado tendrá la posibilidad de recomprarla por el mismo precio que la ha adquirido el fondo.

Con esta medida se consigue paliar una de las reivindicaciones de la plataforma que acusaba a estos fondos de

Las administraciones públicas deben garantizar en cualquier caso el realojamiento adecuado de las familias y personas en situación de riesgo de exclusión residencial

Además, las administraciones públicas deben garantizar en cualquier caso el realojamiento adecuado de las familias y personas en situación de riesgo de exclusión residencial que estén en proceso de ser desahuciadas para poder hacer efectivo el desalojo.

Milà también ha celebrado la inclusión de un artículo por el que también se protege al familiar, "con relación de consanguinidad" que haya hecho de aval de un crédito hipotecario.

Pleno

Durante el pleno todos los grupos parlamentarios han felicitado a la PAH y a la Alianza por la Pobreza Energética, a los que han hecho fundamentales responsables de la iniciativa legislativa aprobada.

También han desatacado el esfuerzo hecho por los colegios de abogados, los servicios jurídicos de la Cámara y los representantes de los grupos que han tramitado la ley en 15 días.

El debate ha arrancado con la miembro de la Alianza contra la pobreza energética María Campuzano que ha celebrado en el hemiciclo que "los derechos de las personas han sido conquistados por la ciudadanía".

Tras la votación que ha alumbrado la nueva ley, los representantes de la PAH y de la Alianza contra la pobreza energética han explotado en aplausos y abrazos,

Campuzano ha criticado que hasta la fecha se ha "rescatado a los bancos sin exigir un retorno social, mientras se ha visto a los Gobiernos doblegarse ante las empresas suministradoras que hacen negocio", y ha lamentado que parte de esos beneficios se consigan a través de fondos públicos.

El representante de la PAH Carlos Macías, ha lamentado la falta de diputados en el hemiciclo durante el debate de la ley y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, le ha reprendido afirmando que el Parlament no estaba "vacío".

"Están atendiendo a gente", ha justificado de Gispert, tras lo cual, Macías ha defendido ante los diputados que se encontraban en la Cámara el esfuerzo de la sociedad para conseguir sacar adelante la ley.

"Hemos desobedecido leyes injustas para defender nuestros derechos", ha sostenido en una sesión en la que ha participado como público la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Tras la votación que ha alumbrado la nueva ley, los representantes de la PAH y de la Alianza contra la pobreza energética han explotado en aplausos y abrazos, y un grupo del millar de personas que esperaba a las puertas del Parlament y en las salas anexas para felicitar a sus compañeros se han acercado hasta los aledaños del hemiciclo donde lo han celebrado a grito de 'Sí se puede!'.