Publicado: 20.07.2016 13:18 |Actualizado: 20.07.2016 13:18

El Parlament pospone debatir sobre la vía unilateral hacia la independencia tras la advertencia del TC

El Constitucional ha exigido a la comisión de estudio del proceso constituyente del Parlament que respete la Constitución y le ha advertido de que algunas conclusiones pueden ser "absolutamente inviables" por su coincidencia con el "proceso de desconexión" que ya declaró nulo este mismo tribunal

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:
Sesión del Parlament del 1 de junio. La próxima semana tendrán que debatir los Presupuestos.

Imagen reciente del Parlament de Catalunya

BARCELONA.- La Mesa del Parlamento catalán ha optado por no incluir en el orden del día del próximo pleno la votación de las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente, que habla sobre la vía unilateral hacia la independencia, tras la advertencia del Tribunal Constitucional.

Según fuentes de los grupos parlamentarios, la no inclusión formal del debate de las conclusiones en el orden del día aprobado por la Mesa para el pleno de la semana próxima no significa que no acaben siendo votadas, puesto que lo más probable es que JxSí y la CUP pidan incluir un punto adicional en la misma sesión plenaria, una vez se haya iniciado, con la finalidad de debatirlas.



El TC exigió este martes en una resolución a la comisión de estudio del proceso constituyente del Parlament que respete la Constitución y le advirtió de que algunas conclusiones pueden ser "absolutamente inviables" por su coincidencia con el "proceso de desconexión" que ya declaró nulo este mismo tribunal, en alusión a lo aprobado por Junts pel Sí y la CUP a favor de aplicar "un mecanismo unilateral de ejercicio democrático" hacia la independencia.

La decisión de la Mesa de "tomar nota" de las conclusiones pero sin incluir un punto formal en el orden del día podría tener como finalidad evitar que se acuse a sus integrantes de desobediencia o desacato, aunque hasta el viernes dispone de tiempo para publicar el orden del día definitivo.

Todos los grupos de la oposición han criticado a la Mesa por su forma de actuar, al traspasar la responsabilidad de un acto que le corresponde decidir al conjunto de los diputados del Parlament, y también han reiterado su rechazo a las conclusiones de la comisión que quedaron ayer aprobadas por la comisión de estudio.

Desde Ciudadanos (C's), el diputado y vicepresidente segundo del Parlament, José Maria Espejo-Saavedra, ha considerado que, una vez que la Mesa ha declinado incluir un punto específico del orden del día, las conclusiones "no deberían ser debatidas" en el pleno. Si al final se debaten Espejo-Saavedra ha opinado que "se estaría contraviniendo la resolución del TC además de incurrir en una grave irresponsabilidad".

Por parte del PSC, Ferran Pedret ha indicado que su partido ha defendido en la Junta de Portavoces no incluir el debate de las conclusiones en el pleno para "preservar" y "salvaguardar" las instituciones catalanas "porque entendemos que no se puede cerrar los ojos" ante las resoluciones del TC.

Desde Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP), su portavoz, Joan Coscubiela ha explicado que su grupo también se ha posicionado en contra de que las conclusiones sean votadas en el pleno "por razones políticas" porque "no ayudan al ejercicio del derecho a decidir ni al proceso constituyente, sino que lo debilitan al llevarlo a un callejón sin salida".

En cambio, desde la CUP la diputada Eulàlia Reguant ha explicado que a su grupo las resoluciones del TC les "preocupan poco" con lo cual han pedido que "las conclusiones se eleven al pleno y sean votadas, puesto que este es un compromiso adquirido en las elecciones del 27-S por dos o tres grupos de esta cámara". Según Reguant, cabe la posibilidad de que la Mesa, además de "tomar nota" de las conclusiones, decida incluirlas en el orden del día el viernes, ya que "hemos entendido que no se configuraba hoy".

Para la también diputada de la CUP Mireia Boya, "la legitimidad la tiene el pueblo de Catalunya y sus legítimos representantes, no radica en un tribunal que no tiene ninguna credibilidad" y que "ni siquiera le preocupa preservar derechos básicos de la ciudadanía ante situaciones de pobreza".