Publicado: 07.01.2014 18:23 |Actualizado: 07.01.2014 18:23

Los barones del PP se enzarzan con el aborto un día antes de reunirse con Rajoy en el Comité Nacional

Fabra acusa a Monago de abandonar la "lealtad" al partido; González asegura que es una cuestión de "compromiso", y Herrera pide al Gobierno que espere a que el Constitucional se pronuncie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer líder autonómico del PP que se pronunció sobre la reforma del aborto de Alberto Ruiz-Gallardón fue el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Con calculada moderación, el señalado delfín de Rajoy apelaba a reformar el texto, particularmente, en el caso de malformaciones del feto. "Espero que se mejore el proyecto", aseguraba Feijóo en una entrevista a O Correo Galego.

Lo del presidente gallego fue moderación -aunque sus palabras entraron en tromba en los informativos al romper la línea del Gobierno- porque, poco después, el José Antonio Monago, el jefe del Ejecutivo extremeño, pronunciaba un discurso de Navidad contundente en la defensa al derecho de las mujeres a ser madres cuando quieran, algo que el anteproyecto de Rajoy impide. "Nadie puede negar a nadie su derecho a ser madre ni tampoco puede obligarle a serlo (...) La ley del aborto no puede tener ideología", afirmó ante la sorpresa del Gobierno, el PP y buena parte de la opinión pública.

"Espero que se mejore el proyecto", aseguraba Feijóo en una entrevistaLas palabras del presidente de Extremadura, sin embargo, no obtuvieron apenas respuesta en su partido hasta hoy martes, cuando su homólogo valenciano, Alberto Fabra, en un encuentro informativo, le retó a mostrar su oposición al proyecto del Gobierno en el Comité Nacional del PP de mañana miércoles, donde estarán todos los barones, la dirección nacional y, sobre todo, el presidente del Gobierno y el partido. "Vamos a ver si aquellos que han levantado la voz sobre algunas decisiones son capaces de alzarla en un comité ejecutivo", aseguró Fabra, posicionado claramente del lado del titular de Justicia, porque "algunos tienen mucha facilidad para hacer declaraciones fuera de los principios de lealtad, compromiso y defensa de los valores que representa el partido". Para el presidente de la Generalitat Valenciana, Monago está tratando de "quedar bien con otros que están apoyando a su gobierno [en referencia al pacto con Izquierda Unida que permite gobernar al PP extremeño] y no con aquellos que le están votando".

El presidente de Extremadura ha contestado enseguida a Fabra y le ha acusado de ser él el que no está "donde tiene que estar", ya que si se contemplase !"el modelo de consenso -ha explicado-, tendríamos una regulación como tienen los conservadores británicos, que están con una ley de plazos, o el modelo francés, que tampoco es criticado por la derecha francesa". De esta forma, Monago acusaba implícitamente a Gallardón de haber diseñado una reforma de la ley del aborto a la manera más ultraconservadora posible.

"Algunos tienen mucha facilidad para hacer declaraciones fuera de los principios de lealtad" del partido, le ha reprochado Fabra a MonagoIncluso el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha querido mostrar públicamente su desacuerdo con la ley Gallardón y ha apelado al Gobierno a que espere a que el Tribunal Constitucional se pronuncie al respecto. Herrera, que suele mantener un perfil bastante bajo en las polémicas internas, ha pedido, sin embargo, en esta ocasión, que se tengan en cuenta la opiniones de dos de los alcaldes de su región, la de Zamora, Rosa Valdeón, y el de Valladolid, Javier León de la Riva, que, como médicos, han opinado en contra de la reforma planteada por el ministro de Justicia. El presidente castellano-leonés ha recordado el "sentido común" y la "preocupación" de ambos regidores.

Quien sí se ha mostrado a favor, al menos, de apoyar el texto del Gallardón ha sido el presidente de la Comunidad de Madrid, aunque no ha entrado a valorar su contenido. Ignacio González ha recordado a sus compañeros que la reforma de la ley del aborto "no es una cuestión de gustos", sino la asunción del "compromiso" adquirido y recogido en el programa electoral del Partido Popular para las elecciones generales de noviembre de 2011. “Habrá que estar a lo que el Gobierno haya establecido y, sobre todo, a lo que resulte del trámite parlamentario", ha subrayado.