Publicado: 23.07.2014 19:30 |Actualizado: 23.07.2014 19:30

El Parlament convoca a 22 expertos para debatir el uso de animales en circos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural del Parlament ha elegido a los 22 expertos que comparecerán durante la tramitación de la proposición de ley para prohibir los circos con animales en Catalunya.

La iniciativa, impulsada por la campaña CLAC (Catalunya Libre de Animales en Circos) de la Asociación Animalista LIBERA! y la Fundación Franz Weber, cuenta con el apoyo de todos los partidos, a excepción del PP y Ciutadans. Fue aprobada a trámite el pasado 7 de mayo por ERC, CiU, ICV, PSC y CUP.

Los comparecientes en el Parlament abordarán todas las cuestiones relacionadas con la utilización de animales en circos para proporcionar a los grupos políticos un conocimiento amplio y específico al respecto, de forma que puedan debatir la tramitación de la proposición de ley y generar y valorar enmiendas.

Algunos de los expertos más reconocidos en el ámbito de la investigación y protección de los animales son Joyce Poole, postdoctorada por Princeton University Research y especializada en el comportamiento de los elefantes, Marck bekoff, profesor emérito en Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Colorado, Magda Oranich, presidenta de la Comisión de Protección de los Derechos de los Animales del Colegio de Abogados de Barcelona o Anna Mulà, abogada especializada en derecho animal y ambiental que representará a la Comisión de Protección de los Derechos de los Animales del Colegio de Abogados de Barcelona.

Entre los 22 comparecientes se contarán también representantes de circos, entre ellos Genís Matabosch, director del Festival Internacional del Circo Ciutat de Figueres; Joan Ramon Graell, presidente de la Asociación de Profesionales del Circo; y Urs Pilz, presidente de la Asociación Europea del Circo.

La iniciativa cuenta con el apoyo de 99 municipios catalanes que ya se han declarado Libres de Animales en Circos, lo que supone que cerca del 70% de la población catalana vive ahora en una localidad en la que se prohíbe la utilización de animales en los espectáculos del circo.