Público
Público

El Parlament decide este viernes "continuar el mandato" del 1-O

El pleno que puede proclamar la república catalana celebra su primera sesión, después de una jornada de máxima confusión, en la que por la mañana se daba por hecha una convocatoria de elecciones anticipadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Imagen del pleno del Parlament de este jueves, con Carles Puigdemont (a la derecha)  junto a algunos miembros del Govern - Parlament de Catalunya / Job Vermeulen

Primera jornada del pleno del Parlament que podría proclamar la independencia de Catalunya. En condicional, porque no se puede descartar ningún escenario. Y menos, después del doble giro de los acontecimientos de este jueves, con el president Carles Puigdemont anunciando por la mañana a sus consellers que convocaría elecciones, y descartándolas horas más tarde por falta de "garantías" por parte del Estado, ante una inminente aplicación del 155. Unos giros que han desembocado en el pleno ya convocado previamente para este jueves, y que estado en el aire durante unas horas.

El primer giro de Puigdemont, el de apostar por una convocatoria de elecciones se ha producido después de que desde el Gobierno central llegaran señales de una disposición a aceptar la "no tramitación" o "retirada" del artículo 155 a cambio de los comicios autonómicos y -por tanto- de renunciar a la declaración de la independencia, según ha podido saber Públic de varias fuentes cercanas al Ejecutivo catalán. Un principio de acuerdo que ha roto Madrid después de que el president Puigdemont informara a sus consejeros y a su grupo parlamentario de que pensaba disolver el Parlament, y cuando la información ya se había filtrado a todos los medios, según estas mismas fuentes.

Para tomar la decisión inicial de ir a elecciones habrían pesado varios factores en el ánimo de los miembros del Gobierno de la Generalidad. Entre otros, haber recibido "señales" de una "disposición a la violencia" por parte del Estado. La ausencia final de cualquier garantía por parte de Madrid en este terreno tiene que ver también con el nuevo giro de abortar el plan alternativo de las elecciones y seguir adelante con la hoja de ruta prevista. Aunque la "decisión final" aún no está tomada, remarcan estas mismas fuentes.

Inicio del "proceso constituyente"

A falta de tomar esta decisión final, Junts pel Sí (JxSí), grupo que pidió el pleno junto con la CUP, confirmó que pedirá que "la respuesta del Parlament al 155 sea cumplir con el mandato de la ciudadania del 1 de Octubre". Lo ha hecho en su intervención inicial el presidente del grupo parlamentario de JxSí, Lluís Corominas. Posteriormente abundó en que este "mandato" se debe cumplir "concretando sus efectos" e "iniciando el proceso constituyente".

Unas palabras que apuntan a que el Parlament puede proclamar formalmente la República catalana en la sesión del viernes, cuando se someterán a votación -a partir de las 12h- las propuestas de los grupos, que tienen hasta las 10 de la mañana para presentarlas. No obstante, y en caso de producirse la proclamación, no es imprescindible -según la ley del referéndum- que esta la voten los diputados al pleno. En previsión de que realmente se declare formalmente la independencia, la ANC ya ha convocado -reconvocado, de hecho, después de lo ocurrido por la  mañana- una concentración frente al Parc de la Ciutadella, en el que se encuentra el Parlamento, para "defender la República".

La propuesta que ha anunciado Corominas de "cumplir el mandato" del 1-O no ha inmutado a la líder de C's en Catalunya y jefa de la oposición, Inés Arrimadas, que ha vuelto sobre su discurso recurrente de pedir elecciones, y ha dado por hecho que estas darían una "mayoría" no independentista. "Necesitamos urnas para solucionar esto. Urnas de elecciones. Aún estamos a tiempo", ha expresado.

Arrimadas ha acusado igualmente Puigdemont en numerosas ocasiones de haber "evitado el diálogo", y le ha hecho responsable de la misma intervención de la autonomía que defiende C 's. "Usted se ha cargado la autonomía de Catalunya", ha llegado a decir.

Iceta da la culpa del 155 a Puigdemont

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha señalado a Puigdemont que "todavía" podría evitar la aplicación del 155 si vuelve a cambiar de opinión y convoca elecciones "de acuerdo con la legalidad vigente". En este sentido, le ha recriminado que no haya acudido al Senado, pero la ha invitado a hacerlo mañana viernes, a explicar que "la independencia no ha sido declarada" y a "pedir y ofrecer diálogo político, de forma que" quizás se podría evitar "la aplicación del 155".

"Quizás", porque el mismo Iceta ha admitido que "no hay garantías" de que su propuesta tuviera el efecto de detener la suspensión del autogobierno, pero que da "alguna oportunidad". Si decidiera ir, yo le acompañaría ", ha proclamado Iceta, en medio de los aplausos de su bancada.

Hecha esta propuesta de última hora, Iceta ha señalado a Puigdemont como culpable si el Gobierno acaba llevando a cabo la intervención del autogobierno. "Si no acepta la legalidad estatutaria, la aplicación del 155 es inevitable", ha afirmado. Iceta apenas ha destinado un breve ataque los responsables del PP, de los que  que ha dicho que "no tienen perdón", por pretender derivar su responsabilidad en terceros.

CSQP pide tiempo

Por parte del grupo Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP), Lluís Rabell ha insistido en pedir un tiempo muerto, "parar máquinas", tanto antes de una declaración de independencia como de la aplicación del 155. "Si hoy realiza los movimientos necesarios para preservar la autogobierno nos tendrá a su lado", le ha dicho a Puigdemont, y ha afirmado que de esta manera también podría contar con el  apoyo a otros sectores sociales,  que de alguna manera ha osado representar. Un apoyo, ha reiterado, que no tendría si opta por la vía unilateral.

Rabell ha señalado que una declaración de independencia conllevaría la inmediata intervención del autogobierno, acompañada "de acciones penales". "No necesitamos tener más gente en la cárcel. No necesitamos épica, sino lógica", ha expresado. Ha agradecido el trabajo de los intermediarios de las últimas horas, y ha pedido que sigan insistiendo en esta vía, pese a constatar que "las negociaciones con el PP no son fáciles".

En la línea de pedir consensos amplios, Rabell ha puesto el ejemplo de la Taula per la Democràcia como expresión del tipo de entendimiento que en su opinión necesita ahora Catalunya, para exigir la liberación de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, la salida de la policía española y para abrir "vías de negociación". "Nos oponemos al 155", ha dicho, y al mismo tiempo a la "unilateralidad".

Sensiblemente diferente ha sido la intervención de su compañero de grupo Albano Dante Fachín (Podemos), que se ha centrado en atacar PP y a C 's por promover la intervención de la autonomía. "Dos millones de personas no desaparecerán con el 155", ha dicho, recordando el resultado del referéndum de autodeterminación del 1 de Octubre, y les ha reclamado la celebración de un referéndum acordado, "si tiene tan claro que la mayoría no está a favor de la independencia ".

Albiol: "no los juzgará la historia, sino un tribunal"

El presidente del PP en Catalunya -y también senador- Xavier García Albiol ha dedicado una buena parte de su intervención a hablar en nombre de los sectores de la sociedad catalana que "no se sienten independentistas". "Usted no puede hablar en nombre de todo el pueblo catalán", ha dicho a Puigdemont. A quien también ha lanzado amenazas, cuando ha pronosticado que los actuales gobernantes a la Generalitat "no los juzgará la historia, sino un tribunal de justicia", por haber dado "un golpe de Estado a la democracia, que mañana seguramente rematarán".

"Estamos en un momento histórico que vamos a pagar todos si nadie lo remedia", ha espetado a Puigdemont, a quien, como Iceta, ha invitado a comparecer en el Senado, y se ha ofrecido igualmente a acompañarle. Sin garantizarle, sin embargo, que sus eventuales explicaciones en la cámara alta detuvieran el 155.

La CUP cree que se busca ilegalizar el independentismo

El diputado de la CUP Benet Salellas, por su parte, ha acusado a los partidos que proponen celebrar elecciones en Catalunya después de aplicar el 155 de pretender hacerlo con "el independentismo ilegalizado", para así asegurarse la victoria . "Hemos leído el 155", ha dicho Salellas, que ha calificado este arde "arma de destrucción masiva contra todo el sistema institucional catalán".

En esta línea, consideró el 155 que quiere aprobar el Gobierno central como una "victoria de los sectores más duros y reaccionarios del Estado", con el objetivo de "suprimir todos los derechos políticos". Salellas ha proclamado que su partido está dispuesto a "defender hasta las últimas consecuencias" el resultado del 1-O, con 155 o sin él.. El también diputado de la CUP Albert Botran ha insisitido en esta idea, cuando ha pedido a JxSí "asumir el error de diagnóstico" de haber previsto una transición a la independencia "de legalidad a la legalidad", y no un escenario de represión del Estado.

"Querer calmar a la bestia és inútil" ha afirmado Botran, que  ha aprovechado su intervención para denunciar al dirigente del PP Xavier García Albiol, que había pretendido hablar en nombre de los catalanes de origen no catalán con una bandera andaluza en la mano. El diputado de la izquierda independentista ha recordado la paternidad de la bandera, Blas Infante, ejecutado por el franquismo y ha hablado de otros catalanes que hoy en día sí necesitan pasaporte para entrar en Catalunya, recordando la frase en la que Albiol dijo que "había que limpiar".