Publicado: 16.11.2016 15:47 |Actualizado: 16.11.2016 15:47

El parlamento aragonés será el primero en obligar a fichar a sus diputados

La junta de portavoces de las Cortes acuerda por unanimidad que para cobrar las dietas los parlamentarios deban acreditar su actividad política 17 de los 22 días laborables del mes

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Las Cortes de Aragón aplicarán el control presencial a sus diputados en cuanto quede resuelta la elección del sistema técnico.-

Las Cortes de Aragón aplicarán el control presencial a sus diputados en cuanto quede resuelta la elección del sistema técnico.-

ZARAGOZA .- Las Cortes de Aragón serán el primer parlamento autonómico español que obligue a sus diputados a fichar para que puedan cobrar las dietas. Así lo recoge el acuerdo político cerrado hoy en la Junta de Portavoces de la cámara por unanimidad de sus seis grupos.



La medida, impulsada por la reciente presidenta de las Cortes, Violeta Barba (Podemos), supone un avance en la transparencia y la rendición de cuentas de los parlamentarios aragoneses con sus electores, aunque sus efectos económicos serán previsiblemente escasos.

El acuerdo contempla que los diputados aragoneses tengan que justificar su actividad política un mínimo de 17 de los 20 y 22 días laborables del mes. Durante los meses hábiles, con la presencia en la cámara en trece jornadas y la justificación mediante declaración jurada del desarrollo de tareas otras cuatro en sus territorios de origen. En los meses no hábiles –enero, julio y agosto-, bastaría con

Hasta 2.000 euros mensuales en algunos casos

Las dietas que perciben mensualmente en concepto de desplazamiento, en una comunidad en la que la capital se encuentra a tres horas por carretera de algunas zonas, se calculan por tramos de 50 kilómetros entre la sede parlamentaria y el domicilio habitual del diputado y tienen unas cuantías de entre casi 800 y algo más de 2.000 euros.

Hasta ahora no era necesario ningún tipo de justificación para percibir el importe íntegro de las dietas

A partir de ahora, cobrarán la parte proporcional de esa cifra a los días que hayan justificado la actividad. Hasta ahora no era necesario ningún tipo de justificación para percibir el importe íntegro.

“Puesto que se trata de dinero público, hay que dar transparencia sobre como lo cobramos, porque es dinero que pertenece a los ciudadanos”, señaló Barba, para quien el acuerdo supone “un avance” que permitirá “racionalizar y dar transparencia a parte del importe del sueldo de diputado”. “Con el dinero público hay que dejar claro cómo se cobra”, añadió.

Las Cortes de Aragón.-

Huella dactilar, iris o tarjeta

La oficialización del acuerdo está pendiente de dos trámites. Por una parte, la fiscalización económica de su aplicación por parte de la Intervención de la comunidad autónoma. Y, por otra, la determinación del sistema informático que controla la ficha de los diputados.

Descartado el uso del móvil por problemas técnicos, las tres opciones que hay sobre la mesa son el uso de una tarjeta, la introducción de una clave o medios de biocontrol como el reconocimiento del iris de los ojos o de la huella dactilar por un sensor. Esta última, que ya aplica la cámara para el control horario de sus empleados, se perfila como la solución definitiva.

El acuerdo mantiene los ingresos por desplazamiento como dietas, sin convertirlas en un complemento salarial

Por otro lado, el acuerdo mantiene los ingresos por desplazamiento como dietas, sin convertirlas en un complemento salarial, con lo que los diputados

Tres décadas de escaso control

La regulación de las dietas en las Cortes de Aragón vuelven a situar a la cámara aragonesa en el primer plano de la actualidad en el que ya la situaron a finales de los años 80.
Entonces, la denuncia de su cobro indebido por el entonces diputado turolense del PP y presidente de la Federación Española de Fútbol Luis Roca, que en realidad pernoctaba en Zaragoza, provocaron la condena del periodista José María García –dos meses de cárcel y 30.000 pesetas de multa- y su posterior indulto por el Gobierno de Felipe González.