Publicado: 01.07.2014 23:00 |Actualizado: 01.07.2014 23:00

El Partido X pondrá en marcha tras el verano un Observatorio de procesos electorales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras quedar lejos de conseguir un escaño en el Parlamento Europeo en las pasadas elecciones del 25 de mayo, el Partido X mira al futuro con varios proyectos inmediatos en mente que giran en torno a su Red Ciudadana. En septiembre pondrán en marcha un Observatorio de procesos electorales, en cuya creación están trabajando con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que entre otras muchas cosas, se encarga de seguir de cerca las elecciones en países cuyas costumbres democráticas pueden estar puestas en entredicho.

"Será un observatorio ciudadano con el que queremos sistematizar la vigilancia de forma independiente en las próximas elecciones municipales y cumpliendo con los estándares Osce", explica a Público Simona Levi, confirmada como una de los cuatro portavoces que a partir de ahora tendrá el Partido X.

Tras las europeas, la formación se quejó de la laxitud con la que se había aplicado la ley electoral durante el proceso y de lo "suave" que había sido la Junta Electoral Central con determinadas situaciones. En especial, recuerda Levi, por "la parcialidad de las encuestas del CIS, el reparto de tiempos en las televisiones privadas como Cuatro y La Sexta, y la horchata en las venas que demostró la Junta ante determinadas irregularidades". El Observatorio nacería de cara a los próximos comicios como instrumento para controlar estos aspectos y, "con mucho más sentido después de la reforma que pretende el Gobierno y de la que nos hemos enterado por los medios hoy".

Se refería a los planes del Ejecutivo de Mariano Rajoy - que ayer el diario El País dibujaba como "medidas para regenerar la democracia"- , y que no consisten en otra cosa que hacer que los alcaldes más votados gobiernen sí o sí, sin tener en cuenta la posibilidad de que una coalición los desplace, aunque sumen más votos. Medida claramente orientada a neutralizar los procesos de confluencia que se están empezando a mover por todo el Estado a la izquierda del espectro político.

Levi asegura que las conversaciones con la OSCE están bastante avanzadas y que es "muy probable" que para las municipales haya varios observadores en España para evaluarnos. "Queremos que sientan el aliento de la sociedad civil en las próximas elecciones sobre todo con esa reforma de los ayuntamientos caciques que pretenden poner en marcha", denuncia.

Mientras esto toma forma, la Red Ciudadana ha comenzado a hablar y trabajar con organizaciones políticas locales y algunas instituciones para compartir con ellos sus métodos sobre transparencia y participación. "Somos el I+D de la política porque anticipamos problemas técnicos y metodológicos y les ponemos solución", asegura Levi, quien anuncia que la Red se constituirá como un servicio de asistencia "24 horas al día 7 días a la semana" para contribuir en lo que denominan como política del siglo XXI.

"Ofrecemos un asesoramiento metodológico a grupos e instituciones que estén acelerando los tiempos hacia una democracia real del siglo XXI. Ayudamos no sólo a partidos, agrupaciones de electores o plataformas, sino también a grupos, instituciones o cualquier tipo de organización ciudadana que opere desde planteamientos realmente renovados y a las que interese mejorarlos para hacerlos más eficaces", reza un comunicado de la Red publicado este martes , en el que se proponen como "un sello de calidad que garantice el cumplimiento de unos mínimos irrenunciables en nuestro marco de competencia: eficacia y solvencia metodológica, creación de cauces para la democracia real y el control ciudadano de las instituciones, estrategias anticorrupción y control de los flujos bancarios por parte de los ciudadanos".

En la práctica, según Levi, ya se han puesto en marcha "grupos de trabajo y apoyo metodológico en Andalucía, Castilla y León, Balears, Catalunya y Galicia". "Nosotros -continúa- les ofrecemos un Plan Integral para la aplicación de Democracia y Punto", es decir, las cuatro patas en torno a las que se da forma a lo que para el Partido X debería ser una democracia hoy: Transparencia, Gobierno de control ciudadano, el derecho a voto real y permanente y los referéndum vinculantes.