Público
Público

PARTIDO POPULAR Rajoy vuelve a apostar por que los datos económicos silenciarán la corrupción

El Gobierno espera aprobar los presupuestos de 2018 con los mismos apoyos que recibió en mayo para ratificar las cuentas públicas de este año y completar una complicada legislatura en minoría, pese a las causas judiciales que cercan al PP.

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 6
Comentarios:

Mariano Rajoy en el Congreso / EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acorralado políticamente, confía la suerte de su Gobierno, y el suyo propio, a la economía, o mejor dicho a la buena evolución de los datos macroeconómicos. “No le queda otra”, se sentencia un veterano diputado del grupo parlamentario popular del congreso de los Diputados a Público, consciente de las limitaciones que le impone su minoría parlamentaria.
“Hasta ahora, esa estrategia le ha salido bien”, añade esta fuente que prefiere el anonimato. En el ámbito político no ha cosechado ningún logro: antes bien, ha saboreado la amargura de varias derrotas en el Congreso de los Diputados. Es más, tanto él como su partido, el PP, se encuentran en el ojo del huracán que genera la corrupción política.

El juicio en marcha en la Audiencia Nacional por el caso Gürtel –en una de las diversas causas judiciales abiertas bajo ese nombre –en el que el propio Rajoy está llamado a declarar el próximo día 26 en calidad de testigo, o la imputación del PP en otra de los casos investigados son una buena muestra de ello junto con la comisión de investigación en la propia Cámara Baja sobre la presunta financiación ilegal de la formación conservadora.

El ministro de Economía, Luis de Guindos (i), el ministro portavoz y de Educación, Iñigo Méndez de Vigo (c), y el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. - EFE

En consecuencia, su única opción es agarrarse a la tabla de salvación que supone la continua evolución positiva de los datos macroeconómicos. El escenario presentado este lunes tras el Consejo de Ministros extraordinario en el que se ha aprobado el “techo de gasto” –el marco en el que se debe encajar el proyecto de presupuestos para 2018- es todo un síntoma.

El PIB español crecerá por encima del 3% este año y para los dos próximos ejercicios se fija en otras subidas del 2,6% y 2,5%, respectivamente, para acabar en 2020 con un crecimiento del 2,4%. Son cifras que permitirán, según el ministro de Economía, Luis de Guindos, crear empleo neto y rebajar hasta el 11,1% la tasa de paro. Este cuadro, para el titular de Economía, “es prudente”.

Rajoy debe superar al menos dos obstáculos el en Congreso: el “techo de gasto” y los presupuestos para 2018

Por su parte, el “techo de gasto” `para el ejercicio de 2018 presentado por el titular de Hacienda y función Pública, Cristóbal Montoro, conlleva un crecimiento del 1,3% respecto a este año, llegando hasta los 119.834 millones de euros. De forma paralela se reducirá el déficit público para encuadrarlo en la senda marcada por la UE y salir definitivamente de la supervisión de Bruselas.

Para que esos cálculos se cumplan Rajoy debe superar al menos dos obstáculos el en Congreso de los Diputados: el citado “techo de gasto” y los presupuestos para 2018. El primer examen se encuentra a la vuelta de la esquina: será en el pleno parlamentario del próximo día 11. El proyecto de presupuestos tiene un margen mayor: desde mediados de octubre hasta mediados de noviembre cuando se debatirán en la Cámara baja. Para superar estos escollos Montoro espera contar con los mismos apoyos que recibieron las cuentas públicas para este año, aprobadas en el Congreso el pasado mes de mayo: Ciudadanos, PNV y los dos diputados canarios de CC, Ana Oramas, y de NC, Pedro Quevedo, aparte de su propio grupo parlamentario. De esa forma las cuentas salen: 176 escaños que suman la mayoría absoluta.

PSOE y Unidos Podemos votarán en contra de la aprobación del "techo de gasto"

A diferencia de la votación anterior para el “techo de gasto” ahora el grupo socialista votará en contra. Lo mismo votarán los grupos de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, de ERC y otras formaciones minoritarias del Grupo Mixto (Compromís y EH Bildu).

Fuentes parlamentarias consultadas por Público dan por hecho que el apoyo de Ciudadanos es seguro, aunque desde la formación naranja en esta oportunidad como el momento idóneo para sacar un mayor rédito a su respaldo: exigen una rebaja en el IRPF para rentas medias y bajas – entre 17.000 y 30.000 euros - . “Se va a negociar hasta el último momento”, explican fuentes de Ciudadanos.

Desde el departamento de Hacienda no se van a cerrar en banda, añaden fuentes del grupo popular, “ya que el aumento del trecho de gasto y una previsión de mayores ingresos permiten cierto margen de maniobra”. El mismo Montoro ha dejado la puerta abierta a esa posibilidad, pero sin concretar nada. “Es su margen de negociación”, apuntas fuentes populares.

Los diputados Ana Oramas, de Coalición Canaria, y Pedro Quevedo, de Nueva Canaria. EFE

Por su parte, como es tradicional, el PNV no traslada comentario alguno de forma oficial. “Se está negociando”, aciertan a comentar. No obstante, fuentes conocedoras de las negociaciones previas al respaldo del grupo vasco a los presupuestos de este año explican a este diario que “es lógico que se mantenga la misma actitud por coherencia”. Otros cinco votos que se dan como seguros “siempre y cuando Montoro tenga la misma actitud”.

Los dos votos canarios no serán hostiles en la votación del día 11. Ana Oramas negocia el voto positivo para este primer examen, aunque desde Coalición Canaria existe un cierto malestar por el protagonismo que a última hora consiguió su rival en las islas Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, a cambio de apoyar los presupuestos. Y el dinero que logró.

Pero ahora Quevedo, aliado del PSOE en las listas electorales en Las Palmas, se abstendrá en la votación del “techo de gasto”, explican fuentes conocedoras de su estrategia. “Su abstención es suficiente para que esa norma logre el visto bueno de la cámara”, añaden. Este diputado, a preguntas de Público, se limitó a decir: “Estamos negociando”. ¿También los presupuestos de 2018? Su respuesta a esta pregunta fue una sonrisa.

La consigna del Partido Popular es lograr la aprobación del "techo de gasto"

En cualquier caso, la consigna de Rajoy a sus ministros, especialmente Montoro y De Guindos, es lograr la aprobación del “techo de gasto” el día 11 y los presupuestos para el año que viene durante el próximo periodo de sesiones de otoño. Su aval son los datos macroeconómicos que, trimestre a trimestre, mejoran las previsiones más optimistas.

Rajoy espera recibir un reconocimiento a esta evolución de la economía española esta misma semana en la cumbre del G-20 que se celebrará en Hamburgo. No sería la primera vez que recibe espaldarazos desde instituciones internacionales que se basan únicamente en los datos macroeconómicos.

Si Rajoy consigue en este semestre sacar a flote las cuentas públicas para el año próximo se habrá garantizado culminar prácticamente una legislatura en minoría al poder sobrepasar la barrera de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del cuarto domingo de mayo de 2019. Así será si no se lo impide su particular espada de Damocles: la corrupción.